El creador de Bloodlands, Chris Brandon, habla de llevar el drama escandinavo a Irlanda del Norte

Bloodlands traslada a Irlanda del Norte la estética de los dramas criminales escandinavos, basándose en la compleja y a veces sangrienta historia de los disturbios como telón de fondo de una historia moderna de asesinatos y traiciones. Siguiendo las hazañas del detective Tom Brannick mientras trabaja para descubrir la identidad del asesino Goliath, Bloodlands ofrece emociones y giros sin parar en su corta primera temporada de 4 episodios.

Antes del estreno en Estados Unidos del final de la primera temporada, el guionista y creador de Bloodlands, Chris Brandon, habló con CBR sobre los orígenes de este retorcido procedimiento, sobre cómo Bloodlands se diferencia de sus anteriores trabajos como guionista e intérprete y sobre si el estreno en Estados Unidos en los Idus de Marzo tiene algún significado sutil para la serie.

CBR: ¿De dónde surgió la historia de Bloodlands, o cómo llegó a ti?

Chris Brandon: Conozco esa zona, crecí en esa parte de Irlanda del Norte durante la primera parte de mi vida, así que estaba allí, empezando a escribir guiones, a conseguir un agente y cosas así, y estaba de vuelta en esa zona. Y tuve la idea, pensé que era una zona realmente cinematográfica, la luz y el paisaje son increíbles. Pensé que sería un buen lugar para un thriller. Y en ese momento, yo estaba masivamente en True Detective y el material de crimen escandinavo. Así que pensé, ya sabes, ¿por qué no aquí en Irlanda del Norte? Así que de ahí surgió.

¿Hay algún personaje de la serie que se parezca más a usted o que le atraiga más?

Nadie que se parezca más a mí. Diría que Niamh McGovern soy probablemente yo como escritora diciendo "vale, ¿y cómo resuelvo esto?". Pero por lo demás, no. Me gustan los personajes que están lo más lejos posible de mí, creo.

¿Es más divertido escribir?

Sí, más divertido de escribir, y menos... no sé, cuando escribes algo cercano a ti mismo, tal vez sea un poco más aburrido. ¿Sabes lo que quiero decir? Creo que quieres el escapismo. Cuando escribo, quiero el escapismo, creo. Así que sí, es agradable crear gente que ciertamente es mucho más dinámica que yo.

¿Su proceso se ha visto afectado por la pandemia?

Así que terminamos de rodar tres o cuatro días antes de que hubiera un cierre nacional en el Reino Unido. Así que tuvimos mucha, mucha suerte en ese sentido. Y supongo que lo que nos afectó es que nuestra postproducción -nuestras ediciones y cosas por el estilo- tardó más tiempo porque todo se acabó con el Zoom. Sin embargo, fue un proceso bastante libre, y creo que eso se debe al excelente trabajo de los editores, el director y los demás productores.

¿Escribió todo como una gran historia que luego tuvo que dividir en cuatro partes o tuvo esta especie de idea episódica mientras la escribía?

Siempre iba a ser una idea episódica. Así que escribí el guion específico y lo puse en marcha para mostrar a la gente que podía escribir algo así. Así que fue una tarjeta de visita, si acaso. Y luego, cuando Jed [Mercurio, productor ejecutivo,] lo eligió, porque conocía Irlanda del Norte, de repente fue muy capaz de ver cómo se hacía ese proyecto, lo que fue fantástico.

En mi cabeza, siempre fue episódico. Creo que empecé pensando en ocho episodios, y luego pasé a seis. Y al hablar con la BBC sobre cómo sería la historia, creo que fue cuando nos decidimos por cuatro. Así que sí, siempre iba a ser episódica. Y siempre iba a tener una especie de ganchos y cliffhangers al final de los episodios y cosas así. Me gusta ese formato y la narración. Es una forma divertida de hacer las cosas.

Creo que se reproduce por completo. Me parece que la historia era algo diferente al final de cada episodio.

Oh, bien. Eso es bueno. Sí, eso es lo que pretendemos.

Y en ese sentido, felicidades por la renovación de la segunda temporada.

Gracias.

¿Tienes ideas de hacia dónde va la historia? ¿Tenías ideas de hacia dónde podía ir antes de que se renovara?

Sí, absolutamente. Quiero decir, muchas ideas. Así que creo que ahora el reto es centrar esas ideas, reducirlas a lo que es su esencia y encontrar cuál va a ser la verdadera columna vertebral de la nueva historia. Pero definitivamente va a ser una continuación de la fantástica actuación de James Nesbitt y del personaje de Tom Brannick y los personajes que le rodean, lo que sería genial.

Es un personaje muy complejo, me interesaría verlo.

Muy complejo y apasionante, creo, para escribir también. Es un pozo muy profundo.

¿En qué se diferencia Bloodlands de otras cosas que ha escrito? ¿En qué se ha sentido diferente al escribirlo?

Bueno, es un proyecto mucho más grande que cualquier otro en el que haya trabajado antes. He hecho algunos episodios de una telenovela policial irlandesa llamada Red Rock, que trata sobre la Garda Síochána en Dublín. Ese fue un reto muy diferente, en esencia, porque la historia es creada por otro escritor, así que te adaptas a su forma de hacer las cosas.

Y luego he escrito cortometrajes aquí y allá. Uno de ellos probablemente involucra a la policía, que está ambientado en Australia. Y en esta, como hay más cosas, hay más profundidad en la que puedes sumergirte. En cierto sentido, se trata de una historia mucho más épica, pero es un gran desafío. A esas alturas ya estaba preparado para hincarle el diente.

También has hecho algo de interpretación, ¿es así?

Lo he hecho, sí.

¿Qué diferencia hay entre escribir y estar detrás de la historia y estar delante de la cámara?

Creo que lo prefiero. Bueno, lo prefiero. ¿Cómo se compara? Soy menos consciente de mí mismo. Como escritor, creo que era un actor bastante consciente de sí mismo, ciertamente en la cámara. Como escritor, creo que probablemente soy bastante... me gusta estar un poco en mi cabeza. Así que es agradable poder viajar por mi cabeza y plasmarlo en el papel, hay una especie de cualidad terapéutica en ello.

Mientras que como actor, tienes que estar mucho más en el presente y en tus marcas. Lo cual también es algo estupendo. Es decir, ambas cosas son estupendas por derecho propio. Pero creo que en la escritura he encontrado algo que me permite sentir una vena más larga y rica que la que sentía en la actuación, más satisfactoria.

¿Escribir como catarsis, tal vez?

Sí, exactamente. No quiero decir que la actuación no sea una catarsis, porque puede serlo. Pero la escritura es definitivamente un uso más completo de la catarsis. Para mí, me sumerjo más en ese mundo, lo cual es genial.

Sé que el escenario de Irlanda del Norte era importante para usted, pero ¿qué importancia tuvo la historia relacionada con los disturbios para la historia que quería contar?

Sí, es importante. Ante todo, era importante que contara la historia con temas universales. He estado viendo Ozark y me ha gustado mucho Ozark... No sé nada de los Ozarks, nunca he estado allí. Pero estás completamente inmerso en ese mundo. Y sin haber visto Ozark cuando estaba escribiendo esto, quería ser capaz de elegir un mundo que fuera muy vívido y utilizar esa vivacidad, utilizar la realidad de la misma, y al mismo tiempo ser capaz de contar historias con temas muy universales.

Creo que, de una manera curiosa, cuanto más específico se puede ser sobre un lugar, más gente cree en la especie de universalidad de esa historia. Lo cual es muy interesante, porque uno pensaría lo contrario, que para contar una historia universal hay que contar algo increíblemente vago. Pero, en realidad, creo que cuanto más creíble sea, y cuanto más específica sea -y en este caso, cuanto más específica sea la historia de Irlanda del Norte y las experiencias de Irlanda del Norte-, más se creerá lo que está en juego en el drama.

Eso es increíblemente interesante. ¿Cree que la historia específica norirlandesa de los Problemas es algo que todavía resonará en el público estadounidense?

Sí, eso creo. Mucha gente, comprensiblemente, no conoce los detalles de ese período de 30 años de los Problemas y creo que al utilizarlo como una especie de tapiz sobre el que, o la base sobre la que construyes el drama, hay algo que puedes iluminar, lo cual es interesante, al mismo tiempo que estás contando un drama muy humano.

¿Cómo llegó a la iconografía del Búho de Atenea para el collar de Izzy? ¿Tiene algún significado para ti como escritor?

¿Significado para mí personalmente? No, pero me gusta colar pequeños trozos de clásicos aquí y allá. Así que el búho de Atenea me pareció muy apropiado en esa circunstancia: esa especie de emblema de la verdad que todo lo ve es algo estupendo para colar ahí.

Pero eso es como todas estas cosas, ya sabes. Siempre he sido un poco friki de los detalles reales, cuando alguien tiene algo que es completamente irreflexivo. Quiero decir, a menudo entro en IMDb y miro el trivial para ver lo bueno que es el trivial. Y cuando alguien ha puesto el pensamiento en un pequeño detalle, lo encuentro realmente gratificante. Lo enriquece todo. Y gran parte de esto se debe al excelente trabajo del equipo de atrezzo y de efectos que construyen estas cosas fantásticas y las hacen.

Así que, con tu ojo para las trivialidades, ¿debemos leer algo en el estreno en EE.UU. de Acorn que se produce en los idus de marzo?

Bueno, nunca se sabe... No, eso no fue intencional, pero es genial.

¿Participó mucho en el desarrollo del estilo visual y la estética de la serie?

Tuve mucha suerte de que Jed, que es el productor ejecutivo que dirige Hat Trick Mercurio, junto con Jimmy Mulville, me animara a participar en más aspectos del proceso de lo que tradicionalmente lo haría un guionista, ciertamente en este país. Así que fue genial, definitivamente participé en muchas de las reuniones en las que hablamos sobre el aspecto de las cosas y cómo iba a ser.

Gran parte del mérito es de Pete Travis, el director, que encontró un estilo visual y un tono visual realmente buenos, y de Árni Filippusson, que es un fantástico director de fotografía. Es islandés y creo que aporta ese tipo de sensibilidad escandinava a su aspecto. Puede hacer que un lugar frío y húmedo tenga un aspecto absolutamente fantástico, lo cual es un gran talento.

¿Hay algo que quiera asegurarse de que los espectadores se lleven de ver esto?

Esperemos que lo estén disfrutando y que salgan del otro lado, tal vez, con alguna idea de las dificultades a las que se enfrenta esa lucha entre la dicotomía de poder alcanzar la paz y poder alcanzar la justicia en una situación que es parecida a la de Irlanda del Norte, si no específicamente a la de Irlanda del Norte.

¿Hay algún momento o escena favorita del próximo final de temporada que quieras adelantar, si puedes?

Momento o escena favorita... Oh, esa es una buena pregunta. Ahora estoy recorriendo mentalmente el episodio. Tengo un momento favorito, sí. Es hacia el final... Quiero decir, ¿cuánto se me permite arruinar esto?

Creo que sale en Estados Unidos el lunes.

Bien. Bueno, yo diría que, por alguna razón, realmente disfruto... Hay una entrevista final con Tom Brannick, o el personaje de James Nesbit, y creo que su compostura es escalofriantemente brillante. Eso es... lo diré sin arruinar nada.

Hay un momento en ese final en el que Izzy le dice a Brannick que vaya tras Tori...

Sí, ese malentendido también es agradable. Me gusta cuando la gente habla de forma cruzada, es genial.

Bloodlands está protagonizada por James Nesbitt, Charlene McKenna, Lorcan Cranitch, Lisa Dwan y Lola Petticrew. El final de la primera temporada se emite el lunes 5 de abril en Acorn TV.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas