Brooklyn Nine-Nine se cancela justo cuando m√°s lo necesitamos

Brooklyn Nine-Nine se cancela justo cuando m√°s lo necesitamos

La pr√≥xima temporada de Brooklyn Nine-Nine ser√° la √ļltima (esta vez de verdad). La serie, siempre una de las m√°s divertidas de la televisi√≥n, saldr√° con una √ļltima temporada reducida de 10 episodios. No se ha citado ninguna raz√≥n espec√≠fica para la cancelaci√≥n de la serie, pero √©sta llega tras m√ļltiples retrasos debidos a problemas de producci√≥n de COVID-19 y la reescritura completa de la octava temporada (incluyendo el desecho de cuatro guiones terminados) despu√©s de que las protestas de Black Lives Matter del a√Īo pasado hicieran que una comedia sobre un grupo de polic√≠as haciendo el tonto pareciera un poco fuera de lugar. Para muchos, esta cancelaci√≥n puede tener sentido. Parece un poco burdo hacer una comedia sobre la polic√≠a cuando no hay nada de gracioso en las disfunciones de las fuerzas policiales de Estados Unidos y sus rampantes prejuicios raciales y alarde de poder.

Sin embargo, Brooklyn Nine-Nine es exactamente la serie que necesitamos ahora. Mientras que los procedimientos policiales de éxito -que han pasado décadas glorificando el trabajo policial con poca introspección- siguen adelante, con muchos intentos torpes de ajustar sus argumentos para abordar cuestiones sociales sin dejar de promover a los policías "buenos", es la comedia la que nos abandona. Es una verdadera lástima, porque la comedia es una de las mejores maneras de ayudar a abordar cuestiones sociales, plantear preguntas importantes y ofrecer conversaciones difíciles sin necesidad de gritar. Debería ser Brooklyn Nine-Nine la que liderara la carga en este sentido, desmenuzando estos temas sociales con su afilada comedia, su diverso reparto, sus sorprendentes y profundos personajes y su historial de profundización en estos temas. Eso es lo que necesitamos ahora.

Brooklyn Nine-Nine se cancela justo cuando m√°s lo necesitamos

No está claro si los creadores de Brooklyn Nine-Nine estaban de acuerdo con la cancelación, pero una declaración del productor ejecutivo Dan Goor nos da una pista de que el reto de ofrecer una comedia policial en esta nueva era se consideró demasiado:

Estoy muy agradecido a la NBC y a Universal Television por permitirnos dar a estos personajes y a nuestros fans el final que se merecen. Cuando Mike Schur y yo le propusimos el episodio piloto a Andy, nos dijo: "Me apunto, pero creo que la √ļnica manera de contar esta historia es a lo largo de 153 episodios exactamente", lo cual fue una locura porque ese era exactamente el n√ļmero que Mike y yo hab√≠amos previsto.

Me siento incre√≠blemente afortunado de haber trabajado con este incre√≠ble reparto y equipo durante ocho temporadas. No s√≥lo est√°n entre las personas con m√°s talento del sector, sino que son todos buenos seres humanos que se han convertido en una familia. Pero sobre todo, me siento afortunado de haber tenido los mejores fans del mundo. Unos fans que nos han salvado literalmente de la cancelaci√≥n. Los fans que nos llenan de alegr√≠a. Poner fin a la serie fue una decisi√≥n dif√≠cil, pero en √ļltima instancia, sentimos que era la mejor manera de honrar a los personajes, a la historia y a nuestros espectadores (√©nfasis a√Īadido). S√© que algunas personas se sentir√°n decepcionadas por el hecho de que termine tan pronto, pero, sinceramente, estoy agradecido de que haya durado tanto. T√≠tulo de mi cinta sexual.

Brooklyn Nine-Nine se cancela justo cuando m√°s lo necesitamos

El humor de esta afirmaci√≥n oculta algunas cosas. La primera es que, por supuesto, no quer√≠an terminar la serie con el inc√≥modo n√ļmero de 153 episodios en una octava temporada truncada. Lo segundo es la insinuaci√≥n velada de que un "nosotros" colectivo consider√≥ que eso era lo mejor para los personajes y la historia. Dado que se supon√≠a que la octava temporada no iba a ser truncada y no se dijo que fuera la √ļltima, este cambio en lo que es lo mejor parece haber surgido √ļnicamente de los retrasos y del cambio en las discusiones en torno a los polic√≠as. Lo ir√≥nico (pero no realmente ir√≥nico, s√≥lo a la manera de Alanis Morissette) es que esta declaraci√≥n, que utiliza el humor para ayudar a procesar un tema triste o sorprendente, es el ejemplo perfecto de por qu√© Brooklyn Nine-Nine no deber√≠a ser cancelada.

Esto es algo que la comedia televisiva ha hecho durante d√©cadas. Pensemos en M*A*S*H, un programa que ayud√≥ a todo el pa√≠s a desentra√Īar la guerra de Vietnam (a trav√©s de la guerra de Corea) a trav√©s de la comedia (con una pista de risas, nada menos). Por eso, la comedia de stand-up es donde a menudo encontramos las voces m√°s populares que se manifiestan contra la injusticia. Pensemos en Richard Pryor, Eddie Murphy, George Carlin, Chris Rock, Joan Rivers, Margaret Cho y Dave Chappelle, que contribuyeron a ampliar el debate sobre la raza, el sexo y la sociedad a trav√©s de sus actuaciones. Se adentraron en temas sociales de gran calado utilizando la comedia como puerta de entrada para abrir los temas. El Daily Show se convirti√≥ en una fuente de noticias de confianza para toda una generaci√≥n, porque la comedia es a menudo la lente m√°s f√°cil a trav√©s de la cual digerir temas serios.

La comedia nos ayuda a sobrellevar la situación y facilita las discusiones difíciles. La naturaleza humana es que somos más receptivos a las ideas y al debate cuando estamos contentos. Y mientras que hacer bromas sobre un tema puede ser ofensivo y desagradable, la buena comedia es exactamente lo contrario. La buena comedia abre un tema explorando sus defectos, exponiendo sus imperfecciones y humanizando a todos los implicados. Un simple chiste en medio de una conversación compleja y difícil puede cambiar todo el ambiente. La buena comedia hace esto, y Brooklyn Nine-Nine es una gran comedia. Tiene el poder de ofrecer el tipo de humor que no insulta ni se burla, sino que eleva. Sí, un grupo de policías haciendo el tonto en una comisaría resolviendo complejas trampas de Halloween no es una gran óptica en la superficie, pero la serie utiliza rutinariamente su cobertura cómica para abordar cuestiones más importantes por debajo.

Brooklyn Nine-Nine se cancela justo cuando m√°s lo necesitamos

El comentario social más evidente de Brooklyn Nine-Nine proviene de sus argumentos LGBTQ+ y de su representativo reparto. El capitán Raymond Holt es un jefe de policía negro y gay en un mundo en el que ambas cosas suelen ser un obstáculo. La serie a menudo pone capas de comedia sobre sus luchas como hombre negro gay, como se expone perfectamente en el artículo de un colega, para ofrecer un personaje fantásticamente accesible, humano e interesante que ha sido celebrado por la comunidad LGBTQ+.

La serie tambi√©n se adentr√≥ en temas de corrupci√≥n policial a trav√©s de su √ļltimo arco argumental, e hizo un episodio en torno a la discriminaci√≥n racial en "Moo Moo". Adem√°s, camin√≥ por una delicada cuerda floja con su episodio centrado en la agresi√≥n sexual en "He Said, She Said". Han tratado con tiradores activos, la homofobia, la p√©rdida de seres queridos, la masculinidad t√≥xica, y mucho m√°s. En todos estos casos, la serie ha sido capaz de entrelazar h√°bilmente la comedia y el patetismo para que estos temas sean m√°s accesibles. Brooklyn Nine-Nine ha sido alabada como una serie que puede ofrecer risas junto a sus mensajes, as√≠ que ¬Ņpor qu√© acabar con ella ahora?

¬ŅQuiz√°s la tarea que tiene por delante es demasiado grande para la serie? No todos los episodios de la serie que abordan temas sociales tienen √©xito y, a veces, sus intentos de hacer un punto de vista pueden parecer torpes. A veces, la serie da la sensaci√≥n de ser una comedia que se apoya en temas sociales porque cree que debe hacerlo, no porque forme parte del ADN de la serie. Aunque ha trabajado con ciertos temas a lo largo de largas temporadas, tambi√©n se puede acusar a la serie de ofrecer "episodios muy especiales" que, si bien son buenos, se sienten m√°s como t√≥picos que como iniciadores del debate. Es posible que los creadores de la serie no se sintieran c√≥modos empujando m√°s all√° de lo que la serie ya hace, lo que les habr√≠a exigido para continuar.

Sin embargo, podr√≠a haberlo hecho. Con unos pocos ajustes en el tono y la narraci√≥n, Brooklyn Nine-Nine podr√≠a haber sido la comedia que nos ayudara a trav√©s de un debate real y serio que debe ser tenido sobre la polic√≠a en Estados Unidos. Al centrarse en el tema y hacer que la serie tratara tanto de los problemas sociales como de la comedia, podr√≠a haber ofrecido algo que no podr√≠a encontrarse en ning√ļn otro lugar de la televisi√≥n: una fant√°stica comedia sobre la polic√≠a que tambi√©n hablara de los problemas de la misma.

Se puede argumentar que eso no es posible, que este tema es demasiado serio e importante como para equilibrarlo con el humor, y tal vez ese es el argumento que gan√≥. Quiz√° sea bueno que lo haya hecho. No sabemos qu√© nos deparar√°n los √ļltimos 10 episodios de Brooklyn Nine-Nine. Es posible que, despu√©s de verlos, la realidad sea que la serie realmente no pudo tender un puente entre su comedia tonta y las importantes protestas de BLM. Sin embargo, la comedia tiene un lugar en esa discusi√≥n, y podr√≠a haber sido Brooklyn Nine-Nine quien lo encontrara.

Noticias relacionadas