The Boys trata sobre superhombres en crisis en el estreno de la tercera temporada

Este artículo contiene algunos breves spoilers de Los chicos estreno de la tercera temporada, incluyendo "Payback", "The Only Man in the Sky" y "Barbary Coast".

En el estreno de su tercera temporada, The Boys ofrece un oportuno retrato de la masculinidad en crisis.

Esto es m√°s evidente en el caso del propio Homelander (Antony Starr), que todav√≠a se est√° recuperando de la humillaci√≥n p√ļblica que supuso que su amante Stormfront (Aya Cash) resultara ser una nazi literal. Con la ca√≠da de sus √≠ndices de aprobaci√≥n, Homelander se ve obligado a emprender lo que equivale a una gira de disculpas p√ļblicas. El programa subraya h√°bilmente lo rutinaria y pro forma que es la disculpa de Homelander reproduciendo simult√°neamente varias versiones de la misma, mientras repite las palabras, el ritmo y la entonaci√≥n.

Es un espect√°culo p√ļblico conocido, el arte de la confesi√≥n p√ļblica a medias. La frase "hacer el trabajo" aparece varias veces en la tercera temporada de The Boys en t√©rminos de intento de rehabilitaci√≥n p√ļblica de figuras controvertidas (blancas y masculinas), pero utilizada de la manera c√≠nica caracter√≠stica del programa. "Hacer el trabajo" se ha convertido en otra frase de moda que se puede doblar en una declaraci√≥n de taller, tanto mejor para evitar hacer realmente el trabajo.

The Boys nunca es particularmente sutil en cuanto a sus comentarios pol√≠ticos y sociales, pero no necesita serlo. Adem√°s, siempre trata tanto de la cultura de las celebridades como de las realidades pol√≠ticas, al tiempo que comprende que esas vertientes de la identidad estadounidense se han ido entrelazando cada vez m√°s. Personajes como Homelander y The Deep (Chace Crawford) son reconocibles como hombres privilegiados que dijeron o hicieron algo terrible, y que intentan volver a ganarse la adoraci√≥n del p√ļblico.

The Boys trata sobre superhombres en crisis en el estreno de la tercera temporada

The Boys entiende que los sistemas de medios de comunicación y el capitalismo son cómplices de esto, estructurando narrativas redentoras para estos hombres. El primer episodio de la tercera temporada se abre con una escena de Dawn of the Seven, en la que Charlize Theron interpreta una versión antagónica de Stormfront para enmarcar mejor a Homelander como un héroe valiente. El segundo episodio presenta un tráiler del proyecto de rehabilitación de las profundidades, un poco menos rentable, protagonizado por Billy Zane como Alastair Adana.

Incluso entonces, Homelander se siente castrado por el espect√°culo de mostrar contrici√≥n por su relaci√≥n con una nazi. "Estoy merodeando como una colegiala asustada, disculp√°ndome cuando no he hecho nada malo", se queja a Stormfront, mientras ella yace agonizante, paralizada en una cama de hospital. "Nadie sufre como t√ļ", le tranquiliza ella, mientras √©l presiona para que le hagan una paja. Homelander enmarca de forma reveladora su humillaci√≥n en t√©rminos de g√©nero, reforzando la idea de que disculparse ofende su masculinidad.

Homelander es capaz de convertir estos modest√≠simos (y completamente insinceros) gestos de introspecci√≥n en una narraci√≥n de opresi√≥n y resentimiento. En la celebraci√≥n de su cumplea√Īos, grita: "Ya no me disculpo, ya no me persiguen por mi fuerza". Es un movimiento que atrae tanto a "los fieles de la carne roja" como los discursos de la convenci√≥n de Gunpowder (Sean Patrick Flanery), lo que da a Homelander un "aumento del 44% con los hombres blancos del cintur√≥n del √≥xido".

Es una visi√≥n muy aguda de las narrativas contempor√°neas de la fragilidad masculina blanca. Resulta extra√Īamente apropiado que Homelander pase tanto tiempo apareciendo en un programa de noticias por cable que es transparentemente un sustituto de Tucker Carlson, dada la preocupaci√≥n de Carlson por el tema. Homelander es el hombre m√°s poderoso del mundo, por lo que el simple hecho de tener que reconocer que cometi√≥ errores es una afrenta para √©l.

The Boys trata sobre superhombres en crisis en el estreno de la tercera temporada

Sin embargo, uno de los aspectos m√°s interesantes de The Boys es la forma en que la serie sugiere que la inseguridad de Homelander no es √ļnica. Uno de los problemas potenciales de la revelaci√≥n en el final de la segunda temporada de que Victoria Neuman (Claudia Doumit) ten√≠a superpoderes en secreto era que corr√≠a el riesgo de empujar la serie hacia el nihilismo de "ambos lados". A favor del estreno de la tercera temporada, The Boys encuentra algo interesante y perspicaz que extraer de esa premisa.

En particular, tanto Butcher (Karl Urban) como Hughie (Jack Quaid) se revelan tan inseguros de su masculinidad como Homelander. Butcher es humillado por Gunpowder en una pelea, por lo que recurre a drogarse con Compound V para ganar la revancha. Hughie se siente superado por su novia Starlight (Erin Moriarty), celoso de su ex-novio superpoderoso Supersonic (Miles Gastón Villanueva), e incómodo porque podría necesitar su protección más que ella la suya.

Hughie ofrece todo tipo de justificaciones poco entusiastas para sus inseguridades. "El camino de la superioridad no funciona", se jacta. "Tenemos que ser tan malos y tan jodidos como ellos". Más cándidamente, confiesa: "Estoy muy cansado de perder". Cada vez más, para personajes como Butcher y Hughie, parece que ganar es más importante que tener razón, que su orgullo importa tanto como su causa. Es una decisión inteligente y astuta con la que no están de acuerdo otros miembros del equipo como Marvin (Laz Alonso).

En particular, el episodio contrasta directamente la culpa y la verg√ľenza de Kimiko (Karen Fukuhara) por sus poderes con el hambre de Butcher y Hughie por los suyos. Mientras Butcher y Hughie se drogan con el compuesto V, Kimiko se lamenta: "Odio mis poderes. Ojal√° nunca los hubiera tenido". El programa refuerza este paralelismo al pasar de Kimiko hablando de "este veneno, esta maldici√≥n en (sus) venas" a Butcher curando sus heridas. Kimiko entiende el poder de una forma que Butcher nunca podr√° entender.

The Boys trata sobre superhombres en crisis en el estreno de la tercera temporada

The Boys siempre ha tenido una relación interesante y quizás conflictiva con el material de origen que lo inspiró, a menudo trascendiendo el cómic de Garth Ennis y Darick Robertson para ofrecer algo más agudo en su comentario social. Una de las críticas más frecuentes al cómic original es que pierde cualquier sentido de cohesión moral una vez que los protagonistas se dan superpoderes, convirtiendo esencialmente a los antihéroes en un gigantesco grupo de hipócritas.

La serie sortea esto poniendo un énfasis mucho mayor en el compromiso que Butcher está haciendo al exprimirse a sí mismo con supersuero, socavando efectivamente todo su punto filosófico mientras intenta sentirse adecuadamente empoderado. The Boys entiende que esta es una mala decisión, estableciendo un paralelismo entre los arcos de Butcher y Hughie y el de Homelander, estos chicos blancos que se sienten humillados a pesar de (o quizás a causa de) los privilegios que disfrutan.

En particular, The Boys contrasta repetidamente las inseguridades de estos personajes con las luchas reales de otros. En un flashback, se revela que (al menos la versi√≥n original de) Black Noir era un afroamericano an√≥nimo que se manten√≠a enmascarado por miedo a alienar al p√ļblico sure√Īo. Del mismo modo, la humillaci√≥n p√ļblica de Starlight por parte de Homelander se compara con los concursos de belleza altamente sexualizados a los que asist√≠a en su juventud, bailando al ritmo de "Oops!... I Did It Again".

The Boys comprende lo absurdo de un mundo que considera que la rehabilitaci√≥n p√ļblica de Deep es m√°s importante que ver c√≥mo se hace justicia con Starlight. Es un mundo en el que Deep puede mirar a su v√≠ctima y comentar seriamente: "Me he esforzado y me doy cuenta de que -cuando has cometido un error imperdonable- la primera persona a la que tienes que perdonar es a ti mismo". El Homelander puede apropiarse c√≥modamente de Martin Luther King y citarlo como modelo personal.

The Boys trata sobre superhombres en crisis en el estreno de la tercera temporada

Es un oportuno contrapunto a la fantasía de poder que informa gran parte del cine moderno de superhéroes. The Boys reconoce que es difícil luchar contra la opresión utilizando las mismas técnicas y armas. Las herramientas del amo nunca desmantelarán la casa del amo, en palabras de Audre Lorde. La serie hace un paralelismo con Starlight, que contempla si puede cambiar a Vought desde dentro a través del incremento.

A Starlight le ofrecen el puesto de "co-capitana" del equipo con Homelander y contempla lo que podr√≠a hacer con ese poder. "La primera mujer co-capitana de cualquier superequipo de la historia", le dice a Hughie. "Piensa en lo que eso significar√≠a para millones de chicas". Es un impulso encomiable, pero la serie entiende las limitaciones. Esto es un intercambio. Starlight est√° prestando a Vought su credibilidad y su popularidad en el acuerdo, y en √ļltima instancia legitimando el statu quo de la corporaci√≥n.

Este es el pacto con el diablo al que se enfrentan muchos grupos privados de derechos al trabajar con grandes empresas. Netflix afirma que se preocupa por la narrativa de las minor√≠as y las mujeres, pero est√° claro que s√≥lo lo hace en la medida en que sirve a los resultados. Ava DuVernay se convirti√≥ en una defensora y portavoz de la corporaci√≥n, s√≥lo para ver algunos de sus proyectos archivados cuando las acciones de la compa√Ī√≠a cayeron. ¬ŅLos peque√Īos gestos de Disney a favor de la representaci√≥n compensan el apoyo de la empresa a los pol√≠ticos que se oponen a la diversidad?

The Boys trata sobre superhombres en crisis en el estreno de la tercera temporada

De forma bastante apropiada para una serie que se lanza el fin de semana después del estreno de Top Gun: Maverick y el primer volumen de la cuarta temporada de Stranger Things, el fantasma de Ronald Reagan se cierne sobre el estreno de esta temporada, tal vez vinculado a esa intersección de celebridad y poder político. "La gente ama a un vaquero en la Casa Blanca", observa Stan Edgar (Giancarlo Esposito), evocando la transición de la antigua estrella de cine a presidente de los Estados Unidos.

Esto tambi√©n es evidente en la introducci√≥n del evidente doble del Capit√°n Am√©rica, Soldier Boy (Jensen Ackles). En un astuto gui√Īo al cap√≠tulo convenientemente borrado de la historia del Capit√°n Am√©rica como "Aplastador de comunistas", se muestra al Soldado Boy testificando ante el Congreso con "una lista aqu√≠ de comunistas declarados". Sin embargo, tambi√©n se revela que Soldier Boy estuvo activo en Centroam√©rica durante la presidencia de Reagan, siendo incluso c√≥mplice del contrabando de coca√≠na a Estados Unidos por parte de la CIA (en la vida real).

Incluso entonces, en el contexto de la intervención de Estados Unidos en Centroamérica, todo vuelve a la frágil masculinidad. Mallory (Laila Robins) recuerda su breve encuentro con Soldier Boy, que incluyó su rechazo a sus insinuaciones sexuales no demasiado sutiles. Incluso en medio de una guerra extranjera, el ego de Soldier Boy se eriza. "Si fueras un poco más amable, tal vez encontrarías un hombre", le dice. Hay algo realmente espeluznante en esa inseguridad anidada detrás de tanto poder desenfrenado.

The Boys hace honor a su título al comenzar la tercera temporada, en su fascinación por los superhombres que son cualquier cosa menos eso.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

20 votos

Noticias relacionadas