Primavera Sound, día 3: Sharon Van Etten, Veronica Falls, Beach House, Chromatics, Justice...

2 DE JUNIO @ PARC DEL F√ďRUM (PRIMAVERA)




En la √ļltima jornada del Primavera Sound, la del s√°bado 2 de junio, se not√≥, y mucho la ausencia de Bj√∂rk. Sin ning√ļn cabeza de cartel reconocible -Justice podr√≠an haberlo sido en el FIB, por ejemplo, pero en el PS el protagonismo se diluye- el Parc del F√≥rum estaba bastante m√°s vac√≠o que el viernes. Aun as√≠, descubrimos grupos estupendos y disfrutamos de grandes actuaciones como la de Sharon Van Etten, Chromatics o los propios Justice. Vamos a ello.

Sharon Van Etten



A las 6 de la tarde Sharon Van Etten, sobria pero juvenil, hizo aparici√≥n en el escenario San Miguel. En una de las actuaciones m√°s esperadas del Primavera Sound, la de Brooklyn, rodeada de unos m√ļsicos magn√≠ficos, desgran√≥ su √ļltimo y aclamado √°lbum, 'Tramp', que aderez√≥ con sonrisas y bromas: "Hey birds!", llamaba a los que le silbaban desde el p√ļblico.

Eso s√≠, en un momento del concierto tuvo que echar una rega√Īina a alg√ļn fan poco respetuoso de las primeras filas que se dedic√≥ a parlotear durante uno de los temas, problema que se ve demasiado a menudo en los festivales. Son muchas horas de m√ļsica, hija, qu√© le vamos a hacer. Volviendo a lo que nos ata√Īe, la guitarrista bord√≥ temas como Leonard, Give Out o Don't do it, incluido este √ļltimo en su √°lbum 'Epic' (2010).

El momento √©pico de la actuaci√≥n lleg√≥ con la ya cl√°sica Serpents, uno de los mejores temas de este 2012 sin lugar a dudas, y perfecto en directo: comienza suave, casi ac√ļstico, para terminar con un estupendo coro de voces grabando en tu cabeza ese "Everything changes... in time". Nos alegramos sobremanera de haber pasado de la rueda de prensa convocada a esa hora, desde luego.

Momento amor: en el momento de presentar a su banda, en la que destaca la fantástica multi instrumentista Heather Woods Broderick, no se olvidó del técnico de sonido, lo que nos parece un detalle precioso. Eso sí, habría sido una maravilla que Zach Condon, líder de Beirut, apareciese en escena para cantar con ella We are fine, pero suponemos que Condon ya no andaría por Barna.

Veronica Falls



Lo de Veronica Falls fue la primera decepción del día. Así como en su versión de estudio son un grupo de lo más agradable para escuchar -que nos metamos con ellos por ser unos modernos de libro pirómanos nos significa que no nos gusten- pero en directo son flojos, muy flojos.

Para empezar, Roxanne Clifford no da la talla en directo. No llega a los agudos, desafina y da verg√ľencita ajena. Quiz√° por eso, el grupo no consigue transmitir lo m√°s m√≠nimo en directo y acaban convirti√©ndose en un grupo que escuchar de fondo, sentado, esperando a lo gordo de la jornada con una cerveza en la mano, pero ni temas tan alegres y 'buenrollistas' como Bad Feeling o My Heart Beats consiguieron subir la media del concierto.

Sleepy Sun



Hartos de 'pavisosidades' nos fuimos huyendo al escenario ATP, donde Sleepy Sun estaban dando un espect√°culo impresionante. Psicodelia rock a tope, guitarras distorsionadas y ruido, mucho ruido. Repet√≠an en el Primavera Sound aunque, como ellos mismos admit√≠an, en su √ļltima visita los vieron bastante menos personas.

Aunque faltaba la antigua cantante Rachel Fannan, que abandonó el grupo en 2010, y que le daba un toque levemente dulce -dentro de lo que cabe- al brutal directo de los Sleepy Sun, el grupo sigue sonando increíblemente potente. Un espectáculo que no te debes perder si tienes la oportunidad, desde luego.


Atlas Sound



Bradford James Cox, el hombre tras Deerhunter se presentó en el escenario Pitchfork totalmente solo y armado con una guitarra. Poco ayudado por el sonido, que falló en numerosas ocasiones, Cox presentó los temas de su proyecto en solitario, Atlas Sound. No ayudó que el resto de instrumental que componen los temas de Atlas Sound, que toca el propio Cox, estuvieran pregrabados.

Aunque intentó quitarle hierro al asunto haciendo bromas como soltar sin venir a cuento y en medio de una canción: "Mirad, ¡un barco!", mientras un velero pasaba por el embarcadero del Parc del Fórum -no nos vamos a despistar por eso, Cox- Atlas Sound suenan bien en tu casa, rollo Veronica Falls, pero, en directo, mejor elegir otra opción.





Beach House



Con Beach House nos quedamos m√°s bien fr√≠os. Exquisitos en directo, igual de et√©reos y correctos que en el estudio, pero sin fuste, sin empuje. Presentando su √ļltimo disco, 'Bloom', casi en su totalidad -cayeron 8 de sus 10 temas-, Beach House gustaron, s√≠, pero no transmitieron, a diferencia de lo que hac√≠a su compatriota Anthony Gonzalez en ese mismo escenario la noche anterior.

Aun as√≠, su dream pop, poco favorecido por la ac√ļstica del escenario Mini -que no fue la mejor opci√≥n para ese estilo de m√ļsica pero cuya elecci√≥n se justificaba, una vez m√°s, por la cantidad de gente que acudi√≥ en masa a verlos- consigui√≥ puntos √°lgidos como con Myth, uno de los mejores temas de su √ļltimo trabajo, o Zebra, uno de los temas cl√°sicos del grupo de origen franc√©s, perteneciente a su √°lbum 'Teen Dream'.


Saint Ettiene



A las 11 de la noche hab√≠a una disyuntiva en el Parc del F√≥rum: ¬ŅSaint Etienne o Chromatics? Dado que Saint Etienne comenzaban primero, y se les encomendaba la nada agradable tarea de sustituir a Bj√∂rk, cuya ca√≠da se not√≥ sobremanera en la asistencia del s√°bado, decidimos pasarnos por all√≠ para ver c√≥mo se lo montaban Sarah Cracknell y compa√Ī√≠a.

En un concierto ascendente, bastante fr√≠o al principio y con problemas de sonido -para variar- Cracknell y compa√Ī√≠a consiguieron levantar al p√ļblico que se hab√≠a reunido en el San Miguel y que, aunque no llenaba la explanada frente al escenario, s√≠ que se mostr√≥ entregado. Temas f√°ciles pop como You're in a bad way o el cl√°sico He's on the phone hicieron bailar al personal que, al fin y al cabo, estaba ah√≠ para eso, para escuchar hits f√°ciles.

Cracknell peloteó al personal diciendo cada X tiempo "You're brilliant. You are brilliant" y se paseó por el escenario contoneándose con su boa (entiéndase como prenda de vestir) al cuello y su vestido plateado -aunque nos quedamos con el de Madelaine Hart de Baxter Dury- aunque a nosotros, a decir verdad, nos cansó sobremanera, así que nos fuimos al escenario Pitchfork.


Chromatics



Muy acertadamente, como comprobamos tras escucharlos en directo, nos pasamos por el escenario Pitchfork a escuchar a los Chromatics. Haciendo alarde de un synth pop elegante, oscuro y a la vez cándido -representado estupendamente por el tema Tick of the clock, famoso por pertenecer a la fantástica BSO de la película 'Drive'- los Chromatics reunieron a bastante personal frente a ellos, que bailaban hipnotizados ante los chicos de Oregon.

Cay√≥ su versi√≥n del cl√°sico de Kate Bush Running up that hill que, aunque pierde el punto turbio y fantasmag√≥rico de la original, conserva su tristeza y su capacidad evocadora. Escuchar a los Chromatics -y verlos en directo, m√°s- es como entrar en un mundo futurista, fr√≠o, pero a la vez so√Īador y electrizante. Muy buen grupo, s√≠ se√Īor.





The Weeknd



Y, para hacerle honor al dicho "Una de cal, otra de arena", decepci√≥n absoluta con The Weeknd. Uno de los hypes de 2011, con su mezcla de electr√≥nica y R&B, no consigui√≥ en absoluto animar al p√ļblico. Vale que el sonido no le acompa√Ī√≥ -otro m√°s al que le fall√≥ el escenario Pitchfork- ya que 'pet√≥' en la primera canci√≥n, pero cuando intent√≥ reanimar al personal lanzando la m√≠tica frase de "make some noise" su m√ļsica no acompa√Īaba.

Lo m√°s "bailable" que pudimos escuchar en la actuaci√≥n de The Weeknd fue una versi√≥n de Dirty Diana, de Michael Jackson, rebautizada como D.D., pero su m√ļsica es de todo menos seductora. M√°s que un artista innovador, como esper√°bamos que fuese, sus temas son muy, muy poco contagiosos en directo y recuerdan m√°s a baladas pop de los noventa que a lo que nos han vendido del canadiense.

Lo que m√°s se escuchaba por el p√ļblico era "Mira que el chico lo intenta, ¬Ņeh? Pero es que no". Ni si quiera Crew Love, el cover de la canci√≥n en la que colabor√≥ con Drake, consigui√≥ levantar los √°nimos. Es que, adem√°s, es un tema hecho con muy mala leche: te calienta para el subid√≥n, parece que llega, s√≠, no... No. No llega. En ning√ļn momento de la canci√≥n. Y claro, la gente se qued√≥ con ganas de bailar...


Justice



... lo que explica que Justice se petase. Aunque muchos se quejaron de esta confirmaci√≥n del Primavera (pas√≥ lo mismo con Franz Ferdinand) el d√ļo franc√©s lleg√≥ en el momento justo. Con un equipazo de altavoces que ocupaban la mitad del escenario y con su caracter√≠stica mesa presidida por un crucifijo luminoso, Gaspard y Xavier se metieron a los asistentes en el bolsillo desde el primer tema.

Eso sí, es un grupo que tortura en directo. Primero te sueltan el estribillo ("Do the d a n c e, 1 2 3 4 5") y luego te meten, como si tal cosa, la base de Helix, por ejemplo. Tras unos minutos de espera, en los cuales sigues bailando, por supuesto, ya sí, te lanzan las notas de su clasicazo D.A.N.C.E. y la gente entra en éxtasis.

Lo mismo hicieron para presentar We are your friends, uno de sus primeros hits, aunque la introducción fue más dramática: tras acabar con el temazo Stress, incluido en su primer disco, ambos se quedaron paralizados durante unos minutos en el escenario, con pose 'Fiebre del sábado noche', para luego arrancar con la archiconocida frase "Because we are your friends...".

Para que os hagáis una idea de la espectacularidad del concierto, tremendamente calculada -y por ello, quizás, demasiado fría y forzada- hubo un momento en el que la mesa en la que estaban pinchando se abría por la mitad y aparecía un piano blanco en el que se sentaba Gaspard. Falta un punto auténtico y espontáneo, sí, pero Justice saben cómo hacer bailar, de eso no hay duda.


Neon Indian



Para acabar la noche nos pasamos por Neon Indian. Alan Palomo, de origen mexicano, hablaba a la audiencia a ratos en ingl√©s, a ratos en castellano, insistiendo en que jam√°s se hubiera imaginado presidir el escenario Ray Ban en el Primavera Sound. Aunque hay que reconocerle que su chill wave suena exquisito en directo, creemos, desde el coraz√≥n, que es un g√©nero que hay que escuchar en tu casa, tranquilito, porque si te vas a las tres de la ma√Īana con ganas de fiesta a ver a Palomo, es probable que te quedes dormido.

Eso sí, tocó hits como Polish Girl o Fallout, más moviditos, y los más fanses del grupo disfrutaron de lo lindo. Nosotros lo habríamos colocado en otra franja horaria, desde luego, pero hay que reconocerle a Palomo que se esfuerza. Y, por cierto, muy muy fanses de su baile.

En resumen...



Nos quedamos con dos grupos promesa: Sharon Van Etten y Chromatics y nos desmarcamos de dos de los grandes hype del moderneo actual, Veronica Falls y The Weeknd, por no lograr un directo apasionante que, al fin y al cabo, es para lo que casi todos vamos a los festivales, para disfrutar de la m√ļsica en vivo. Y, como conclusi√≥n final de este Primavera Sound 2012: magn√≠fico y abrumador cartel, en el que nos cost√≥ horrores ver a los cabeza de cartel por la cantidad de grupos emergentes que pod√≠an verse en los escenarios m√°s peque√Īos. Pero eso, en esencia, es el Primavera: un escaparate estupendo de los grupos que, probablemente, vuelvan al cartel al cabo de los a√Īos rodeados de pol√©mica por ser ya mainstream. C'est la vie!

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

15 votos

Noticias relacionadas