Críticas al gobierno británico por no negociar con los países de la UE sobre las giras a pesar de que la industria musical está "en crisis"

Críticas al gobierno británico por no negociar con los países de la UE sobre las giras a pesar de que la industria musical está

El gobierno del Reino Unido ha admitido que actualmente no está negociando con los Estados miembros de la UE sobre los acuerdos de gira para los artistas y el personal, a pesar de haber escuchado que la industria musical estaba "en crisis" y necesitaba medidas urgentes.

  • LEER MÁS: "Va a ser devastador": así es como el Brexit fastidiará a los artistas británicos de gira

Después de que muchos miembros de la industria musical británica se enfadaran con la respuesta de la ministra de Cultura, Caroline Dinenage, en un debate en el Parlamento la semana pasada, en el que volvió a rechazar la idea de un "pasaporte para músicos" sin visado para los artistas y el personal, y repitió que la culpa era de la UE, hoy la ministra ha sido interrogada por los diputados sobre la gestión de la situación por parte del Gobierno y las posibles vías de solución.

Antes de que Dinenage se enfrentara al interrogatorio, la Comisión de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deporte escuchó el testimonio de voces de todo el mundo de la música, el cine, la televisión y el teatro que declararon que las industrias creativas del Reino Unido, de 111.000 millones de libras, se encuentran actualmente "en crisis" como resultado de las fallidas negociaciones del Brexit, que las han dejado efectivamente "con un escenario de no acuerdo".

En la audiencia se dijo que muchos se habían visto en la tesitura de tener que elegir entre "ser británico o músico", además de repetirse el temor de que se pierdan muchos puestos de trabajo e ingresos para la tripulación, el transporte y la producción a causa de la inviabilidad de las operaciones con base en Gran Bretaña y la imposibilidad de realizar las tradicionales giras por el continente.

Deborah Annetts, directora ejecutiva de la Incorporated Society of Musicians, criticó al gobierno por la falta de claridad y comunicación en las negociaciones y las consecuencias, pero dijo que ella y otros habían seguido la petición de 280.000 personas que pedían la exención de visados para las giras, presentando su propio borrador de acuerdo de visados que había sido visto por los abogados y presentado al DCMS. "Creemos que hay un acuerdo viable", dijo. "El trabajo está hecho, sólo es cuestión de que el gobierno se comprometa".

Cuando se planteó la postura del Gobierno de que su "puerta sigue abierta" en caso de que la UE cambie de opinión sobre la negociación del turismo, se le criticó por no ser lo suficientemente proactivo y se afirmó que en realidad debería "golpear la puerta de la UE" para encontrar una solución.

Sin embargo, al enfrentarse al interrogatorio, Dinenage volvió a descartar la idea de los viajes sin visado y dijo que "no hay ganas" de reanudar las negociaciones con la UE y que se han planteado exigencias al Reino Unido que no se han pedido a otros países del G7.

"Hemos luchado por un acuerdo realmente bueno para nuestras industrias creativas, líderes en el mundo, y lamento profundamente que la UE haya rechazado nuestras propuestas", dijo. "Las propuestas que pusieron sobre la mesa no habrían respondido a las preocupaciones del sector".

Tras afirmar que "una exención de visado no cubre la cuestión de los permisos de trabajo" y que, por lo tanto, no atendería las necesidades de los artistas y el personal en gira, Dinenage dijo que un "acuerdo a escala de la UE va a ser muy complicado" y que sería "más acertado llegar a acuerdos con cada uno de los Estados miembros" e impulsar una mayor claridad y asistencia para los actos que deseen entrar en esos países.

Sin embargo, se reveló entonces que actualmente "no se están llevando a cabo negociaciones con los distintos Estados miembros sobre los visados" y que "no existe un enfoque definitivo" sobre lo que supondrían las negociaciones.

Dineage y el diputado Alistair Jones, del DCMS, dijeron que era "temprano" para la posición del Reino Unido en Europa después del Brexit (a pesar de saber que el Brexit se avecinaba desde 2016) y dijeron que estarían "usando las herramientas diplomáticas a nuestra disposición para mejorar esta situación" con "conversaciones sobre cómo llevar esto adelante ocurriendo muy pronto".

Con las leyes de cabotaje que significan que ahora los camiones sólo pueden hacer una parada en un estado de la UE antes de tener siete días para hacer dos paradas más y regresar inmediatamente al Reino Unido, la audiencia escuchó cómo esto creó una "completa falta de capacidad para poder hacer una gira en absoluto" para los trabajadores de la tripulación y el personal de producción, lo que significa que miles de puestos de trabajo y los ingresos imponibles se perderán con las empresas que se trasladan a Europa como resultado.

Dineage dijo que el gobierno era "dolorosamente consciente de algunos de los desafíos, en particular para la industria del transporte", pero aseguró su "absoluta determinación de trabajar con otros departamentos del gobierno para resolver esto".

Preguntada por el potencial de un enfoque más global para atender todas las necesidades de visado, trabajo, cultura y transporte, Dinenage dijo que lamentaba que el "gobierno no siempre funcione como deseamos".

El presidente de la comisión, el diputado Julian Knight, advirtió que el Brexit significa para las industrias culturales del Reino Unido que "hemos perdido algo en lo que tenemos una ventaja competitiva", antes de que Dineage y Jones fueran cuestionados sobre por qué no se ha hecho una evaluación de la cantidad de 111.000 millones de libras esterlinas que el Reino Unido perderá con la UE como resultado del Brexit.

"La dificultad estriba en llegar a los detalles más finos de algunas de las negociaciones", respondió Dinenage. "El grupo de trabajo tiene que avanzar más para averiguar las cosas que podemos resolver, pero mientras tanto estamos negociando con el Tesoro en cuanto a las ayudas necesarias".

La presidenta de peticiones de la Cámara de los Comunes y diputada laborista, Catherine McKinnell, terminó diciendo: "Yo diría que, en nombre de los artistas, preocupará que el Gobierno no tenga más visión del impacto de no llegar a un acuerdo.

"En nombre de los peticionarios, insto al Gobierno a que reconsidere su posición y a que estudie una solución a escala de la UE que evite muchas de estas dificultades a las que ahora se van a enfrentar muchos artistas."

La industria sigue enfadada por la falta de claridad y acción en torno a una solución. El director general de la Featured Artists' Coalition, David Martin, declaró a NME que "los problemas que plantea la salida de la UE corren el riesgo de ser existenciales para la industria musical".

"A medida que seguimos indagando en las cuestiones relacionadas con los permisos de trabajo, los visados, los cuadernos, el transporte y el IVA, descubrimos más problemas que soluciones", dijo. "El Comité necesitará más tiempo para investigar si espera comprender plenamente las implicaciones que esta versión del Brexit tendrá en la música británica. Las barreras a las que nos enfrentamos actualmente corren el riesgo de acabar con la viabilidad de nuestra industria durante una generación, haciendo que una carrera en la música sólo sea accesible para aquellos que provienen de entornos privilegiados".

Martin continuó: "A corto plazo, necesitamos una claridad absoluta en torno al actual régimen normativo, además de una orientación específica por parte del Gobierno, junto con apoyo financiero y logístico para mitigar los obstáculos inmediatos. Paralelamente, el Gobierno debe esforzarse por encontrar soluciones sólidas a largo plazo con los políticos europeos.

"Esto es esencial para que la música británica conserve su estatus de auténtico líder mundial y para que mantengamos la canalización de nuevos talentos británicos, que ahora mismo se enfrenta a un panorama muy sombrío".

Los problemas actuales que rodean a las giras post-Brexit pueden ser de gran alcance. Además de los temores de que los nuevos y enormes costes añadidos a las futuras giras de música en directo por el continente impidan que los artistas en ascenso y en desarrollo puedan permitírselo, los promotores de festivales europeos han afirmado que es probable que contraten a menos artistas del Reino Unido como consecuencia de ello, y que se perderán una gran cantidad de puestos de trabajo e ingresos para el personal, el transporte y la producción.

También se ha advertido de que podría impedir que los artistas británicos aún no establecidos puedan obtener un visado para ir de gira a Estados Unidos, si no son capaces de establecer la "reputación internacional" requerida que puede venir de tocar en Europa.

Noticias relacionadas