Revisión de Narita Boy

Revisión de Narita Boy

Mencionar una videoconsola en una web de PC es una blasfemia, pero espero que los dioses de los juegos de sobremesa me perdonen esta vez. Narita Boy es una aventura de acción y plataformas que tiene lugar dentro de una videoconsola cuyos circuitos, cables y líneas de código se han transformado en un intrincado imperio digital.

En el papel del h√©roe de p√≠xeles Narita Boy, has sido convocado para salvar al Reino Digital de la crisis. Viajando a trav√©s de cada una de las tres regiones del reino, deber√°s derrotar a los malvados sirvientes de HIM, un oscuro programa que desea ver caer el Reino Digital. Es la t√≠pica narrativa de "h√©roe que salva el mundo" pero con el giro de estar dentro de una consola retro de los a√Īos 80, y creo que la ejecuci√≥n de Narita Boy de esa idea es brillante.

A cada chatarra y segmento de la consola de juegos se le ha asignado un papel espec√≠fico dentro de este universo de fantas√≠a, y el mundo tiene suficiente lore que podr√≠a rivalizar con Juego de Tronos. Tambi√©n hay cierto misticismo, como el hecho de que la gran sacerdotisa de todo el reino sea un programa supervisor llamado Motherboard, que los programas sensibles llamados techno-fathers adoren los complejos algoritmos, que los disquetes act√ļen como llaves de los templos m√°s sagrados y que las l√≠neas de c√≥digo sean tratadas como antiguas escrituras. El juego a√ļna tecnolog√≠a y mitolog√≠a para crear un mundo interesante.

Revisión de Narita Boy

La espiritualidad de Narita Boy tampoco es un mero simbolismo sin sentido. A lo largo del Reino Digital te sumerges en los recuerdos de la persona que construy√≥ este lugar, el Creador, que es tratado como un Dios en este reino digital, y que resulta ser un tipo calvo y con una mancha en el mundo real. A medida que te adentras en sus recuerdos, empiezas a comprender c√≥mo su vida ha influido en el juego, desde su primera infancia en Jap√≥n, viviendo con su madre religiosa, hasta los conflictos familiares a los que se enfrent√≥ con su padre. Estos momentos de retrospectiva son tranquilamente reflexivos y act√ļan como un gran contrapeso a toda la sat√≠rica fantas√≠a machista de los 80 presente en el resto del juego.

Hack it

Narita Boy es un juego de plataformas con muchos combates, pero afortunadamente tu h√©roe de p√≠xeles est√° equipado con algunos movimientos suaves. Rebanar y cortar a los enemigos se siente como un pu√Īetazo, y hay muchas maneras de eliminar a un enemigo sin tener que pulsar el bot√≥n de ataque. Puedes esquivar, cargar con los hombros y saltar alrededor de los enemigos para luego golpearlos con tu espada tecnol√≥gica de cerca, o disparar balas virtuales desde lejos.

Los ataques de los enemigos est√°n claramente coreografiados hasta el punto de que si recuerdas qu√© t√©cnica funciona para cada enemigo, podr√°s pasarlos con facilidad. Los combates contra los jefes son m√°s dif√≠ciles, pero no tanto como esperaba. Estos dram√°ticos encuentros parecen m√°s una muestra de la idea que hay detr√°s de la creaci√≥n que una dificultad real. En una de las batallas de jefes tuve que esquivar una carpa mec√°nica gigante en una casa de ba√Īos mientras navegaba en un disquete gigante, lo que fue bastante fant√°stico.

En una de las batallas contra jefes tuve que esquivar una carpa mec√°nica gigante en una casa de ba√Īos japonesa mientras navegaba en un disquete gigante

La historia de Narita Boy es estrictamente lineal, con objetivos marcados que debes seguir mientras corres por su escenario de píxeles perfectos. Hay algunas idas y venidas entre ciertas áreas, pero gran parte del juego tiene escenas increíblemente impactantes que es un placer cada vez que tienes que volver atrás. En una zona, dos sacerdotes suspendidos en el aire han sido conectados a un ordenador, y la energía eléctrica crepita mientras se convulsionan en el aire. Otra escena que se me quedó grabada fue la estatua de un programa informático embarazado, con su enorme vientre rodeado de velas ceremoniales, como algo salido de la mente de David Cronenberg.

Revisión de Narita Boy

Pero por muy fascinantes que sean, me perdía constantemente en el mundo de Narita Boy. Intentar recordar todos los nombres de los templos, los lugares sagrados y las grutas sagradas, por no hablar de los nombres de los objetos y programas especiales, puede resultar confuso. Me enredé en la tradición del mundo, sin saber dónde podía encontrar el Servocaballo, qué son los Hackernauts, cómo podía llegar a la Sala del Algoritmo Tecnológico, qué es la Galería de las Cosmovisiones. Todo ello me dejó aturdido.

Esto, unido a los gráficos del juego, puede causar un verdadero dolor de cabeza. Por mucho que me gusten los efectos visuales de la época retro combinados con el aspecto de una vieja y maltrecha cinta VHS, las plataformas y las puertas pueden fundirse fácilmente con el fondo. A veces hay flechas para guiarte, pero a menudo había momentos en los que me metía en una habitación y no sabía cómo salir porque las plataformas se fundían con el paisaje.

Revisión de Narita Boy

Sin embargo, se trata de peque√Īos contratiempos en una aventura en general muy √°gil. Hundir tu espada en los corazones digitales de los enemigos se siente muy bien, y aprender sobre c√≥mo lleg√≥ a existir este reino es un viaje salvaje de desamor, cultos espeluznantes y rock extravagante. Narita Boy elimina la insipidez de la nostalgia de los juegos de los 80 y la combina con una narrativa de fantas√≠a √©pica con un n√ļcleo serio.

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

13 votos

Noticias relacionadas