Halloween, El Exorcista y el auge del Requel

Halloween, El Exorcista y el auge del Requel

De vez en cuando, una tendencia particular de Hollywood se vuelve tan pronunciada y prevalente que exige un nuevo término.

Por escoger un ejemplo obvio, la palabra "precuela" puede remontarse al menos a 1958, cuando Anthony Boucher utilizó el término en un artículo de The Magazine of Fantasy & Science Fiction para describir una de las historias de James Blish. Sin embargo, el término era todavía lo suficientemente novedoso en 1984 como para que el crítico de cine del New York Times, Vincent Canby, se debatiera sobre la mejor manera de describir la relación cronológica de Indiana Jones y el templomaldito con En busca del arca perdida. Se decidió por "precuela".

Hoy en día, sobre todo a raíz de la segunda trilogía de La Guerra de las Galaxias de George Lucas, es inimaginable que un crítico de cine en activo no tenga a mano la palabra "precuela" para describir una entrega de la franquicia situada antes de los acontecimientos de una entrada anterior de la serie. Hay otros términos similares que han entrado en el léxico cultural para reflejar la creciente complejidad de las franquicias de Hollywood, palabras como "reboot" o "legacyquel" que reflejan un enfoque particular del material de origen.

Parece que otra tendencia se ha vuelto lo suficientemente com√ļn como para justificar la aplicaci√≥n de un nuevo t√©rmino. Se trata de la "secuela reiniciada", una entrega de una franquicia que combina los mejores aspectos tanto del "reinicio" como de la "secuela", borrando m√ļltiples entregas posteriores de una franquicia para empezar de nuevo como secuela directa de una entrega anterior y popular. Desde el punto de vista del estudio, es lo mejor de ambos mundos. Conserva la accesibilidad y la libertad de un reinicio, pero con la lealtad a la marca de una secuela.

Halloween, El Exorcista y el auge del Requel

"Secuela reiniciada" es un término poco apropiado. Por conveniencia, y para mantener la convención de nombres de secuelas, podría ser más fácil llamarlas recuelas, ya que son esencialmente secuelas rehechas (o revisadas). El término "requel" parece encajar bien. (El término se sugirió brevemente en 2015 para aplicarlo a un fenómeno ligeramente diferente, pero nunca se puso de moda). Si el plan es reiniciar las secuelas de una franquicia hasta llegar a la película original, entonces ese proceso podría describirse como "un requel total ".(No me arrepiento de nada.)

Quizá lo más fácil sea ilustrar la tendencia con algunos ejemplos. En febrero de 2015, se anunció que el director Neil Blomkamp dirigiría una nueva película de Alien, pero que serviría como secuela directa de Aliens, de James Cameron, al tiempo que borraría de la continuidad Alien 3, de David Fincher, y Alien: Resurrección, de Jean-Pierre Jeunet. Como explicó el actor Michael Biehn, "la idea básica es actuar como si Alien 3 y 4 nunca hubieran existido".

Blomkamp había planeado traer de vuelta a los personajes de Hicks (Biehn) y Newt (Carrie Henn), populares personajes de Aliens que habían sido eliminados de la pantalla antes de que Alien 3 comenzara. (Hay cierta ironía en el hecho de que borrar Alien 3 de la continuidad sería la validación definitiva de la visión nihilista del mundo de la infravalorada tercera película). Sin embargo, el plan de Blomkamp de reiniciar la franquicia de Alien unas tres décadas más tarde nunca pasó de la fase inicial.

Este enfoque de la gestión de la franquicia era demasiado obviamente atractivo como para quedarse en una posibilidad abstracta. En octubre de 2018, Blumhouse estrenó Halloween, de David Gordon Green. Como su nombre indica, la película forma parte de la franquicia más amplia de Halloween que se remonta a la original de 1978 de John Carpenter. No fue la primera secuela de la franquicia, sirviendo en realidad como la décima película de la serie (excluyendo Halloween III: Season of the Witch). Tampoco fue el primer reinicio, ya que siguió directamente a los dos (polémicos) reinicios de Rob Zombie.

Halloween, El Exorcista y el auge del Requel

El Halloween de Green se presenta como la primera y √ļnica secuela del Halloween de John Carpenter. El guionista Danny McBride declar√≥ que el equipo creativo "ignoraba todas las pel√≠culas posteriores a la primera". Esto permiti√≥ que la pel√≠cula revisara varios elementos controvertidos de las posteriores secuelas de Halloween y volviera "a lo b√°sico" en la jerga cl√°sica de Hollywood. Esto permiti√≥ a la pel√≠cula aprovechar toda la buena voluntad hacia el original, sin el bagaje de las secuelas.

Laurie Strode ya no muri√≥ en Halloween Resurrecci√≥n, por lo que Jamie Lee Curtis podr√≠a volver como protagonista en el Halloween de Green. Curtis y Strode son casi tan ic√≥nicas como Michael Myers y su inquietante m√°scara blanca. La propia Curtis es de la realeza de Hollywood. La actriz ha descrito a Strode como "la chica final original", y aunque puede que no sea t√©cnicamente exacto, es ciertamente justo en t√©rminos de percepci√≥n p√ļblica. Strode sigue siendo considerada "el paradigma" del tropo y "la mejor chica final que ha habido".

El Halloween de Green racionaliz√≥ la mitolog√≠a, y el gui√≥n incluso llam√≥ la atenci√≥n sobre algunas de las revisiones m√°s destacadas. En un momento dado, Vicky (Virginia Gardner) pregunta a la nieta de Laurie, Allyson (Andi Matichak): "¬ŅNo fue su hermano quien, a sangre fr√≠a, asesin√≥ a todos esos adolescentes?". Es una alusi√≥n a la revelaci√≥n de que Laurie y Michael eran hermanos en Halloween II. Allyson desestima la sugerencia como "un poco que algunas personas inventaron para sentirse mejor".

El enfoque funcionó. Halloween, de Green, fue el segundo fin de semana de apertura más alto de octubre y el más alto de Blumhouse. Ganó 255 millones de dólares con un presupuesto de 10 millones. Obtuvo las segundas mejores críticas de la franquicia, sólo por detrás de la original. Blumhouse encargó inmediatamente dos secuelas, Halloween Kills y Halloween Ends, la primera de las cuales se estrenará este octubre. Este tipo de éxito era demasiado para que Hollywood lo ignorara.

Halloween, El Exorcista y el auge del Requel

El pasado mes de agosto se informó de que Morgan's Creek estaba trabajando en un reboot del clásico de terror El Exorcista. En diciembre, se anunció que Blumhouse formaba parte de la ecuación y que había contratado a Green para dirigir una secuela de El exorcista. La semana pasada se confirmó que las partes se repartirían la diferencia. Universal pagaría 400 millones de dólares por una trilogía de secuelas de la película original con el regreso de la estrella Ellen Burstyn. Se trata de una inversión importante, comparable a los acuerdos sobre las secuelas de Avatar.

El modelo obvio aquí fue la colaboración de Green con Blumhouse en la reciente réplica de Halloween. Cabe destacar que Burstyn no apareció en ninguna de las diversas secuelas y spin-offs de la película original del Exorcista. El productor Jason Blum confirmó a Den of Geek que el proyecto "va a ser como la secuela de Halloween de David". Green fue un poco más tímido, reconociendo que su proyecto sería una secuela directa de la película original, pero también que las otras secuelas entrarían dentro de una "mitología aceptable."

Hay otros ejemplos. Terminator 3: Rise of the Machines, Terminator: Salvation, Terminator: Genisys y Terminator: Dark Fate componen cuatro intentos distintos de hacer una secuela directa de Terminator 2: Judgment Day. Al parecer, RoboCop Returns ser√° una secuela directa de la original. David Blue Garc√≠a y Fede √Ālvarez est√°n trabajando en una pel√≠cula de La matanza de Texas que ser√° una continuaci√≥n directa de la original de Tobe Hooper, borrando las secuelas y los reinicios.

El auge del requel es una evolución un tanto frustrada, aunque parezca la síntesis lógica de tendencias más amplias dentro de la industria del entretenimiento. En particular, el énfasis que pone el requel en la santidad de la película original, y el cuidado que pone en desplazar o suplantar a las secuelas anteriores en la continuidad, demuestra hasta qué punto el "canon" y los retos que lo rodean se han convertido en una fuerza rectora en cuanto al trabajo con la propiedad intelectual establecida.

Halloween, El Exorcista y el auge del Requel

También demuestra hasta qué punto la obsesión de Hollywood por la propiedad intelectual establecida se ha convertido en un frenesí de alimentación caníbal. Hollywood se ha vuelto tan hambriento de material establecido que los estudios necesitan dar segundos, terceros y cuartos mordiscos a la misma manzana. Al final, Hollywood se quedará sin franquicias viables que reinventar. El requel ofrece una solución obvia a este problema potencial. Tiburón parece un candidato obvio para este tratamiento.

Las pel√≠culas originales de Halloween y El Exorcista tienen un verdadero cach√© cultural, pero Hollywood fracas√≥ en sus primeros intentos de crear una franquicia, as√≠ que ¬Ņpor qu√© no pedir una disculpa y volver a empezar? Esta puesta a cero del reloj permite a los estudios complacer a la nostalgia sin complicarse con las decisiones tomadas en los a√Īos transcurridos. Es preocupante a varios niveles, sobre todo porque impide que estas franquicias tengan que crecer y evolucionar, permitiendo que se queden atascadas repitiendo los mismos ritmos una y otra vez.

M√°s a√ļn, este enfoque favorece las interpretaciones est√©ticamente conservadoras de las franquicias cl√°sicas. Las secuelas del Exorcista son un grupo heterog√©neo, por decirlo de forma muy caritativa. Sin embargo, hay algunas cosas realmente buenas, sobre todo El exorcista III, de William Peter Blatty, recientemente restaurada como Legi√≥n. Es una pel√≠cula provocadora, y no deber√≠a ser borrada porque su est√©tica no se ajuste al recuerdo popular del Exorcista original.

En un panorama cultural en el que la continuidad de estas franquicias de entretenimiento se comisaría como si fueran textos sagrados, determinar lo que "cuenta" y lo que no es a menudo una declaración de poder. Como tal, estos juicios sobre qué películas son importantes son declaraciones que priorizan un pasado idealizado frente a un presente complicado. Aunque sólo sea por eso, esta tendencia a los requiebros demuestra que es más fácil mirar hacia atrás que hacia delante.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

6 votos

Noticias relacionadas