God Of War: 10 maneras en que Kratos maduró después del tercer juego

Cuando los fans conocieron a Kratos por primera vez en Grecia, era un loco obsesionado por vengarse de los dioses que le habían utilizado y desechado. Su venganza no podía ser completa hasta que cada uno de ellos estuviera muerto en sus manos.

Pero ese era el antiguo Kratos de los primeros juegos de la franquicia God of War. El juego más reciente lo encontró en Escandinavia, donde su mujer había fallecido recientemente y él se había quedado criando a un hijo pequeño llamado Atreus. Esta versión de Kratos no era el monstruo sediento de sangre que los fans conocían y amaban de los primeros juegos, aunque eso no lo hacía menos temible como guerrero.

10 Parecía mucho más viejo

El tiempo transcurrido entre los acontecimientos de God of War III y God of War (2018) nunca se ha precisado con claridad. Lo que es evidente es que ha pasado mucho tiempo, y algunos fans estiman que han pasado hasta 1500 años.

Incluso un semidiós casi inmortal como Kratos empezará a mostrar su avanzada edad una vez que haya pasado ese largo periodo. Ha engordado un poco, tiene unas cuantas arrugas de más y definitivamente tiene un aire más demacrado.

9 Le creció una barba asquerosa/épica

El cambio más obvio en la apariencia de Kratos fue el hecho de que le creció una gran barba. Durante su estancia en Grecia, Kratos iba casi siempre bien afeitado, salvo por su amenazante perilla.

Pero para cuando los fans se pusieron al día con él en el cuarto juego principal, había hecho muchos cambios en su estilo personal. El más notable era la barba, que resultaba épica o desagradable según las preferencias estéticas personales de cada uno.

8 Se alejó de Grecia

Los fans de la franquicia God of War se habían acostumbrado a rebanar y cortar su camino a través de la Antigua Grecia. Cuando el tercer juego principal salió en 2010, Kratos había eliminado no solo el panteón griego, sino también a cualquier persona remotamente asociada a él.

En algún momento entre los juegos, Kratos dejó atrás Grecia y acabó en Escandinavia. Nunca se ha analizado a fondo lo que le ocurrió entre medias, pero lo cierto es que intentaba dejar atrás su antigua vida. Dicho esto, ya no había nadie a quien matar en esa antigua vida, así que seguir adelante era su única opción.

7 Dejó atrás el pasado

Kratos nació como guerrero espartano, y encontró la fama al servicio de Ares. Tras matar accidentalmente a su mujer y a su hija, se volvió aún más fiero en el combate, renunciando finalmente a Ares y masacrando a todos los olímpicos y titanes.

Pero Kratos no viajó a la antigua Noruega para continuar con sus costumbres asesinas. Encontró el amor con alguien nuevo y tuvo un hijo con ella. Todo lo que Kratos buscaba en Escandinavia era una nueva vida tranquila y no completamente cubierta de sangre.

6 Se arriesgó de nuevo en el amor

El núcleo de la génesis de Kratos, que pasó de ser un soldado y un general a cometer un deicidio masivo, fue la muerte de su familia por sus propias manos. Esto no fue planeado, sino que su esposa Lysandra y su hija Calliope quedaron atrapadas en el fuego cruzado metafórico.

Pero en Noruega conoció a Laufey, a la que llamaban más a menudo Faye y que era secretamente un gigante. Fue su amor lo que ayudó a curar a Kratos, y su muerte lo que le hizo emprender otra aventura junto a su joven hijo Atreus.

5 Se convirtió en un padre obediente, otra vez

Sin duda, Kratos amaba a su primera hija, Calíope, con todo su corazón. Ares manipuló el dolor de esa pérdida para convertir a Kratos en un guerrero aún más formidable. Peor aún, Ares ayudó a crear la situación que puso a Kratos en la posición de matar a su familia.

Convertirse en padre una vez más lo fue todo para Kratos. Se esforzó por criar a Atreus como un guerrero autosuficiente que acabó estando al lado de su padre cuando se enfrentaron a las amenazas y los obstáculos que el panteón nórdico podía ofrecer.

4 Dejó la venganza en Grecia

En las primeras escenas del juego God of War de 2018, los fans pudieron ver un poco de la nueva vida de Kratos. Había sentado la cabeza, se había casado de nuevo y había tenido otro hijo. Era una versión muy diferente del furioso espartano con el que los fans habían vivido muchas aventuras brutales.

Uno de los mayores cambios fue que había dejado su deseo de venganza en Grecia. Eso tenía sentido, ya que su odio era hacia el panteón griego, y ya los había masacrado a todos. En el momento en que comenzó el juego más reciente, no tenía ningún problema con ninguno de los dioses nórdicos, aunque rápidamente cambiaron eso.

3 Ya no buscaba sangre

Hubo un momento en los antiguos juegos ambientados en Grecia en el que parecía que Kratos mataba por matar. Kratos asesinó a más de un dios, titán y otros seres variados que probablemente no merecían su destino.

Pero este Kratos más maduro ya no parecía estar invadido por una sed de sangre tan poderosa que no podía reprimirla. Ya sea por la influencia de Faye o por algo más, Kratos ya no se deleitaba con la muerte como antes.

2 Tenía miedo de matar

Cuando Faye falleció, dejó a Kratos con la misión de esparcir sus cenizas en el punto más alto de los Nueve Reinos. Y con la ayuda de Atreus, Kratos pudo hacerlo. Pero el panteón nórdico no podía dejar pasar esto por alguna razón.

Lanzaron un obstáculo tras otro frente a Kratos y Atreus. Mientras mataban a cualquiera que se interpusiera en su camino, Kratos no parecía disfrutar tanto como antes. Tenía que matar a seres como Baldur porque le obligaban a ello, no porque quisiera.

1. Era realmente simpático

Kratos es sin duda uno de los protagonistas de videojuegos más populares de todos los tiempos. Mientras que sus problemas con su padre eran en cierto modo comprensibles en Grecia, la irreal racha de asesinatos que cometió no lo era.

En el juego más reciente, Kratos era un padre soltero que sólo intentaba hacer lo correcto por su hijo y su difunta esposa. Eso es mucho más comprensible, teniendo en cuenta que sigue causando mucha muerte y destrucción por el camino.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

8 votos

Noticias relacionadas