10 jefes de Dark Souls que no son tan duros como parecen

Dark Souls. El mero hecho de mencionar el nombre en una conversaci√≥n provocar√° recuerdos de guerra en la mente de los jugadores experimentados, y un brillo en los ojos de los entusiastas de la historia de Dark Souls. Es una serie conocida por sus niveles sombr√≠os e implacables, y por sus encuentros con jefes a√ļn m√°s aterradores. La mayor√≠a de los enemigos m√°s fuertes del juego har√°n que los jugadores pulsen el bot√≥n de encendido por pura frustraci√≥n.

Sin embargo, hay unos pocos jefes selectos que son atípicos. Estas criaturas son aterradoras en su concepto, y son intimidantes a primera vista, pero no causan al jugador ninguna imagen significativa. Sin demasiado esfuerzo, estas aterradoras bestias de fantasía gótica se despachan sin pensarlo dos veces, dejando al jugador confundido, aliviado y un poco decepcionado.

10 El Alto Se√Īor Wolnir es una decepci√≥n tit√°nica (Dark Souls 3)

Aunque el propio Wolnir es una figura imponente, su poder√≠o es extremadamente desproporcionado en relaci√≥n con su tama√Īo. El ataque m√°s da√Īino que puede realizar el gigantesco esqueleto es el humo negro que emerge de la caja tor√°cica del jefe, que provoca una muerte casi instant√°nea.

Sin embargo, si se puede evitar la oscuridad, los sencillos patrones de ataque combinados con una producci√≥n de da√Īo bastante baja convierten a High Lord Wolnir en uno de los jefes m√°s f√°ciles de Dark Souls 3.

9 El demonio ciempiés no impresiona (Dark Souls)

El demonio ciempiés, que se encuentra al final del juego, no supone una amenaza para nadie que haya llegado tan lejos en Dark Souls, a pesar de su grotesco aspecto. Sus ataques tienen una gran cantidad de efecto, y después dejan a la criatura abierta al ataque durante un buen rato.

Su brazo m√°s poderoso tambi√©n puede ser cortado si se le golpea varias veces, lo que hace que el jefe, de escasa potencia, sea a√ļn m√°s d√©bil durante la duraci√≥n del combate. Si un jugador puede evitar sus golpes estacionarios con saltos, sus patrones directos y su cuerpo retorcido durante el tiempo suficiente, terminar√° en la cima.

8 El lecho del caos es solo un nudo (Dark Souls)

El Lecho del Caos es una bestia interesante. Por un lado, es uno de los jefes m√°s frustrantes de toda la serie. Los jugadores se ven obligados a realizar m√ļltiples saltos torpes para alcanzar a las criaturas, con una muerte instant√°nea que espera a cualquiera que se equivoque aunque sea un poco. Mientras lo intenta, la criatura da d√©biles zarpazos al jugador, lo que puede hacer que caiga tambi√©n en un pozo de muerte. En un juego con un salto apenas implementado y sin brillo, esto hace que el escenario sea anormalmente dif√≠cil.

Despu√©s de navegar por los zarcillos que se entrelazan y penetran en las profundidades del lecho, los jugadores encontrar√°n la verdadera forma de la bestia. Un peque√Īo bulto que muere de un solo golpe. Qu√© decepci√≥n.

7 La descarga incesante cae en su perdición (Dark Souls)

Mientras que Descarga Incesante puede ser un reto para un jugador que intente enfrentarse a √©l de forma leg√≠tima, el demonio ardiente es extremadamente f√°cil para alguien que conozca las formas alternativas de matarlo. En el extenso mapa en el que se desarrolla la batalla, hay unos cuantos puntos en los que el jugador puede evitar el da√Īo por completo, sin dejar de repartir golpes.

Sin embargo, la forma más fácil de ganar es tirarlo por un acantilado. Si el jugador corre hacia la puerta de la niebla, la descarga incesante saltará tras él, pero acabará aferrándose al acantilado para salvar su vida. Golpéalo un par de veces y se acabó.

6 El demonio de Tauro deja caer la pelota (Dark Souls)

De todos los jefes de los primeros juegos de Dark Souls, aunque el Demonio de Tauro no es el m√°s f√°cil, es el que parece que deber√≠a ser m√°s dif√≠cil de lo que es. Si la enorme bestia de carga no hubiera estado contenida en un peque√Īo puente con torres escalables a ambos lados, la lucha podr√≠a haber sido muy diferente para los muertos vivientes elegidos.

El Demonio Tauro tiene un hacha gigantesca que blande impunemente, así como la capacidad de esquivar los ataques del jugador, lo que lo habría convertido en un oponente formidable. Desgraciadamente, se precipita fácilmente hacia la muerte.

5 El Dragón de la Brecha tiene un defecto flagrante (Dark Souls)

Una de las lecciones aparentemente il√≥gicas que todo jugador de Dark Souls aprender√° en alg√ļn momento de su partida es la siguiente: ¬ŅTama√Īo de gigante? No hay problema. ¬ŅTama√Īo de un hombre? Corre. El jefe Drag√≥n Abrasador es uno de los ejemplos m√°s evidentes de esta f√≥rmula. Sus ataques son enormes y pueden drenar la salud del jugador m√°s r√°pido que una ca√≠da, pero son incre√≠blemente lentos.

Si combinamos la lentitud de los ataques con un enorme punto ciego, superar las fauces andantes es mucho m√°s f√°cil de lo que su amenazante estatura indica.

4 El antiguo wyvern es pr√°cticamente un anciano (Dark Souls 3)

El Antiguo Wyvern ni siquiera deber√≠a considerarse un jefe. Su presencia a lo largo de la fase es molesta, ya que te dispara bolas de fuego cada vez que tiene la oportunidad, pero no hay ning√ļn combate de jefe real asociado a √©l. Despu√©s de llegar a cierto punto de la fase, el jugador puede caer desde arriba y matarlo al instante.

De todos los jefes (la mayor√≠a de los encuentros del juego temprano) que est√°n destinados a ser golpeados con un golpe de ca√≠da, el Antiguo Wyvern es el √ļnico que puede ser derribado de un solo golpe. Parece que no s√≥lo era antiguo, sino tambi√©n d√©bil.

3 Los magos merodeadores y la congregación son simplemente débiles (Dark Souls 2)

El Magus Merodeador y su s√©quito son el jefe m√°s pat√©tico de la segunda entrega de Dark Souls, y son un juego de ni√Īos. Hasta ese momento, los jugadores se han acostumbrado a matar hordas de criaturas m√°s d√©biles a la vez. El Magus y la Congregaci√≥n son b√°sicamente otra horda d√©bil con una criatura ligeramente m√°s dura en el medio.

Si un jugador nuevo corriera por la sala golpeando salvajemente a cualquier cosa que se encontrara, es m√°s que probable que saliera victorioso, algo extremadamente raro en la franquicia Souls. Una batalla de jefes realmente desconcertante.

2 El √ļltimo gigante es demasiado grande (Dark Souls 2)

Aunque el Último Gigante es un espectáculo espeluznante, una criatura humanoide horriblemente herida con un agujero en la cara, es cualquier cosa menos difícil. El problema es que el jefe es demasiado alto. Al luchar contra él, el jugador se da cuenta rápidamente de que, aparte de unos patéticos pisotones y uno o dos golpes, El Último Gigante apenas puede alcanzar al jugador.

Además, es fácil de flanquear, lo que da al jugador otra capa de ventaja. Es comprensible que el jefe sea fácil ya que aparece tan pronto en el juego, pero con su imponente presencia, podría haber hecho mucho más como jefe.

1 El molinete es desconcertantemente fr√°gil (Dark Souls)

Si se pregunta a cualquier veterano cu√°l es el jefe con menos poder de todos los juegos de Dark Souls, lo m√°s probable es que responda que es Pinwheel. El jefe de las Catacumbas, Pinwheel, es una extra√Īa criatura amalgamada, con aspecto de nigromante y tres m√°scaras que controlan su estructura de ruedas. Sus sirvientes a lo largo de las Catacumbas han causado m√°s que probablemente al jugador incontables muertes hasta este punto, por lo que la tensi√≥n es alta.

Entonces el jugador mata al jefe en tres o cuatro golpes, y la tensión desaparece. Si se le da la oportunidad, Pinwheel puede engendrar clones de sí mismo para atacar al jugador, pero incluso estos son fácilmente despachados.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

2 votos

Noticias relacionadas