Pokémon: 10 maneras en que Ash arruinó su simpatía

Para muchos, el protagonista de Pokémon, Ash Ketchum, es tan emblemático como los protagonistas del anime. El joven y valiente entrenador Pokémon y su fiel Pikachu han recorrido el mundo, han hecho muchos amigos y rivales, y han ganado montones de batallas en la interminable búsqueda de Ash para convertirse en Maestro Pokémon.

Con una serie tan larga como Pokémon , sus personajes están obligados a tener algunos altibajos en términos de caracterización y atractivo para los fans, y Ash está definitivamente en esa categoría. Ya sea por los errores que ha cometido a lo largo de sus viajes o simplemente por defectos de carácter, Ash ha arruinado su simpatía con al menos algunos espectadores por una u otra razón.

10 Sigue dejando pasar las oportunidades de capturar nuevos Pokémon

El lema de la franquicia Pokémon siempre ha sido "Hay que atraparlos a todos", así que uno pensaría que Ash, que quiere ser "el mejor", intentaría atrapar tantos Pokémon como fuera posible, al menos para formar el mejor equipo que pudiera. Pero ese no es realmente el caso de Ash.

Aunque a veces Ash intenta capturar nuevos Pokémon, hay muchas ocasiones en las que deja pasar la oportunidad de hacerlo. Acaba arreglándoselas con lo que atrapa, pero esto puede frustrar a los fans que ven la decisión de Ash de no atrapar ciertos Pokémon como oportunidades perdidas para hacer un grupo más fuerte.

9 Hace tiempo que ha sobrepasado su tiempo de vida

Pokémon y su anime llevan ya más de dos décadas y algunos pensarían que el anime intentaría centrarse en un nuevo entrenador después de todo este tiempo, pero Ash ha seguido siendo el personaje central del anime. Por un lado, seguir a Ash hace que su viaje sea aún más sorprendente, y por otro lado, lo hace ridículamente largo.

Con todos esos episodios y temporadas centrados en su búsqueda, algunos podrían decir que la historia de Ash se ha vuelto un poco exagerada y cansada, y con cada nueva temporada, puede ser difícil enganchar a nuevos espectadores a la historia de Ash o incluso mantener a los antiguos interesados.

8 Las veces que se ha vuelto demasiado confiado

A lo largo de las numerosas temporadas de Pokémon , ha habido múltiples momentos en los que Ash se ha vuelto demasiado confiado tras un logro o dos. Esto era especialmente grave en las primeras dos temporadas, en las que el ego de Ash se hinchaba incluso después de los logros más pequeños, y su actitud podía resultar insufrible en esos momentos.

El principal problema es que cada vez que esto ha sucedido, Ash ha tenido que aprender la misma lección de humildad una y otra vez (normalmente después de perder una batalla o algún otro medio), lo que puede ser repetitivo después de un tiempo, especialmente en las últimas temporadas, cuando no debería tener que aprender esto de nuevo.

7 Ha ganado muchas batallas por suerte o por pena

Ash no tiene el peor ratio de victorias y derrotas en las batallas, pero tampoco es el mejor por un par de razones. Ha habido bastantes ocasiones en las que Ash ha ganado una batalla por pura suerte tonta y a veces incluso por lástima, siendo sus insignias "ganadas" en Kanto un ejemplo claro.

Teniendo esto en cuenta, hace que la habilidad de Ash como entrenador sea cuestionable cuando esos momentos hacen que parezca menos que ha ganado por su propia fuerza y más por una casualidad de última hora o simplemente porque a ese entrenador o líder de gimnasio le apetece darle la victoria.

6 Sus muchos problemas con la evolución

La evolución de los Pokémon es un proceso natural que puede cambiar a un Pokémon a nuevas formas y desbloquear su potencial oculto. Ash no es ajeno al concepto, ya que ha hecho evolucionar a bastantes de sus Pokémon a lo largo de los años, pero ha tenido algunos problemas con él.

Para ser justos, Ash ciertamente no intenta forzar la evolución de sus Pokémon si estos no lo desean (Pikachu o Bulbasaur, por ejemplo), pero hay veces en las que ni siquiera lo intenta, evitando que muchos de sus Pokémon ganen fuerza sin explotar (como su Gible o Corphish). El problema de evolución más notable fue cuando el Charmander de Ash dejó de escucharle tras convertirse en Charmeleon y posteriormente en Charizard, viendo a Ash como débil.

5 Tardó mucho en ganar una liga Pokémon

Ash lo ha pasado mal como aspirante a casi todas las Ligas Pokémon en las que ha participado. Participando en siete ligas diferentes, Ash solo ha ganado una de ellas (la Liga Alolan), y apenas ha pasado de los ocho primeros puestos en algunas de ellas. Su primera liga fue probablemente la peor, ya que perdió debido a su inexperiencia y a la escasa preparación de Charizard.

A partir de ahí, Ash mejoró, pero siguió perdiendo una y otra vez. Hubo un largo periodo de tiempo en el que los espectadores asumieron que Ash nunca ganaría una liga y que el anime simplemente inventaría nuevas formas de hacer perder a Ash. Al final ganó, pero tardó mucho en conseguirlo.

4 Las numerosas ocasiones en las que se mostró increíblemente despistado

Ash es uno de los entrenadores más enérgicos y animados, pero definitivamente no es el más inteligente. Desde el primer día, quedó claro que el cerebro no era el fuerte de Ash, que se dejaba engañar fácilmente, que no miraba antes de saltar o que simplemente se hacía el despistado. Lamentablemente, eso es algo que no ha cambiado con el tiempo.

En todo caso, con el paso de los años, Ash se ha vuelto más despistado y crédulo, ya que sigue cayendo en las artimañas y disfraces del Equipo Rocket a pesar de que ya debería saberlo. Independientemente de la forma que adopte, el lado tonto de Ash ha molestado a algunos fans.

3 Sigue dejando atrás a sus Pokémon

En cada nueva región que Ash visita en su viaje, tiende a utilizar los Pokémon de esa región específica como grupo principal. Por supuesto, como los entrenadores solo pueden llevar seis Pokémon a la vez, esto le obliga a dejar atrás a muchos de los más experimentados. Esto no es intrínsecamente malo, ya que también está entrenando a los nuevos miembros de su equipo, pero a menudo parece que Ash se olvida por completo de que puede llamar a los Pokémon más fuertes siempre que lo necesite.

Incluso hay algunos casos en los que Ash deja atrás a un Pokémon, prometiendo volver a por él algún día, pero nunca lo hace (como su Primeape y su Pidgeot), lo que hace que Ash parezca haber abandonado a esos Pokémon por completo.

2 Hacer continuamente malas llamadas durante las batallas Pokémon

Ash es un entrenador que piensa con su instinto más que con su cabeza, aunque eso le ha traído problemas más de una vez. Ash ha tomado algunas decisiones bastante malas en lo que respecta a las batallas Pokémon, ya sea una mala estrategia, olvidarse de los emparejamientos de tipo o ir sin ningún plan.

Afortunadamente, Ash ha mejorado con el tiempo, pero incluso los entrenadores experimentados siguen cometiendo errores y Ash no es una excepción. Lo peor de todo esto es que sus Pokémon son los que más sufren sus malas decisiones en la batalla, ya que se llevan todos los golpes.

1 Sigue teniendo que aprender las mismas lecciones una y otra vez

Ash ha tenido un cierto desarrollo de su carácter durante las dos décadas que lleva el anime, y está claro que ya no es el mismo entrenador que era cuando empezó. Dicho esto, una de las cosas que más ha molestado a los espectadores del anime es que su personaje parece estar atascado en el limbo, retrocediendo y luego desarrollándose, lo que le obliga a aprender la misma lección del día una y otra vez.

Debido a que Ash parece seguir olvidando ciertas cosas que ya ha aprendido, continuamente tiene que volver a aprender esas cosas después de seguir cometiendo los mismos errores, haciendo que su historia se sienta repetitiva y cansada de seguir viendo.

Categorías:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

19 votos

Noticias relacionadas