Los 13 mejores remakes de la historia del cine

A VECES SON MEJORES QUE EL ORIGINAL

Los 13 mejores remakes de la historia del cine

Los remakes están a la orden del día en Hollywood, y no siempre son buenos. Ben Hur, Perros de Paja o Arthur, el soltero de oro, son remakes innecesarios, huecos, estúpidos y que están hechos para ir directamente a la trituradora amasando los millones que pueda en su avalancha.

Afortunadamente, ha habido casos, y seguirá habiendo, de remakes que superan, como mínimo, al original. Veamos los 13 mejores remakes de la historia del cine.

La Cosa (The Thing)

Coger una película tirando a clásica de la época dorada de la ciencia ficción y convertirla en una orgía ultraviolenta, gore, maligna, dura, adulta y más lovecraftiana que algunas obras del autor, no era tarea fácil. El año de E.T. John Carpenter puso los cojones sobre la mesa y confirmó que había algo más allá de nuestro planeta. Y no todo era bueno.

La Mosca (The Fly)

La nueva carne y la nueva ciencia, juntos, de la mano, con alas. Sin uñas. Una obra maestra sobre el dolor de la ambición. Irrepetible y como si no hubiera otras antes.

Infiltrados (The Departed)

Venía Scorsese de cosas locas oscuras (Al límite), mega películas fallidas (Gangs of NY) y una brasa importante (El aviador) Con el crédito cerca de agotarse, va el tío y rueda su film más vigoroso (puede tener más planos que un Bay) y reorienta su alianza con ese astro que salía en Los problemas crecen y Critters 4.

Lo mejor estaba por venir, pero Infiltrados es top. Y no me vengáis ahora con el postureo de que si la original y la madre que lo parió. Si no te gusta Infiltrados, háztelo mirar y jódete.

Scarface - El precio del poder

Otro maestro de la misma generación que cubrió de drogas otro clásico de Howard Hawks y le metió aires horteras de Florida y algún bailecito. Enorme reparto, mucha diversión. El mundo fue suyo, amiguitos.

Valor de ley (True Grit)

Los hermanos Coen rehacen un clásico de Henry Hathaway con John Wayne a diez años del fin de su histórica vida. Lo hacen con respeto, energía y una fotografía demencial. Extraordinario western, sí.

La invasión de los Ultracuerpos (Invasion of the Body Snatchers)

No tengo nada que añadir. Bueno, sí: que me encanta ver a toda esa gente elegante y válida corriendo por las calles, que cada vez que la reviso aprendo algo nuevo, no dejo de sorprenderme con el perrete y recuerdo que Brooke Adams era una imponente belleza salvaje en pelotas entre la maleza. Una de esas pelis que podría ver cada noche.

El Cabo del miedo (Cape Fear)

Sería una pérdida de tiempo escribir cualquier tontería que se resumiría poniendo Scorsesiana. Bueno, que a lo mejor es su peli más Depalmiana.

La tienda de los horrores (Little shop of horrors)

Imposible no llorar de emoción con los crescendos de los temas y con esa obra de orfebrería que es cada fotograma vegetal. Obra maestra absoluta.

Noche de miedo (Fright Night)

Todo el mundo se lo está pasando en grande aquí. Un remake inteligente, modernizado y respetando la esencia del original. Si no te diste cuenta, inténtalo de nuevo o deja de dar la brasa.

Anton Yelchin en el recuerdo.

Dredd

Esta joya, concreta, violenta y macarra hizo olvidar el desastre de unos cuantos años antes. Esto es el juez, esto es 2000 AD. Bienvenidos a la podredumbre.

Dawn of the dead

Con James Gunn en el guión, dinero bien invertido y un tío con mucho talento para la puesta en escena, nada podía salir mal. Todo es rabioso y empequeñece al original de Romero. Una de las grandes del (sub)género.

Las colinas tienen ojos (The Hills Have Eyes)

El mejor remake de cine de terror de los setenta y ochenta que hemos visto en los últimos años, porque además de aterrar, innova. A ver, que la original no era un cúmulo de virtudes una detrás de otra, pero esto es salvajemente bueno.

El terror no tiene forma (The Blob)

Treinta años después de la original, que únicamente es recordada porque salía Steve McQueen, llegó el maestro Darabont para escribir un libreto que pondría en imágenes muy locamente el bueno de Chuck Russell. Una de las mejores muestras del género inteligente, arriesgado y comercial de los 80. La mamá de Slither.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

16 votos

Noticias relacionadas
load