Debbie Harry apuñala a un maniquí con sus rasgos durante un concierto

Y DESATA UNA OLEADA DE CRÍTICAS


Debbie Harry, líder de Blondie y mito erótico de medio mundo, la ha liado parduzca durante un concierto que ofreció en el Museo de Arte Contemporáneo Art Gala en Los Ángeles, cuando no se le ocurrió otra cosa que apuñalar un maniquí desnudo con su cara (y su cuerpo hace unos años, suponemos) en medio de la actuación. No contenta con eso, le arrancó el corazón, hecho de pastel, y lo sirvió a la audiencia diciendo "No me he comido un trozo de mí misma... todavía".

Las críticas no se han hecho esperar y, aunque el público, según informa el Daily Mail, lo único que hizo fue corear "Violencia contra la mujer", hay quien le ha buscado el lado dañino y lo ve como una performance "controvertida e innecesaria" y lo considera "terrible para todas las mujeres en el mundo que sufren violencia doméstica", en palabras de una fuente cercana, según apunta el periódico.

Sinceramente, no nos parece para tanto. Si nos ponemos a interpretar, también puede ser que Debbie esté destrozando la imagen de carnaza sexual que se ha creado en torno a su personaje y que, al hacer que el público se comiese su corazón lo que quería transmitir es que sus fans la absorben tanto que acaban destrozándole el corazón, si nos ponemos retorcidos.

En fin, el arte es el arte (y el fútbol es así) y lo demás son tontás de gente que se aburre. Nos llega vía NME.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

1 votos

Noticias relacionadas
load