An√°lisis de Persona 5 Strikers

An√°lisis de Persona 5 Strikers

Strikers tiene todo el estilo y la confianza de Persona 5, con colores llamativos y animaciones de personajes brillantes que dan a cada escena la vivacidad de un panel de manga, hasta los men√ļs. Una banda sonora suave y llena de jazz establece una energ√≠a psicod√©lica de pel√≠cula de esp√≠as de los 70, aunque se trate de adolescentes que se enfrentan a criminales por todo Jap√≥n. Incluso hay una historia de 30 horas con la mayor√≠a del reparto y los actores de voz que regresan. Camina y habla casi exactamente igual que Persona 5, un juego que a√ļn no est√° en PC.

Pero Strikers no es Persona 5, y la comparación no le favorece. Sus elementos sociales y de combate no son tan completos ni sus personajes están tan profundamente considerados como los de Persona 5, así que cualquier expectativa de paridad llevará a la decepción. Strikers es una novela visual salvaje, pero hinchada, sin apenas espacio para la expresión o la elección, y con algunos de los mejores combates por turnos que existen cambiados por el repetitivo combate de un juego de acción. Strikers dará a los amantes de Persona 5 un doloroso latigazo.

Falsos amigos

En Persona 5 Strikers vuelves a ser el mismo estudiante de instituto sin nombre y te re√ļnes con los Ladrones Fantasma, tu grupo de amigos que se enfrent√≥ a las amenazas ps√≠quicas invisibles que plagan el Metaverso en Persona 5. Parece complejo, pero la serie Persona no hace m√°s que revestir los problemas sociales y culturales con ropajes de fantas√≠a surrealista. La gente lucha entre s√≠ con manifestaciones f√≠sicas de su psique, lo que b√°sicamente lo convierte en un juego de Pokemon surrealista. Te elijo a ti, extra√Īo monstruo de las alcantarillas con forma de pene, tambi√©n ¬Ņpor qu√© lloras? Y as√≠ sucesivamente.

An√°lisis de Persona 5 Strikers

Los malos han pasado de los adultos codiciosos al efecto más intangible de las redes sociales en los jóvenes, con villanos que construyen enormes mazmorras a partir del ego, desde parques de atracciones de pesadilla infundidos por Hot Topic hasta ridículos castillos de fantasía arrancados de las páginas de la artificiosa literatura juvenil. Estas escenas, divididas entre un viaje por carretera por el mundo real a través de Japón, hacen que Strikers parezca la historia secundaria ideal, un episodio especial de reunión de verano. Y la historia está bien, pero le falta el ingrediente especial de Persona 5.

En Persona 5, la simulaci√≥n social era el coraz√≥n del juego. Ir a la escuela, planear con qui√©n me juntar√© despu√©s, prestar atenci√≥n a lo que les gusta a mis amigos y a sus problemas para que, cuando llegue el momento, sepa lo que hay que decir... mi horario, contra el tictac del reloj, creaba la tensi√≥n y me obligaba a tomar decisiones interesantes. ¬ŅSalgo hoy con Ryuji o estudio para mis ex√°menes? Con unos d√≠as limitados entre los enormes plazos de entrega que alteran la historia, mis elecciones determinaron con qui√©n hice amistades duraderas y a qui√©n dej√© como conocidos casuales.

En Strikers, el ritmo diario no existe. No hay v√≠nculos sociales que atender cuidadosamente. S√≥lo me regalan ocasionalmente puntos de mejora despu√©s de ciertas escenas, la mayor√≠a de los cuales se convierten en potenciadores para el anodino combate. Las elecciones de di√°logo rara vez son importantes, y si lo son, no hay ning√ļn comentario que lo diga. Pasar el tiempo en Strikers se vuelve mon√≥tono r√°pidamente, con interminables di√°logos y cambios de escena carentes de interacci√≥n. Se basa en la esperanza de que te guste Persona 5 y tengas una paciencia infinita. Aparte de unos cuantos golpes de car√°cter flojos, Strikers tiene pocas razones para aguantar 30 horas.

An√°lisis de Persona 5 Strikers

La premisa podr√≠a ser la √ļnica raz√≥n por la que me qued√©. Ojal√° hubiera tenido algo tan sencillo y genial para indagar en los efectos de las redes sociales y la recopilaci√≥n de datos en la vida cotidiana a trav√©s de la lente del jazz, el anime y el arte callejero cuando era m√°s joven. El primer jefe es un influencer que se convierte en un conejo monstruoso en el centro de un parque de atracciones desquiciado. Y la gran y esponjosa cola del conejo tiene una maldita boca. No s√© si contribuye al tema m√°s que para hacer que Strikers sea m√°s interesante de ver mientras los personajes se lanzan largos mensajes moralizantes sobre la influencia y la popularidad y el verdadero significado de la amistad, pero funciona. La mayor parte de mi atenci√≥n la he dedicado a esperar a que el pr√≥ximo monstruo salvaje o el entorno triposo de Striker se burle del insidioso dise√Īo de las redes sociales.

Nada de la historia de Strikers es especialmente agudo o profundo, pero para un p√ļblico m√°s joven, sus cr√≠ticas podr√≠an resultar reveladoras. Tambi√©n es una historia optimista, un viaje por carretera con viejos amigos que anima a la acci√≥n y a la esperanza frente a instituciones aparentemente implacables y antiguas. Los Strikers pueden ser muy simp√°ticos, pero se les quita el brillo al golpear una y otra vez a la misma mancha de gru√Īidos y monstruos.

Golpear en el corazón

Koei Tecmo está aquí con ese combate al estilo de Dynasty Warriors que te encanta o lo desprecias, incluyendo la cámara quisquillosa que nunca parece capaz de resaltar al tipo que está a punto de soltar un gran ataque justo al lado. Tappa-tappa-tappa. Ataque ligero, ataque ligero, ataque pesado, esquivar y repetir, siempre. Ni siquiera el spin-off de Berserk consiguió que me gustara la cosa. Sin embargo, esta vez no estás trabajando a través de enormes campos de batalla, asesinando a millones de personas por puntos de control. En Strikers, el combate se inicia a menudo como en Persona 5, o en la mayoría de los demás JRPG. Verás a un enemigo deambulando por una mazmorra, te toparás con él y, de repente, la habitación será un foco de fuego, repleto de decenas de enemigos.

Las peleas son s√≥lo focos de acci√≥n de Dynasty Warriors, un combate cuerpo a cuerpo repetitivo apoyado por un sistema de invocaci√≥n de Persona que utiliza los puntos de esp√≠ritu o los preciosos HP en el da√Īo de √°rea de efecto elemental, abriendo a los enemigos para los ataques especiales. Hay algo de estrategia, pero la acci√≥n realmente consiste en gestionar una multitud, elegir el ataque de Persona m√°s eficiente para hacer da√Īo cr√≠tico a tantos enemigos como sea posible, y repetir. Los enemigos reaparecen tambi√©n en las mazmorras, lo que hace que te conozcas muy bien el combo b√°sico.

An√°lisis de Persona 5 Strikers

Strikers nunca se ralentiza para ense√Īar realmente los matices del combate. La mayor√≠a de las situaciones son f√°ciles de superar con el combo b√°sico de cada personaje y un ataque de esquiva y persona elemental, y no hay nada en el flujo del combate ni en el contexto de la mayor√≠a de los escenarios que exija, ense√Īe o recompense espec√≠ficamente combos m√°s avanzados y cambios de personaje. Lo he superado todo con las mismas t√°cticas de masilla que aprend√≠ en Lego Star Wars hace 15 a√Īos. A veces aturdo a un grupo de enemigos y consigo realizar un movimiento especial o un ataque total, lo que me permite disfrutar de una bonita animaci√≥n, pero luego vuelvo a las minas, a machacar a los enemigos hasta que no hay m√°s que machacar.

Me preocupa que los evangelizadores de Persona 5 atraídos por el cálido y familiar abrazo de Strikers estén a punto de chocar con un muro de aburrimiento

Compáralo con Persona 5, donde el combate racionalizado por turnos hace un uso significativo de cada personaje y de sus personas, obligando al jugador a enfrentarse a escenarios desafiantes de los que debe salir. En Strikers, no tuve que considerar la composición de mi equipo ni pensar demasiado en los personajes que llevaban. Si veía un punto débil entre la mancha de enemigos que pintaban la pantalla, lo desplegaba. Si me ponía demasiado contento con las habilidades de mis personajes y me quedaba sin puntos de espíritu, simplemente salía de la mazmorra y volvía a entrar para descansar a mis personajes sin penalización de tiempo. Puedo recordar muchos combates distintos de mis más de 100 horas de Persona 5, pero ninguno de la avalancha de pulsar botones para eliminar legiones de tipos en mis 30 horas con Striker.

Es extra√Īo, hacer un juego tan fiel al estilo de Persona 5 para meter algo tan claramente fuera de lugar y esperar que los amantes ac√©rrimos del RPG social por turnos se lleven bien con todo como viejos amigos. Algo lleva la piel de mi amigo, dici√©ndome que no pasa nada, que no, que estoy siendo raro. Me preocupa que los evangelizadores de Persona 5 atra√≠dos por el c√°lido y familiar abrazo de Strikers est√©n a punto de chocar con un muro de aburrimiento.

Al menos es un buen port, aunque claramente anclado en sus orígenes de consola. El mayor problema es el límite de 60 fps, especialmente para un juego de acción con muchas animaciones. Las texturas que se ven bien en las resoluciones nativas de la consola destacan en resoluciones mucho más altas en PC, y no siempre de la mejor manera. Los toldos, las máquinas expendedoras y todo lo que no son sólo líneas y colores no han sido retocados para resoluciones más altas. No es devastador, pero nos gusta el tratamiento real en PC.

An√°lisis de Persona 5 Strikers

Lo m√°s importante es que funciona bien. Permanezco acurrucado contra ese tope de 60 fps con facilidad, mi GTX 3080 apenas sudando. En unas cuantas horas de juego no he visto ning√ļn fallo ni enganche. Hay controles de teclado personalizables, un buen conjunto de opciones de idioma... todo funciona. Es un port bastante decente. Ver Tokyo and the Phantom Thieves renderizado a 4K con l√≠neas perfectamente limpias es novedoso y frustrante, un recordatorio de que Persona 5 en PC todav√≠a no existe, aunque parezca que lo estoy viendo directamente.

Persona 5 Strikers es un novedoso spin-off y una especie de secuela de un gran RPG que la mayor√≠a de mis amigos a√ļn no pueden jugar. Pero aunque tiene mucho estilo propio al imitar el aspecto y el sonido distintivo de Persona 5, Strikers es un viaje por carretera muy poco convincente cuyo encanto no puede compensar el tiempo y la atenci√≥n que se necesita para capear el combate repetitivo y sin sentido y las apuestas insignificantes.

Strikers no carece de m√©rito -me divert√≠ un poco con √©l-, s√≥lo que lleva algunas de las advertencias m√°s fuertes que he adjuntado a una rese√Īa. Si no has jugado a Persona 5, un h√≠brido de juego de rol y simulaci√≥n social bastante bueno, no juegues a Strikers. Si has jugado a Persona 5 y te ha gustado, pero sabes que no puedes soportar el combate al estilo de Dynasty Warriors, entonces da marcha atr√°s. E incluso si te gustan los combates al estilo Dynasty Warriors y has jugado a Persona 5, Strikers no deja de ser una danza extra√Īa y espasm√≥dica con un traje de Persona 5, y deber√≠as acercarte con precauci√≥n.

Hay juegos de combate en tercera persona mucho mejores. Mejores juegos de rol. Mejores novelas visuales. Ninguno se parece ni suena como Strikers, excepto Persona 5, pero estarás bien dejando que el recuerdo de Persona 5 se mantenga por sí mismo (si es que puedes jugarlo).

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

9 votos

Noticias relacionadas