Impresiones de DualSense Edge

Impresiones de DualSense Edge

La idea de crear versiones m√°s potentes de los mandos de las consolas lleva existiendo casi tanto tiempo como las propias consolas. Sin embargo, en el caso de las primeras consolas, estos dispositivos nacieron m√°s por necesidad que por deseo. Sega sustituy√≥ su mando original de la Genesis por un modelo de seis botones para adaptarse a la llegada de Street Fighter II: Special Champion Edition, mientras que Sony introdujo el Dual Analog Controller, que a√Īad√≠a dos sticks anal√≥gicos al mando por defecto de PlayStation, a medida que los mundos tridimensionales m√°s complejos se iban convirtiendo en la norma.

Hoy en d√≠a, los mandos "profesionales" no existen para darnos acceso a juegos espec√≠ficos, sino para hacer que jugar a los juegos que ya tenemos sea una experiencia m√°s agradable o personalizada. Aunque este tipo de dispositivos sol√≠an ser territorio de las compa√Ī√≠as de hardware de terceros, la situaci√≥n ha cambiado en los √ļltimos a√Īos, sobre todo con la l√≠nea de mandos Elite Xbox de Microsoft. Ahora, tras tantear el terreno con el accesorio para el bot√≥n trasero del DualShock 4, Sony ha entrado por fin en el mercado con su propio dispositivo de entrada profesional: el DualSense Edge.

Despu√©s de pasar alg√ļn tiempo usando el Edge, definitivamente tengo algunas ideas sobre √©l, pero hay dos puntos que quiero dejar claros antes de llegar a ellos. En primer lugar, este no es un an√°lisis completo del mando, ya que s√≥lo hace una semana que lo tengo. Aunque en este momento no tengo motivos para esperar grandes fallos del mando, hemos visto numerosos ejemplos de otros productos que muestran fallos graves cuanto m√°s tiempo llevan en manos de los jugadores. Y en segundo lugar, esto no va a ser un an√°lisis exhaustivo del mando en todas sus facetas, porque el Edge es esencialmente un DualSense al que se le han a√Īadido m√°s funciones. A diferencia de las ofertas de terceros, donde incluso la calidad b√°sica de los botones y los sticks anal√≥gicos es un factor desconocido, cualquiera que haya tocado un DualSense est√°ndar sabr√° lo que se lleva con un Edge.

Los sticks

El DualSense Edge cuenta con dos unidades de sticks anal√≥gicos totalmente reemplazables que te permiten cambiar sus tapas por una de las tres opciones incluidas: sticks c√≥ncavos est√°ndar, sticks convexos de altura normal (o abombados, o como los llamen los ni√Īos hoy en d√≠a) o sticks convexos de perfil m√°s alto.

La principal característica de hardware de los sticks analógicos del Edge -y del mando en general- es su fácil sustitución. En pocas palabras, los sticks analógicos modernos son horribles en términos de calidad de construcción y longevidad, y eso no es un problema específico de Sony, sino un problema mucho mayor de la industria del hardware de videojuegos en su conjunto. Tener la posibilidad de cambiar la pieza del mando más propensa a fallar es algo muy importante, y agradezco sinceramente que Sony haya hecho de ello una prioridad en el Edge.

Al mismo tiempo, sin embargo, tambi√©n tengo que preguntarme por qu√© la compa√Ī√≠a no ha ido hasta el final y proporciona sticks anal√≥gicos de efecto Hall por defecto, o los anuncia como una opci√≥n al pedir piezas de repuesto. Para los que no est√©n familiarizados con esta tecnolog√≠a, los sticks de efecto Hall utilizan imanes para el seguimiento de la posici√≥n, lo que elimina casi por completo los problemas de deriva que pueden producirse en las unidades que se basan en el contacto f√≠sico con los sensores. Sega utiliz√≥ sticks de efecto Hall en el pad 3D de Saturn y en el mando est√°ndar de Dreamcast, y se han vuelto a poner de moda con productos de terceros creados recientemente como soluci√≥n a la frustraci√≥n por la deriva de los sticks. Puede que Sony no est√© dispuesta a incluir estos sticks anal√≥gicos en el Edge por defecto , pero me gustar√≠a que la compa√Ī√≠a los ofreciera como opci√≥n de actualizaci√≥n para solucionar el problema de forma m√°s permanente.

Aunque agradezco poder cambiar todo el stick anal√≥gico si lo necesito, posiblemente mi aspecto favorito del DualSense Edge son sus tapas de stick extra√≠bles. Lo s√©, es una caracter√≠stica muy com√ļn en los mandos profesionales, pero tenerla aqu√≠ significa el regreso de algo que he echado mucho de menos: los sticks anal√≥gicos convexos de PlayStation.

Aunque sigo convencido de que el DualShock 4 es el mejor mando de Sony hasta la fecha, mi corazón siempre estará con el DualShock 3, simplemente por sus sticks. Odié que Sony los quitara cuando llegó el momento del DS4, y tanto con él como con el DualSense, he tenido que usar stick toppers de terceros para intentar replicar la experiencia. Ahora, con mi DualSense Edge, puedo disfrutar de la experiencia real, y es una maravilla. Jugar en mi PS5 es ahora mucho mejor que antes, y no estoy seguro de poder volver a los sticks cóncavos estándar del DualSense.

Los botones

A primera vista, los botones del DualSense Edge son exactamente los mismos que los de un mando estándar de PlayStation 5, salvo por dos misteriosos botones nuevos de los que hablaré más adelante. Sin embargo, si se le da la vuelta al dispositivo, se revelan sus secretos.

Cerca de los botones L2 y R2 hay un nuevo conjunto de interruptores, cada uno de los cuales ofrece tres configuraciones para el tiempo de pulsaci√≥n que necesita su respectivo bot√≥n antes de activarse. Despu√©s de haberme aficionado a los mandos profesionales en los √ļltimos a√Īos, me gusta mucho configurar los gatillos para que se activen m√°s r√°pido en los shooters, as√≠ que, aunque no se trata de una novedad de Sony, siempre es de agradecer.

El otro gran avance con respecto al DualSense original es la incorporación de botones traseros, que pueden configurarse para duplicar cualquiera de las otras entradas del mando. Ahora, vamos a abordar el elefante en la habitación de inmediato: Sí, Sony sólo nos ha dado dos botones traseros en el Edge, mientras que otras ofertas como la Xbox Elite Series 2 cuentan con cuatro. Sé que esta decisión decepcionará a algunos, e incluso romperá el acuerdo, y respeto totalmente esa opinión. Para mí, sin embargo, la contrapartida a la falta de dos entradas adicionales es que, sinceramente, nunca he encontrado un conjunto de botones traseros en un mando que me funcionara tan bien como los del DualSense Edge.

Al principio, empec√© a usar los botones traseros de palanca y no me gustaban nada. Durante mucho tiempo he tenido un problema con los botones traseros, ya sea por estar en una mala posici√≥n, por tener un dise√Īo que no me resultaba f√°cil o c√≥modo de usar, o por ambas cosas, y los accesorios de palanca que proporciona Sony entraban en esta √ļltima categor√≠a. Entonces, cambi√© a las extra√Īas opciones de "media c√ļpula" que tambi√©n vienen incluidas con la Edge, y fueron un cambio de juego literal. Para m√≠, est√°n en la posici√≥n absolutamente perfecta, son incre√≠blemente f√°ciles de pulsar y hacen que el uso de los botones traseros sea algo natural para m√≠, en lugar de tener que dedicar siempre cierta cantidad de energ√≠a mental a recordar d√≥nde est√°n los botones y c√≥mo pulsarlos correctamente.

En el tiempo que llevo usando Edge, los botones traseros ya me han ayudado a aprender cosas nuevas sobre juegos que antes desconocía. Por ejemplo, siempre he odiado tener el sprint configurado en L3, así que lo configuré para que estuviera en el botón trasero izquierdo cuando jugaba a juegos como Fortnite, lo que finalmente hizo que correr fuera algo que podía usar de forma regular. Y, al hacerlo, descubrí que si corres hacia una puerta en el juego, harás una carrera de hombros para reventarla... ¡quién lo iba a decir!

El software

Por muy buenas que sean sus adiciones y revisiones de hardware, la mejor caracter√≠stica secreta del DualSense Edge podr√≠a ser en realidad su integraci√≥n con la PlayStation 5. Con los dos nuevos botones de funci√≥n, puedes cambiar r√°pidamente entre los cuatro perfiles asignados al mando, o abrir una nueva pantalla para modificar los perfiles existentes o a√Īadir otros nuevos.

Ya s√© que muchos mandos profesionales te permiten crear perfiles personalizados para el mando. Sin embargo, al menos en las consolas, todo esto se hace sin ning√ļn tipo de interfaz gr√°fica en el propio sistema. Cuando se ofrece a los jugadores un m√©todo m√°s directo y visual para tomar esas decisiones de personalizaci√≥n, es inevitable que aprovechen m√°s la funci√≥n y sus posibilidades. Adem√°s, a trav√©s de la interfaz que ha creado Sony, tambi√©n se pueden configurar personalizaciones de botones que de otro modo no ser√≠an posibles. Por ejemplo, uno de los problemas que siempre he tenido al jugar a Apex Legends es pulsar accidentalmente R3 y entrar en combate cuerpo a cuerpo cuando no era mi intenci√≥n. Ahora, con el Edge, puedo tener R3 activo en uno de los botones traseros, y luego simplemente desactivar esa funci√≥n para el stick anal√≥gico.

Y, no s√≥lo es incre√≠blemente f√°cil crear perfiles para juegos o g√©neros espec√≠ficos, sino que puedes reunir una larga lista de perfiles para tenerlos listos para cuando los necesites. ¬ŅNecesitas volver a utilizar tu Elden Ring despu√©s de un a√Īo sin usarlo? Estar√° ah√≠ esperando, y podr√°s cambiarla a tu lista principal de perfiles en cuesti√≥n de segundos.

Sin embargo, la verdadera potencia del software de DualSense Edge va mucho más allá del intercambio de botones. Para cada perfil que crees, puedes ajustar cosas como la sensibilidad y la zona muerta de los sticks analógicos, la zona muerta de los gatillos, la intensidad de la vibración y la intensidad de los efectos de los gatillos. Los ajustes que puedes hacer en los sticks y los gatillos pueden ser bastante complejos, hasta el punto de hacer que cada uno de esos métodos de entrada se sienta muy diferente de la norma (como hacer que los sticks analógicos emulen controles digitales). Esta es el área de DualSense Edge con la que tengo menos experiencia, ya que estos ajustes requieren un gran ajuste para poder utilizarlos correctamente, y porque los cambios pueden ser muy específicos para cada juego. Aun así, es otra forma en la que creo que el mando demuestra lo potente que puede llegar a ser gracias a su estrecha integración con la PS5.

La batería

Aunque he evitado leer las opiniones de los demás sobre el DualSense Edge antes de escribir la mía, me ha sido imposible evitar ver comentarios sobre la mayor queja del mando: la duración de la batería.

Soy un poco raro cuando se trata de baterías en la era moderna. Odio las baterías recargables integradas, ya que son difíciles de sustituir cuando se agotan (como le ocurrió a mi DualShock 3 favorito) y pueden causar problemas si no se retiran cuando no se utilizan durante largos periodos de tiempo (véase: una larga lista de dispositivos portátiles). En cuanto a las pilas, mi mando favorito es la opción estándar de Xbox, ya que puedo cambiar un par de Eneloops nuevas en cuestión de segundos y volver a jugar.

Dicho esto, s√≠, el DualSense Edge parece ofrecer menos duraci√≥n de bater√≠a que el DualSense est√°ndar, que ya de por s√≠ era m√°s corto de lo que muchos esperaban, pero sinceramente, me resulta dif√≠cil preocuparme personalmente. Como poseedor de la base de carga oficial de Sony, el Edge siempre estar√° en ella cuando no est√© usando el mando, y estoy en una etapa de mi vida en la que ninguna de mis sesiones de juego durar√° muchas horas. (Y si lo hacen, nunca he tenido problemas en usar un cable durante un rato.) Al probar el mando, tuve un periodo de juego que dur√≥ algo menos de seis horas, y a mi Edge a√ļn le quedaba bater√≠a cuando termin√©.

Al igual que en la conversaci√≥n sobre el n√ļmero de botones traseros que incorpora el mando, entiendo perfectamente que la duraci√≥n de la bater√≠a del DualSense Edge sea inferior a la del DualSense est√°ndar. Al mismo tiempo, no dejes que los comentarios de los dem√°s te hagan suponer al instante que el mando tampoco te interesa. Piensa en c√≥mo usas tu DualShock est√°ndar, cu√°l es tu rutina de recarga habitual y decide si te conviene o no para tu estilo personal de juego.

En conclusión

Con sus funciones m√°s profesionales, la opci√≥n de sustituir los sticks anal√≥gicos en caso de que se estropeen, su s√≥lida integraci√≥n de software y su cuidado dise√Īo, el DualSense Edge de Sony ha demostrado ser un mando excelente, aunque no perfecto, para todas mis necesidades de juego centradas en PlayStation. S√≥lo por sus tapas convexas opcionales para los sticks anal√≥gicos y sus fant√°sticos botones traseros, no estoy seguro de que pueda volver al DualSense est√°ndar en este momento.

Sin embargo, para ser justos, digo esto después de haber recibido mi DualSense Edge de Sony para los fines de este artículo. Con un precio de 200 dólares en Estados Unidos, no es un mando barato y, sin duda, es un artículo de lujo para quienes puedan permitírselo. Aunque creo que Sony podría haber mejorado el mando por ese precio, también es uno de los mandos profesionales con mejores sensaciones y más manejables de los distintos modelos que he utilizado.

Llegados a este punto, tengo que preguntarme qu√© me parece m√°s importante: ¬Ņel mando por el que pagar√≠a menos o el que utilizar√≠a realmente?

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

14 votos

Noticias relacionadas