Ex amigos y ex empleados de Diddy se sinceran sobre supuestos abusos y violencia

Ex amigos y ex empleados de Diddy se sinceran sobre supuestos abusos y violencia

Artistas, antiguos amigos y ex empleados han compartido sus opiniones sobre las acusaciones de abuso contra Diddy, y muchos de ellos recuerdan sus propios relatos de violencia.

El magnate del rap -nombre real Sean Combs- ha estado en el centro de la pol√©mica en los √ļltimos meses tras m√ļltiples acusaciones de violencia y abusos sexuales.

Las denuncias contra Diddy llegaron a un punto crítico el pasado noviembre, cuando la cantante de R&B y ex pareja Cassie Ventura presentó una demanda contra el artista por abusos físicos y sexuales. Ambos llegaron a un acuerdo "satisfactorio para ambas partes" un día después de presentar la demanda.

Posteriormente, la CNN obtuvo y publicó un vídeo en el que se ve a Diddy supuestamente agrediendo a Cassie en un hotel. Las imágenes parecen coincidir con las acusaciones formuladas por Ventura en su demanda. Desde entonces, Diddy se ha disculpado por su "inexcusable" comportamiento en el vídeo.

Una semana despu√©s, se presentaron dos nuevas denuncias contra el peso pesado del rap. La primera de ellas afirmaba que Combs la drog√≥ y agredi√≥ sexualmente, mientras que la otra alegaba que Combs y el cantautor Aaron Hall se turnaron para violar a la demandante y a su amiga en 1990 o 1991, a√Īadiendo que Diddy se volvi√≥ violento d√≠as despu√©s. Diddy neg√≥ en Internet todas las acusaciones contra √©l, pero Hall no ha respondido a esas acusaciones en concreto.

Ambas se produjeron despu√©s de que el productor Rodney 'Lil Rod' Jones demandara a Combs y alegara que le agredi√≥ sexualmente, celebr√≥ fiestas en las que hab√≠a trabajadoras sexuales y chicas menores de edad, y le oblig√≥ a acostarse con prostitutas. Tambi√©n fue acusado de drogar y agredir a Crystal McKinney, una antigua modelo. McKinney le acus√≥ de agredirla en un evento de la Semana de la Moda Masculina en 2003, d√°ndole un porro "potente" y luego asalt√°ndola en un cuarto de ba√Īo. Diddy calific√≥ lo primero de "pura ficci√≥n", y no respondi√≥ para hacer comentarios sobre lo segundo.

La semana pasada, Diddy recibió otra demanda de una estudiante universitaria que le acusaba de drogarla y agredirla cuatro veces entre 1995 y principios de la década de 2000. Diddy no respondió a la solicitud de comentarios de NME.

Ahora, Rolling Stone ha compartido un extenso informe sobre las acusaciones, y se puso en contacto con m√°s de 300 personas que est√°n relacionadas con Combs para hablar de su tiempo alrededor del artista.

A lo largo de seis meses, el medio se puso en contacto con docenas de antiguos amigos, conocidos, empleados y artistas de Bad Boy de Combs, así como con personas del sector, para recabar sus comentarios. Alrededor de 50 compartieron sus experiencias, aunque muchos pidieron que lo hicieran extraoficialmente por miedo a represalias.

Joi Dickerson-Neal, que ha demandado a Combs por agresi√≥n sexual, declar√≥ a RS que su decisi√≥n de denunciar "no tiene que ver con el dinero". "Se trata de asegurarse de que el mundo vea que este hombre que se elev√≥ al nivel de un 'icono' est√° realmente enfermo y ha dejado tantas v√≠ctimas en [la estela de su] comportamiento repugnante impune durante a√Īos", dijeron a la salida.

Otros recordaron incidentes de "tocamientos no deseados y ataques de ira". Entre ellos, una fuente anónima que recordaba cómo se mantuvo "lo más lejos posible" después de que Combs le "acariciara" la espalda sin previo aviso y le preguntara si estaba dispuesta a conocer a uno de sus amigos, y una antigua alumna que afirmó que Combs "perdió los estribos" después de que ella se opusiera a que él cortara la cola de la cafetería.

Una tercera ex alumna cont√≥ al medio c√≥mo el futuro magnate supuestamente daba golpecitos en la ventana de una clase para que una novia se tirara. "Ella se pon√≠a tensa [cuando aparec√≠a Combs]", declar√≥ el estudiante, que se sentaba junto a la mujer en clase. "Ten√≠a un extra√Īo control. Sent√≠a que ten√≠a miedo".

Otro alumno afirmó que vio cómo el rapero se ponía violento con la mujer de la clase: "Intentaba defenderse un poco. Estaba llorando. Y le decíamos: 'Suéltala'. Gritábamos por ella", explicaron. La mujer protagonista de la supuesta agresión declinó hacer comentarios.

Más adelante en el reportaje de RS, Dan Charnas, autor de The Big Payback: The History of the Business of Hip-Hop fue citado diciendo que Diddy "tenía la habilidad de convencer a la gente de que cualquier cosa que estuviera haciendo o dondequiera que estuviera, esa era la mierda caliente".

Una fuente anónima que solía trabajar con Bad Boy también afirmó que el magnate del rap era "muy volátil". "Siempre estaba a punto de estallar y dar miedo. La gente hacía lo que él decía para estar en su gracia... y Puffy explotaba los deseos de la gente de estar en esos ambientes", afirmaron.

En otra parte del art√≠culo, una dise√Īadora gr√°fica freelance que trabaja con el equipo de marketing de Bad Boy, bajo el seud√≥nimo de "Anna", recuerda su experiencia. "Durante muchos a√Īos me sent√≠ bastante intranquila al respecto. Cuando la gente me pregunta por mis d√≠as en Bad Boy, todo queda eclipsado por su mierda", dijo, a√Īadiendo que Combs la trataba como si existiera para "acomodarse a sus caprichos."

Otros recuerdos incluyen una fuente de la industria que aleg√≥ que una vez abandonaron una fiesta en casa de Combs porque se sent√≠an muy inc√≥modos vi√©ndole gritar a Ventura durante toda la noche. "Se le notaba en los ojos que ten√≠a miedo", dijeron. "Me dec√≠a: '¬ŅEsto es normal? ¬ŅEstoy alucinando? ¬ŅPor qu√© nadie dice nada? ¬ŅTanto miedo le tienen?"

Del mismo modo, Mark Curry, que estuvo afiliado a Bad Boy de 1997 a 2006, dijo a RS que "notó que [Diddy] mataba el ánimo de mucha gente".

Al recordar c√≥mo era trabajar con Combs en Bad Boy A&R, un antiguo empleado an√≥nimo dijo: "Me enteraba de que [a las artistas] les ped√≠an que hicieran cosas con algunos de los otros ejecutivos masculinos. En plan: 'Podemos hacer o deshacer tu carrera, ¬Ņqu√© vas a hacer al respecto?'... Si quieres tu trabajo, no vas all√≠ a quejarte".

"Es alguien a quien no quieres convertir en enemigo", dice un antiguo empleado citado en el artículo. "Cuando alguien le lleva la contraria, se le condena al ostracismo".

Como parte de la investigación, Rolling Stone envió a Combs una lista detallada de preguntas sobre las nuevas acusaciones. Combs no respondió específicamente a ninguna de ellas.

Su abogado compartió una respuesta a la salida, leyendo: "El Sr. Combs no puede hacer comentarios sobre litigios resueltos, no hará comentarios sobre litigios pendientes, y no puede hacer frente a todas las acusaciones recogidas por la prensa de cualquier fuente, no importa cuán poco fiable.

"Somos conscientes de que las autoridades competentes están llevando a cabo una investigación exhaustiva y, por tanto, confiamos en que cualquier cuestión importante se aborde en el foro adecuado, donde las normas distinguen los hechos de la ficción".

Esta es una historia en desarrollo.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

2 votos

Noticias relacionadas