10 películas de deportes que se equivocaron en gran medida sobre su deporte

Los deportes y las películas van sorprendentemente bien juntos, siendo algunos de ellos clásicos instantáneos. A veces funcionan como telón de fondo de una historia mayor, como la fantástica Recuerda a los Titanes, o en otras ocasiones son el centro de atención, como en Grandes Ligas. Algunas de las películas han conseguido incluso ganar un premio Oscar, como Moneyball.

No todas obtienen los elogios que persiguen y, en la mayoría de los casos, muchas películas deportivas parecen olvidar las reglas del propio deporte que retratan. En esta lista sólo se incluyen las películas que intentan ser serias, ya que las comedias, naturalmente, se saltan las reglas en aras del humor.

10 días del Draft en los que la rueda y el trato nunca ocurrirían en la NFL real

El ejemplo de olvidarse de las reglas e inventarlas sobre la marcha es el draft de Draft Day. Al principio, se basa en un cierto sentido de la realidad. Los Browns negocian la primera elección con los Seahawks, intercambiando un excedente de futuras selecciones de primera ronda para hacerlo.

Las cosas se salen de madre cuando el GM de los Jags intercambia su selección de primera ronda por otra de segunda, una ofensa que haría que alguien fuera despedido. Para colmo, los Seahawks cambian todas las selecciones del draft que obtuvieron de los Browns para llevarse a un tipo que podrían haber tomado si no hubieran hecho el primer cambio.

9 Jimmy Fallon no habría podido salir al campo en Fever Pitch

En el contexto de la historia, el hecho de que Fallon saliera corriendo al campo despu√©s de que los Red Sox ganaran las Series Mundiales por primera vez en 86 a√Īos ten√≠a sentido. Romp√≠a una enorme maldici√≥n, y su personaje era un s√ļper fan del equipo. Tambi√©n culmin√≥ la relaci√≥n que se hab√≠a construido durante toda la pel√≠cula con el personaje m√°s reservado de Barrymore.

Dicho esto, intentar eso en la vida real sólo acabaría con los dos arrestados. Afortunadamente, los aficionados que se abalanzan sobre el campo han sido eliminados de los deportes.

8 Nada de las Peque√Īas Grandes Ligas ocurrir√≠a en la realidad

Toda la premisa de la Peque√Īa Gran Liga no tiene sentido y escupe a la cara de la realidad. Al principio, resulta algo plausible que Thomas Heywood deje a su nieto la propiedad de los Minnesota Twins, sobre todo teniendo en cuenta los imprevistos que se le a√Īaden.

Todo eso se esfuma r√°pidamente cuando el ni√Īo despide al entrenador y se convierte en su sustituto. Ning√ļn comisionado de b√©isbol en su sano juicio dejar√≠a que un ni√Īo de 12 a√Īos dirigiera un equipo de b√©isbol. A partir de ah√≠, la cosa no hace m√°s que empeorar, pero al menos pretende ser una pel√≠cula para toda la familia.

7 La celebración final de Rod Tidwell nunca habría ocurrido en Jerry Mcguire

Incluso en los d√≠as m√°s relajados del protocolo de conmociones cerebrales de la NFL, ning√ļn m√©dico del equipo habr√≠a permitido a Rod Tidwell levantarse y empezar a bailar como lo hizo al final del partido. Le habr√≠an dejado levantarse y levantar el casco hacia el p√ļblico, pero no le habr√≠an permitido empezar a hacer movimientos de breakdance.

Adem√°s, todo el despliegue habr√≠a atra√≠do sin duda m√ļltiples banderas por una celebraci√≥n excesiva. Es un momento que estuvo m√°s al servicio de la historia que del reglamento.

6 Lucas permite que el personaje del t√≠tulo entre en el campo de f√ļtbol y acabe lesionado en una jugada sin el casco puesto

Aunque es una buena pel√≠cula, Lucas tiene tantos fallos en los aspectos futbol√≠sticos y de instituto de su historia que ni siquiera tiene gracia. Tal vez fuera diferente en los a√Īos 80, pero cualquiera que quisiera entrar en el equipo de f√ļtbol ten√≠a que hacer una prueba. No entras en el equipo universitario porque s√≠.

El √ļnico partido real que juega Lucas tampoco tiene sentido, ya que Lucas se quita voluntariamente el casco para atrapar el bal√≥n, y los jugadores contrarios pueden placarlo, lo que provoca una lesi√≥n.

5 La escena completa del final de Bad News Bears con Joey Turner se sintió como si no hubiera árbitros involucrados en el juego

The Bad News Bears es un clásico americano que nunca podría hacerse hoy en día por varias razones. Una de ellas es toda la secuencia de Joey Turner al final del partido. En primer lugar, su padre, el entrenador, sale a gritar a Joey por haber lanzado a otro jugador. En lugar de limitarse a las palabras, abofetea directamente a su hijo, y nadie hace nada.

Después de eso, Joey aterriza un grounder mientras está en el montículo, cediendo la primera base. Sólo que no es sólo la primera. Acaba permitiendo que el corredor del oso consiga un jonrón dentro del parque, incluso cuando el resto del equipo está intentando arrebatarle la pelota. Nada de esto se permitiría en un partido de la liga infantil.

4 Eddie presenta a un aficionado al azar que se gana la oportunidad de entrenar a los Knicks en la segunda mitad de un partido y luego se gana el puesto de titular justo después

La premisa de Eddie es absolutamente rid√≠cula. Ni siquiera los Philadelphia 76ers, en pleno proceso de tanking, permitir√≠an que un aficionado cualquiera del p√ļblico entrenara al equipo en la segunda parte, y mucho menos que le dieran la titularidad por haberlo hecho bien.

No sólo va en contra de las reglas, sino que además provocaría un motín en el vestuario. Los verdaderos jugadores de baloncesto no van a querer jugar para un conductor de limusinas a tiempo parcial. El hecho de que se amenace a los Knicks con trasladarlos a St.

3 La V voladora est√° plagada de penaltis en The Mighty Ducks

Cuando se habla de las mejores películas de deportes, Mighty Ducks está merecidamente cerca de la cima. Es una gran película y una historia que ha obtenido, con razón, varias secuelas. Dicho esto, la "V" voladora va en contra de la lógica y de las reglas.

No s√≥lo la mayor√≠a de los equipos contrarios atacar√≠an la extra√Īa formaci√≥n en lugar de quedarse atr√°s, sino que tambi√©n est√° llena de penalizaciones. En el gol de la primera pel√≠cula, hay al menos tres casos en los que los jugadores de los Patos golpean a los Blackhawks sin el disco, y eso es una llamada de interferencia f√°cil.

2 Los árbitros nunca parecen hacer otra cosa que contar en las películas de Rocky

Las películas de Rocky son otro clásico americano que cuenta con algunas de las mejores películas deportivas que existen y que casi serían una franquicia perfecta si no existiera Rocky 5. Tratan tanto del deporte del boxeo como de la superación de obstáculos en la vida, creando algunas líneas icónicas y citas inspiradoras.

Sin embargo, no se dan cuenta de que un boxeador no puede ser golpeado continuamente en el ring sin que el árbitro intervenga. Algunas de las cosas que Rocky supera en las películas harían que el combate fuera suspendido en la realidad.

1 Ning√ļn ni√Īo podr√≠a jugar en las Grandes Ligas como lo hace Henry en Rookie Of The Year

Cualquiera que haya visto Rookie of the Year sabe por qu√© est√° aqu√≠. La pel√≠cula presenta a un ni√Īo de doce a√Īos que no s√≥lo lanza en las Grandes Ligas, sino que domina all√≠ porque su brazo roto le dio m√°gicamente la capacidad de lanzar bien.

Eso ni siquiera es lo peor de la película. Es que una vez que la magia se desvanece, sigue siendo capaz de ganar el gran juego con su talento. Uno, un chico tan joven nunca podría estar en las ligas mayores, y dos, los adultos se darían un festín con sus lanzamientos.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

7 votos

Noticias relacionadas