The Bad Batch es el final de una guerra eterna

Las precuelas de La guerra de las galaxias son notables por varias razones. En particular, El ataque de los clones y La venganza de los Sith destacan por ser algunas de las primeras superproducciones en abordar la idea de la guerra contra el terrorismo. Por ello, resulta apropiado ver cómo The Bad Batch aborda las secuelas de esa guerra.

En la prensa contempor√°nea, el director George Lucas tend√≠a a restar importancia a la idea de que estuviera escribiendo para un momento concreto. A la pregunta concreta de si La venganza de los Sith era un comentario directo sobre la guerra de Irak, Lucas explic√≥: "Cuando la escrib√≠ (la guerra de) Irak no exist√≠a. Financi√°bamos a Saddam Hussein y le d√°bamos armas de destrucci√≥n masiva. √ćbamos a por Ir√°n. Pero los paralelismos entre lo que hicimos en Vietnam y lo que estamos haciendo en Irak son incre√≠bles".

La trilog√≠a original de La guerra de las galaxias de Lucas fue expl√≠citamente moldeada e informada por el compromiso del cineasta con la guerra de Vietnam. Por ello, no es de extra√Īar que El ataque de los clones y La venganza de los Sith tuvieran una misteriosa resonancia con las intervenciones estadounidenses en Irak y Afganist√°n. Al igual que ocurri√≥ con el trabajo de Peter Jackson en la trilog√≠a de El Se√Īor de los Anillos, m√°s o menos en la misma √©poca, las precuelas conectaron con algo conmovedor en la cultura estadounidense contempor√°nea, ya fuera conscientemente o no.

No se trata de una lectura post hoc de estas películas. En un artículo contemporáneo, The Wall Street Journal comentaba las lecturas de La venganza de los Sith como "una acusación a la administración Bush por el supuesto abuso de poder para hacer la guerra y persuadir al pueblo estadounidense de que abandone los principios centrales de la democracia". En The New York Times, A.O. Scott elogió a Lucas por "clavar su sable de luz en la dirección de algunos líderes políticos del mundo real".

La moderna ola de nostalgia ha rozado el cambio de milenio. Es evidente que existe un fuerte deseo de volver a conectar con los a√Īos 90, como demuestran recientes resurgimientos como The X-Files, Will & Grace, la reuni√≥n de Friends o That '90s Show. Sin embargo, parte de esa ola se ha trasladado al siglo XXI. El Se√Īor de los Anillos: Los Anillos del Poder es, obviamente, una obra de nostalgia enraizada en la trilog√≠a de El Se√Īor de los Anillos de Peter Jackson. La nostalgia por las precuelas de Star Wars es cada vez m√°s pronunciada.

Star Wars: The Bad Batch Is About the End of a Forever War on Terror and what government and discarded forgotten veterans do in the aftermath

Uno de los aspectos interesantes de esta naturaleza c√≠clica de la nostalgia es que brinda una oportunidad para la reflexi√≥n. Estos retrocesos existen en un mundo diferente, por lo que existe una interesante conversaci√≥n entre el pasado y el presente. El significado y el contexto cambian a medida que aumenta la distancia entre los acontecimientos originales y los que los reviven. Por poner un ejemplo obvio, las conspiraciones paranoicas de Expediente X ten√≠an un significado distinto en los a√Īos 90 que en los 2010.

Esto es muy cierto en el caso de la Guerra contra el Terror. Cuando se estrenaron El ataque de los clones y La venganza de los Sith, Estados Unidos estaba sumido en un fervor patriotero. S√≥lo un senador, Russ Feingold, vot√≥ en contra de la Patriot Act. Cuando los franceses protestaron por la intervenci√≥n estadounidense en Irak, hubo una campa√Īa popular para rebautizar las patatas fritas como "patatas de la libertad". Cuando Natalie Maines, miembro de Dixie Chicks, denunci√≥ p√ļblicamente la guerra de Irak, el grupo fue marginado y condenado al ostracismo.

En términos más generales, la Guerra contra el Terror se consideraba una "guerra eterna", un conflicto que podía mantenerse a perpetuidad. En cierto modo, se sentía como un rechazo desafiante a que la caída del Muro de Berlín hubiera marcado "el fin de la historia" y el triunfo de la democracia liberal. Por definición, la Guerra contra el Terror era una lucha imposible de ganar contra un enemigo abstracto, que se manifestaría en intervenciones exteriores mucho más concretas en países como Irak o Afganistán. Siempre había enemigos contra los que luchar.

Dos décadas después, el polvo se ha asentado. Las guerras de Irak y Afganistán no fueron literalmente guerras para siempre, aunque el presidente Joe Biden admitiera que la guerra de Afganistán fue "la más larga de la historia estadounidense". En julio y agosto de 2021, Estados Unidos se retiró formalmente de Afganistán, en medio de escenas de caos. En diciembre de 2021, el ejército estadounidense anunció formalmente el fin de su misión de combate en Irak. Ponía fin a dos expresiones concretas de esta guerra interminable.

Star Wars: The Bad Batch Is About the End of a Forever War on Terror and what government and discarded forgotten veterans do in the aftermath

Esta nueva realidad se extendió por toda la cultura pop. Al igual que ocurrió con la resonancia de las trilogías de fin de milenio de Peter Jackson y George Lucas, en parte se trataba simplemente de sincronicidad. Aunque la película se había escrito y rodado antes de la retirada, era difícil ver las secuencias de la caída de la Casa Atreides en Arrakis en Dune, de Denis Villeneuve, sin recordar imágenes de la frenética retirada estadounidense de Afganistán. Incluso se estrenó en Norteamérica el 11 de septiembre de 2021.

Inevitablemente, la nostalgia por la cultura de aquella √©poca debe explorar el legado de aquel conflicto. Una de las facetas m√°s convincentes de Los anillos del poder es la forma en que parece un esfuerzo consciente por abordar el legado de la trilog√≠a de El Se√Īor de los Anillos de Jackson como un artefacto de la Guerra contra el Terror. En sus momentos m√°s interesantes, The Bad Batch hace algo parecido con el legado de la trilog√≠a de precuelas de Star Wars. The Bad Batch parece a menudo una serie sobre lo que les ocurre a los soldados al final de una guerra eterna.

Parte de esto se debe a la premisa de la serie, que sigue a un pelot√≥n de soldados clon que se rebelaron tras la Orden 66. La estructura b√°sica de The Bad Batch es la de una serie de "h√©roes errantes". La estructura b√°sica de The Bad Batch es la de una serie de "h√©roes errantes", un elemento b√°sico de la televisi√≥n cl√°sica estadounidense que incluye cl√°sicos como El fugitivo y Kung Fu. Como se√Īal√≥ Popmatters a prop√≥sito de El incre√≠ble Hulk, esta plantilla televisiva reson√≥ tras Vietnam, evocando "las tragedias superpuestas de los sin techo y los veteranos discapacitados".

Al fin y al cabo, The Bad Batch evoca directamente al Equipo A, una serie de televisión clásica sobre un grupo de veteranos especializados en Vietnam que se encuentran fugitivos de la ley mientras viajan por Estados Unidos. El Equipo A se estrenó a principios de la década de 1980, en un momento en que la televisión estadounidense se sentía cada vez más cómoda reconociendo el trauma sufrido por los soldados que habían servido en Vietnam. Los protagonistas de Magnum P.I. y Miami Vice también eran veteranos de Vietnam.

Star Wars: The Bad Batch Is About the End of a Forever War on Terror and what government and discarded forgotten veterans do in the aftermath

Como tal, The Bad Batch se posiciona como una serie sobre los veteranos de una guerra moralmente ambigua, que luchan por encontrar un lugar para sí mismos en un universo tras el final de ese conflicto. Los tropos y convenciones de The Bad Batch remiten a la televisión clásica de la era post-Vietnam, pero la serie está obviamente influenciada por un conjunto mucho más reciente de intervenciones extranjeras que sólo recientemente han terminado de verdad.

Este subtexto se hace m√°s evidente en "La conspiraci√≥n de los clones" y "Verdad y consecuencias", el cap√≠tulo de mitad de temporada que se ha estrenado esta semana en Disney+. The Bad Batch se sit√ļa entre La venganza de los Sith y la Guerra de las Galaxias original, por lo que recoge la transici√≥n de la Rep√ļblica Gal√°ctica al Primer Imperio Gal√°ctico bajo el Emperador Sheev Palpatine (Ian McDiarmid). Tambi√©n trata de la transici√≥n de los veteranos soldados clon a un nuevo ej√©rcito de soldados de asalto reclutados.

¬ŅQu√© ocurre con estos soldados que regresan a casa de una guerra que no fue tan valerosa ni triunfante como esperaban? Al igual que ocurri√≥ antes con la guerra de Vietnam, uno de los grandes retos a la hora de abordar los legados de la guerra contra el terrorismo tiene que ver con la moralidad del conflicto. Gran parte de la guerra se bas√≥ en una mentira; despu√©s de todo, no hab√≠a armas de destrucci√≥n masiva en Irak. Tambi√©n exist√≠a la sensaci√≥n de que abusos como los "interrogatorios mejorados" y Abu Ghraib proyectaban una larga sombra.

"Segu√≠amos √≥rdenes", se queja un veterano de las Guerras Clon llamado Slip (Dee Bradley Baker) al principio de "La Conspiraci√≥n Clon". Su compa√Īero de copas, Cade (tambi√©n Baker) opina: "Slip, no somos malos hombres. Pero lo que hicimos estuvo mal". Es un tema pesado para una serie de televisi√≥n familiar de animaci√≥n, pero toca temas oportunos y relevantes sobre la mejor manera de hablar de las secuelas de ese conflicto, as√≠ como de la desilusi√≥n que le sigui√≥.

Después de todo, es fácil culpar a los veteranos de las guerras en las que lucharon. Los veteranos de Vietnam han hablado del estigma al que se enfrentaron por parte de los civiles tras aquella guerra impopular, aunque hay indicios de que los veteranos de Irak y Afganistán no se han enfrentado a un ostracismo similar. A menudo, el gobierno no se ocupa de los que han servido, ya sea en términos de prestaciones económicas o simplemente reconociendo un deber básico de atención.

En The Bad Batch, el Imperio planea promulgar una "Ley de Reclutamiento de Defensa" para crear un "ej√©rcito de reclutas". ¬ŅQu√© pasa con los veteranos existentes? "No son droides a los que simplemente hay que dar de baja; son soldados que nos defendieron, que defendieron nuestros mundos", protesta la senadora Chuchi (Jennifer Hale). "Despu√©s de todo lo que han sacrificado, ¬Ņahora quieren descartarlos? ¬ŅDejarles sin nada? ¬ŅEs as√≠ como les pagamos nuestro servicio?". Y contin√ļa: "¬ŅC√≥mo podemos debatir el encargo de un nuevo ej√©rcito sin un plan para cuidar del actual?".

Como corresponde a una trilogía precuela que comenzó con un conflicto sobre la fiscalidad de las rutas comerciales, The Bad Batch se sumerge en el meollo de la obligación de un gobierno con los que han servido. Chuchi propone incluso "un plan de pensiones" para los veteranos, asegurándoles: "Por difícil que sea aceptarlo, vuestro servicio militar llegará a su fin. Podéis elegir lo que serán vuestras vidas". Es un sentimiento muy oportuno que habla del destino de los soldados que acaban de regresar de controvertidos destinos en el extranjero.

The Bad Batch simpatiza con estos veteranos sin excusar la guerra. "Verdad y consecuencias" entiende que los soldados son chivos expiatorios convenientes para los gobernantes que persiguen estos conflictos. Cuando salen a la luz las imágenes de los crímenes de guerra del Imperio en el planeta Kamino, Palpatine culpa más a las tropas que "siguieron ciegamente las órdenes, infligiendo tal carnicería sin vacilar" que a los oficiales que dieron esas órdenes. Después de todo, George Bush y Tony Blair nunca se enfrentarán a cargos por crímenes de guerra.

Como tal, en sus mejores momentos, The Bad Batch es una extensión sorprendentemente madura e inteligente de la metáfora de la Guerra contra el Terror que inspiró Attack of the Clones y Revenge of the Sith. Se basa en esas ideas centrales de una forma que reconoce cuánto tiempo ha pasado y cómo ha cambiado la percepción. Es un compromiso inteligente no sólo con el legado de estas películas, sino con el legado de los acontecimientos que les dieron forma e influyeron en ellas.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

11 votos

Noticias relacionadas