10 películas de miedo que ganan a Scream en su propio juego

Despu√©s de cambiar pr√°cticamente el g√©nero de terror de la noche a la ma√Īana en 1996, el slasher/comedia autoconsciente de estreno, Scream , volvi√≥ a la vida este a√Īo con su brutal quinta entrega. Dicho esto, puede que Scream sea la pel√≠cula de terror posmoderna definitiva, pero no es la √ļnica.

Hubo películas de terror antes y después del apogeo de Ghostface que deconstruyeron el género como lo hizo Scream . De hecho, los fans considerarían que algunas películas igual de inteligentes son mejores que Scream, si no están a la altura.

10 Un corte de los muertos mostró cómo se hizo realmente un brote de zombis

Parte de la diversión de Scream era ver cómo cada entrega comentaba lo que las hacía funcionar. Por ejemplo, la primera Scream se abría como una típica película slasher, con Ghostface haciendo un debut mortal. Pero luego Scream se deconstruyó a sí misma haciendo que Sidney y sus amigos discernieran cómo sería vivir en una realidad slasher.

One Cut Of The Dead adoptó un enfoque similar con su apocalipsis zombi, pero fue un paso más allá al mostrar cómo se produjo el brote. Concretamente, cómo se convenció a sus protagonistas para que filmaran un corto de zombis mientras lo emitían en directo. Si Scream era una carta de amor al cine de terror, One Cut Of The Dead era un homenaje al género y al propio cine.

9 Peeping Tom se puso detr√°s de la c√°mara de un acosador

Parte del truco y el terror de Ghostface era su voyeurismo. Antes de matar a su siguiente v√≠ctima, Ghostface la acechaba o se burlaba de ella mediante llamadas telef√≥nicas. Si a esto le a√Īadimos que Ghostface se armaba de tropos de terror, pr√°cticamente pod√≠a predecir los movimientos de su v√≠ctima. Este temor se explor√≥ en Peeping Tom, pero desde el punto de vista del asesino.

Peeping Tom seguía a Mark Lewis, un cineasta obsesivo que utilizaba su cámara para hacer películas snuff con las mujeres que asesinaba sin piedad. Estrenada en 1960, esta perturbadora y (como es lógico) controvertida película podría considerarse precursora de las películas de terror con asesinos voyeuristas. Peeping Tom no es diferente a Scream 4, donde Ghostface descubrió las redes sociales.

8 Culpo a la sociedad siguió a un asesino en serie hecho a sí mismo

En cuanto a los asesinos de Ghostface, sus razones para asesinar a sus amigos y vecinos son justas. De hecho, algunos como Mickey de Scream 2 y Amber en Scream (2021) pensaban que estaban haciendo arte. La verdad, sin embargo, es que sólo son ilusos y pretenciosos. Con esto en mente, I Blame Society complementa su locura.

I Blame Society está protagonizada por la atribulada y luchadora directora de cine Gillian. Gillian llegó a la conclusión de que escenificar asesinatos reales ante la cámara era la mejor manera de hacer una película de terror independiente que definiera su carrera. Lo que diferenciaba a Gillian de los Ghostfaces era que ella era el héroe y el villano de su película, no un giro sorpresa que esperaba la gran revelación.

7 Tragedy Girls persiguió la popularidad a través de un asesinato en masa

Una constante en las películas de Scream es que los asesinos de Ghostface eran narcisistas violentos que mataban por su ego y otros deseos egoístas. Por muy desquiciados que fueran los motivos de Ghostface, Scream nunca se olvidó de presentarlos en un estilo oscuramente cómico. En cambio, los asesinos de Tragedy Girls compartían esta ideología, pero la ejecutaban con una seriedad mortal.

Al igual que Billy y Stu, McKayla y Sadie orquestaron una ola de asesinatos que culminó con un infierno en la noche de graduación por la infamia. Además de la tecnología actualizada, como se ve en la dependencia de McKayla y Sadie de las redes sociales, la principal diferencia fue que se salieron con la suya en su masacre. Su victoria fue representada de forma tan perturbadora como lo sería en la vida real.

6 Detrás de la máscara: el ascenso de Leslie Vernon documentó el nacimiento de un asesino slasher

En general, los asesinos de Ghostface querían convertirse en el próximo asesino en serie de Estados Unidos. En cada final de Scream , los asesinos se lanzaban a despotricar sobre sí mismos antes de intentar matar a Sidney. Aquellos que tengan la curiosidad morbosa de querer profundizar en la retorcida perspectiva de Ghostface no tienen que buscar más allá de Behind The Mask.

Presentado como un documental de crímenes reales, Behind The Mask siguió al aspirante a asesino Leslie Vernon en su viaje. Además de reconocer a iconos como Jason Voorhees como sus inspiraciones, Leslie también habló en profundidad de lo que quería y no quería ver en su próxima masacre. Esta conciencia de sí mismo sin duda haría que Ghostface se sintiera orgulloso.

5 Holocausto Can√≠bal deconstruy√≥ brutalmente la b√ļsqueda de la infamia de sus eg√≥latras

Debido a su espeluznante brutalidad y a las polémicas que la rodean, la sorprendente historia de Holocausto Caníbal es siempre ignorada. Holocausto Caníbal se presenta como las películas recuperadas de un equipo de documentalistas desaparecidos, ya que fueron asesinados por una tribu caníbal. Sin embargo, se revela que los cineastas se enemistaron con la tribu por el contenido, y sus muertes fueron una venganza.

Estrenada en 1980, Holocausto Can √≠bal es casi 20 a√Īos anterior a los ilusos asesinos ego√≠stas de Scream . Aunque este arquetipo es bastante antiguo, el dispositivo de encuadre meta de Holocausto Can√≠bal complementa el conocimiento del g√©nero y del medio de Ghostface. Holocausto Can√≠bal merece algunos an√°lisis retroactivos, pero definitivamente no es para los d√©biles de coraz√≥n.

4 Las chicas del final metió a adolescentes modernas en una película slasher de época

La deconstrucci√≥n c√≥mica deScream de las pel√≠culas de terror de la vieja escuela se manifestaba en la citada Sidney, sus amigos y Ghostface recreando una pel√≠cula slasher en su realidad contempor√°nea. Por su parte, Las chicas del final introdujo a su elenco de supervivientes, igualmente conscientes del g√©nero, y a los fans del terror en una pel√≠cula de terror real de los a√Īos 80.

Durante una proyección del éxito de culto Camp Bloodbath , Max y sus amigos se ven transportados a la película y deben encontrar la manera de sobrevivir a la masacre que se avecina. Para ello, se basan en su conocimiento previo de los clichés del slasher y de la historia de Camp Bloodbath , al mismo tiempo que tienen en cuenta las locuras meta, como el montaje de la película y los créditos finales.

3 La caba√Īa en el bosque equipar√≥ la ficci√≥n de terror con el horror c√≥smico

Scream estableci√≥ algunas reglas infalibles para sobrevivir a una pel√≠cula slasher. La caba√Īa en el bosque recopil√≥ las reglas de todos los nichos y subg√©neros del terror en un libro de reglas apocal√≠ptico. A diferencia de la franquicia de Ghostface, que rend√≠a homenaje espec√≠ficamente a los slashers, La caba√Īa en el bosque se enfrent√≥ a todo el g√©nero y a su p√ļblico.

Aqu√≠, todas las pel√≠culas de terror son reales y est√°n dise√Īadas por expertos y cient√≠ficos que se aseguran de que los clich√©s del g√©nero se cumplan pase lo que pase. Si no lo hacen, los Antiguos acabar√°n con el mundo. Se deja muy claro que estos antiguos males son paralelos a los fans del terror con derecho a ello que exigen ser apaciguados en todo momento.

2 La nueva pesadilla de Wes Craven reveló el mal más profundo detrás de Freddy Krueger

Antes de Scream, Wes Craven deconstruyó la ficción de terror con New Nightmare, el final de su franquicia emblemática A Nightmare On Elm Street. En lugar de dar a Nancy Thompson y a Freddy un enfrentamiento final típico, Craven hizo que su actriz, Heather Langenkamp, se enfrentara a la propia franquicia y a su legado en una batalla entre el bien y el mal.

Si Scream jugaba con las convenciones del terror, New Nightmare deconstruía al asesino slasher y su impacto cultural. Aquí, Freddy no era un asesino, sino un personaje escrito por Craven que estaba poseído por el mal. Gracias a la fama de Freddy como icono campestre, el mal difuminaba tanto la línea entre la realidad y la ficción que casi la traspasaba.

1 Juegos divertidos que interrogan el amor de los aficionados al terror

Cuando se trata de thrillers que rompen la cuarta pared, nada se acerca a las dos versiones de Funny Games (ambas realizadas por el director y guionista Michael Haneke). Mientras que Scream se un√≠a al p√ļblico para re√≠rse de los clich√©s del g√©nero, Funny Games amonestaba al mismo p√ļblico por entretenerse con asesinatos brutales y torturas traum√°ticas.

Este desprecio por los sabuesos gore se hizo explícito en el infame clímax. En el clímax, Ana supera a sus torturadores, Paul y Peter, sólo para que Peter rebobine la película con un mando a distancia y vuelva a empeorar las cosas. Como es lógico, Funny Games es un gusto adquirido que los fans calificaron de genial, pero que los detractores consideran mezquino.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

8 votos

Noticias relacionadas