El arte de vomitar en la basura de la muerte - Hands-On

El arte de vomitar en la basura de la muerte - Hands-On

¬ŅHas deseado alguna vez poder vomitar a demanda? ¬ŅHas querido recoger tu v√≥mito, meterlo en tu mochila y utilizarlo despu√©s para alimentar maquinaria envejecida? ¬ŅHas pensado que tu v√≥mito podr√≠a estar relacionado con los horrores c√≥smicos que anidan en tu interior? √Čstas son algunas de las muchas preguntas que plantea Death Trash, el juego de acci√≥n isom√©trico de arte de p√≠xeles del desarrollador Crafting Legends, disponible a trav√©s de una demo de 2-3 horas en el Steam Summer Next Fest.

ADeath Trash no le importa si crees que vomitar es algo juvenil. Lo verás y lo harás mucho. Se asigna a un botón específico y a un temporizador de enfriamiento de la misma manera que un juego menor asignaría un ataque de área de efecto u otra habilidad especial. En los primeros minutos de la demo ya llevaba, por decisión propia, siete vómitos en mi inventario. A veces, los NPCs se paraban y vomitaban. Al cabo de una hora conocí a una pareja cuyas vidas parecían girar en torno a que uno de ellos vomitara; durante un rato estuvimos uno al lado del otro, turnándonos alegremente para vomitar.

Por supuesto, Death Trash tiene muchas cosas a su favor, adem√°s de los v√≥mitos a la carta. El combate es una mezcla satisfactoria de combate cuerpo a cuerpo en tiempo real, a distancia, habilidades cibern√©ticas y un ligero sigilo que se sit√ļa en alg√ļn lugar entre el Syndicate original y otros juegos como Hyper Light Drifter. La subida de nivel es un juego de rol tradicional. Los puntos de experiencia se invierten en unos pocos atributos y habilidades clave, como Fuerza y Ganz√ļa, pero con consecuencias inmediatamente obvias para la jugabilidad y con algunas sorpresas escondidas en Arte, una mezcla de "creatividad y sensaci√≥n de oportunidades especiales". Existe una mec√°nica de fabricaci√≥n para obtener munici√≥n y objetos adicionales, pero es un toque ligero y est√° integrada en un inventario f√°cilmente manejable. Los di√°logos suelen ser s√≥lo unas pocas l√≠neas √°giles y agudas, entrelazadas con palabrotas y un humor poco convencional, que contextualizan un n√ļmero de misiones agradablemente frugal (al menos en la demo).

De hecho, si hay algo que recomendar de Death Trash, adem√°s de los v√≥mitos, es el ritmo. No hay los largos cuadros de texto habituales en los juegos de rol, ni los largos recorridos por las mazmorras, ni los 30 minutos de gesti√≥n del inventario. Ning√ļn elemento del juego se queda colgado demasiado tiempo antes de volver a otro. Como resultado, complet√© la demo de una sola vez sin darme cuenta y me decepcion√≥ que una figura gigante desnuda con ojos sangrantes sumergida en un lago de sangre fuera el final.

La figura desnuda no es una excepci√≥n. La est√©tica es una paleta l√ļgubre de negros, marrones y grises, cubierta generosamente con la sangre de tent√°culos carnosos y cad√°veres sangrantes. Hay m√°s de un toque de los antiguos t√≠tulos isom√©tricos de Fallout, desde los h√ļmedos b√ļnkeres grises hasta el nihilismo ir√≥nico de sus PNJ. Pero tambi√©n est√° la desesperaci√≥n c√≥smica del horror lovecraftiano y la repulsi√≥n y el horror corporal que se ve en algo como No tengo boca y debo gritar.

As√≠ que quiz√°s sea apropiado que el v√≥mito no est√© aqu√≠ s√≥lo para re√≠rse, sino que desempe√Īe un papel en la narrativa m√°s amplia. Lo hace de forma mec√°nica, como cuando meto un poco de v√≥mito dentro de un ciborg para encenderlo, le arranco la cabeza y me la llevo para hacerme amigo de un kraken sensible, que a cambio me concede el poder de comunicarme telep√°ticamente con un grupo de gore que hace avanzar la historia. Y desempe√Īa un papel tem√°tico, como cuando se sugiere que puedes tener un par√°sito carnoso viviendo dentro de ti, que podr√≠a ser el responsable de tus poderes de vomitar.

El arte de vomitar en la basura de la muerte - Hands-On

Una parte de m√≠ est√° impresionada de que Crafting Legends haya encontrado una forma de justificar una mec√°nica absurda. Pero entonces recuerdo que Fallout 2 ten√≠a una misi√≥n que te permit√≠a palear excrementos de brahm√°n (vaca mutada de dos cabezas), que acababa concediendo la cualidad de Expedidor experto en excrementos y algunos puntos de experiencia, pero que luego no serv√≠a para nada m√°s. Era tan brillante y est√ļpidamente in√ļtil que, m√°s de 20 a√Īos despu√©s, sigue siendo una de las misiones secundarias de los juegos de rol que m√°s recuerdo.

Y otra parte de mí piensa que los vómitos no necesitan una justificación narrativa. Death Trash se perfila como un juego lo suficientemente bueno como para que pueda salirse con la suya el hecho de vomitar sólo por vomitar, sin que sirva para nada más que la alegría intrínseca de poder vomitar con sólo pulsar un botón. Al fin y al cabo, Chéjov podría haber dicho que "nunca hay que colocar un rifle cargado en el escenario si no va a dispararse", pero no dijo nada sobre el vómito.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

18 votos

Noticias relacionadas