Lupin III: El Primero: Un amoroso tributo a Miyazaki que no pierde su propia identidad.

Arsene Lupin III es un personaje tan cl√°sico como los dem√°s. Tan cl√°sico que es descendiente directo, tanto en la ficci√≥n como en la realidad, del famoso caballero ladr√≥n del mismo nombre de Maurice LeBlanc. Las frases "personaje cl√°sico" y "3D CG" a menudo llenan de temor al p√ļblico (ver: el primer trailer de la pel√≠cula Cats and the Sonic the Hedgehog de 2019), pero tienen un factor de miedo particular para los fans del anime (ver: el desastroso reinicio de Berserk ).

Tal y comoTakashi Yamazaki, director deLupin III: The First, dijo a CBR, la animaci√≥n dibujada a mano es algo que los fans de la animaci√≥n en Jap√≥n -y en otros lugares, en menor medida- no est√°n dispuestos a dejar pasar; sin embargo, la revoluci√≥n de los gr√°ficos 3D por ordenador est√° avanzando a todo vapor all√≠, desde el lucrativo remake de la primera pel√≠cula de Pokemon hasta el pr√≥ximo Earwig and the Witch de Studio Ghibli. Y, curiosamente, es el trabajo en 2D de cierto cofundador de Ghibli en una anterior haza√Īa de Lupin lo que m√°s inspir√≥ a Yamazaki.

Incluso antes de ahora, el hiperrealismo de la animación por ordenador ha logrado hacer su magia en personajes tan queridos como el Capitán Espacial Harlock y el reparto de Final Fantasy VIII . Transfijar es, afortunadamente, una palabra adecuada para describir la versión de Yamazaki sobre Lupin en Lupin III: El Primero. Estrenada por primera vez en Japón en 2019, la película ya está disponible para comprar, por fin, en el extranjero en formato digital y físico. Ambientada en la era de Showa, en la época de la creación del personaje por el autor Monkey Punch, la película es capaz de tirar inteligentemente de las raíces de la franquicia, tal vez con la esperanza de evitar cualquier temor anticipado sobre su cambio de imagen en el siglo XXI. Sin embargo, no tiene por qué preocuparse... Lupin se adhiere a su nuevo estilo de animación como un pato al agua.

El escenario del per√≠odo tambi√©n permite al ladr√≥n - al estilo de Indiana Jones- disfrutar de la gran tradici√≥n de frustrar extra√Īas tramas nazis para apoderarse del mundo, comenzando con el robo de un misterioso amuleto perteneciente al arque√≥logo Profesor Bresson de su familia en la Francia ocupada por los nazis. S√≥lo la nieta peque√Īa de Bresson sobrevive, terminando, sin saberlo, al cuidado del ladr√≥n - un cazador de tesoros llamado Lambert que espera usar la gema, junto con el diario perdido de Bresson, para desenterrar un gran tesoro para sus empleadores fascistas.

A√Īos m√°s tarde, la ni√Īa, Laeticia, se encuentra con Lupin cuando los dos intentan robar el diario al mismo tiempo - algo que el abuelo de Lupin intent√≥ y no logr√≥ hacer por s√≠ mismo. Lambert ordena a su pupilo adoptivo que le traiga tanto el diario como al legendario ladr√≥n, comenzando una aventura internacional de gato y rat√≥n de traici√≥n, acrobacias a√©reas y bases secretas con trampas explosivas. T√≠pico territorio de Lupin III , pero con apuestas muy infladas.

La reverencia de Yamazaki por El castillo de Cagliostro de Hayao Miyazaki, que cumpli√≥ 40 a√Īos en el a√Īo de estreno deEl Primero, est√° cosida en el tejido de la pel√≠cula, y deliberadamente con este hito en mente. Cagliostro, aunque no es el trabajo m√°s famoso de Miyazaki, fue enormemente influyente en animadores como John Lasseter de Pixar. Tambi√©n llev√≥ el personaje orientado a los adultos a una audiencia mucho m√°s amplia, suavizando las cualidades lascivas del ladr√≥n en una marca m√°s cl√°sica de caballerosidad, que funcion√≥ bien contra el tel√≥n de fondo medieval europeo de Miyazaki. El Lupin de Yamazaki es claramente el Lupin de Miyazaki: heroico, intr√©pido y descarado - pero nunca escandaloso, incluso cuando se pone el disfraz del mayor villano de la historia. Pero por mucho que la pel√≠cula se sienta como un tributo amoroso al estimado director, no existe a la sombra de Cagliostro; m√°s bien, es una gran pieza de compa√Ī√≠a.

El guión de Yamazaki también hace uno mejor que el de Cagliostro en el personaje de Laeticia. Mientras que la damisela en apuros de Miyazaki, Clarisse, no estaba completamente sin agencia, Yamazaki actualiza este plano para los tiempos actuales: Laeticia sigue siendo un peón en la trama de los villanos masculinos, pero sus objetivos están claramente definidos y su personalidad, bueno... En realidad tiene una.

Para algunos, la trama puede ser demasiado respetuosa con el mencionado personaje de Harrison Ford, pero eso no resta importancia al hecho de que Lupin III: The First es simplemente un placer de ver de principio a fin: el mundo tridimensional en el que el animador principal Tomishida Umeda sit√ļa a los personajes es un verdadero patio de recreo en el que el realismo s√≥lo sirve para cortar los lazos del p√ļblico con las leyes convencionales de la f√≠sica, permitiendo a Lupin y compa√Ī√≠a moverse tan fluida y entretenidamente como quieran. Todo esto se contrapone al reluciente uso del color por parte del director de fotograf√≠a Yosuke Sakai, que crea una rica profundidad de campo en cada toma. En cuanto a su amplio reparto, cada figura recurrente de la tradici√≥n de Lupin se le da su merecido, desde el Inspector Zenigata de cara roja hasta el estoico samurai Goemon Ishikawa.

Lo que Lupin III: El Primero prueba en √ļltima instancia es que cualquier reserva que los espectadores puedan o no tener sobre el 3D CG debe ser emitida caso por caso. Aunque no veamos a Lupin de nuevo en el medio, el director Yamazaki ciertamente hace un fuerte argumento de que podr√≠a tener un brillante futuro en √©l.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

2 votos

Noticias relacionadas