5 razones por las que La cosa de John Carpenter es mejor que la precuela de 2011

La Cosa, de John Carpenter, se estrenó en 1982 con una mala acogida, pero desde entonces ha sido venerada como un clásico de culto, situándose entre algunas de las más conocidas y mejores películas de terror. Sin embargo, como algunos no recuerdan, una precuela (confusamente también titulada La Cosa) se estrenó en 2011. Aunque esta precuela también recibió una mala acogida, definitivamente no se ha convertido en un clásico de culto, y mucha gente ha olvidado o ha decidido ignorar su existencia.

Desde los personajes, la banda sonora y mucho más, hay una serie de razones por las que la película original de Carpenter está mejor considerada que su precuela. Y aunque algunos pueden disfrutar de la precuela, la mayoría estará de acuerdo en que carece del nivel de narración y de la fuerza emocional de la primera película. El director de la precuela, Matthijs van Heijningen Jr., decidió no sólo hacer que la historia condujera directamente a los acontecimientos del original, sino que también hizo que muchos acontecimientos se parecieran mucho a la historia de Carpenter, haciendo que ambas películas fueran fácilmente comparables.

La cosa de 1982 destaca por el desarrollo de los personajes

En la precuela, sin embargo, Mary Elizabeth Winstead ocupa el centro del escenario como la paleontóloga Kate Lloyd. Aunque Kate no es necesariamente una mala protagonista, es más lenta en la acción que MacReady y carece de cualquier rasgo definitorio real, aparte de ser inteligente. Y aunque algunos de los personajes secundarios destacan más que otros, está claro quién es prescindible y será el primero en irse, a diferencia del original, donde cada personaje tiene su utilidad.

La cosa de John Carpenter sorprende con efectos pr√°cticos, no con CGI

La Cosa de Carpenter es famosa por su incre√≠ble uso de efectos pr√°cticos. Utiliza casi todos los trucos del libro, desde el stop motion, el uso de im√°genes en reversa, marionetas e incluso la contrataci√≥n de un amputado al que le faltan ambos brazos para cuando el doctor es atacado. Algunos consideran que La Cosa es la cima de lo que se puede conseguir con los efectos pr√°cticos, por lo que la precuela se resiente a√ļn m√°s por utilizar un exceso de CGI para el monstruo. Aunque algunos de los CGI funcionan, muchos de ellos hacen que el monstruo parezca mucho m√°s rid√≠culo y poco realista. Y para rematar, muchos miembros del equipo de producci√≥n han dicho que utilizaron efectos pr√°cticos bien hechos durante el rodaje, pero que decidieron sustituirlos por CGI durante la postproducci√≥n para atraer m√°s al p√ļblico, lo que claramente no tuvo √©xito.

La precuela de La Cosa muestra demasiada criatura

Siguiendo con el diferente uso de los efectos, otro aspecto de por qu√© el original funciona mejor es el tratamiento de la criatura. MacReady se empe√Īa en decir que s√≥lo se revelar√° cuando tenga ventaja o sea vulnerable, por lo que la criatura se ve poco. Esto aumenta la paranoia y la tensi√≥n y hace que la gran revelaci√≥n sea a√ļn m√°s impactante. Sin embargo, en la precuela, la criatura no tiene ning√ļn problema no s√≥lo en revelarse, sino en perseguir a la gente por la base a la vista de todos. Si bien esto funciona con muchos monstruos de las pel√≠culas tradicionales, lo que hac√≠a que La Cosa fuera tan especial era que el p√ļblico nunca sab√≠a d√≥nde estaba.

La cosa, de 1982, tiene una partitura de suspenseEl final de La Cosa punt√ļa perfectamente la pel√≠cula de Carpenter

Una cosa que la precuela hace bien es la continuidad. El final lleva directamente a la pel√≠cula original, con todos los personajes y accesorios en el lugar correcto en el que deber√≠an estar. Aunque esto es algo satisfactorio, el final tiene el mismo problema que muchas precuelas: no hay sorpresa en cuanto a lo que les ocurre a los personajes. El p√ļblico ya sabe qui√©n muere, qui√©n no sobrevive y d√≥nde est√° la criatura. Por lo tanto, el horror y el final satisfactorio del original provienen del hecho de que no hay respuestas claras. Quedan dos personajes, sin que se sepa si uno de ellos es la criatura y si incluso sale con vida... y eso es cuando pasan los cr√©ditos. Hasta sus √ļltimos momentos, La Cosa de Carpenter mantiene la sensaci√≥n de desconfianza y paranoia, afianz√°ndola como un cl√°sico del terror.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

15 votos

Noticias relacionadas