10 Preliminares sexuales que no te puedes perder

CONOCES TODOS LOS PRELIMINARES SEXUALES

Los preliminares del sexo son algo de lo que se habla mucho pero que se practican menos de lo que se debería.

Estos gestos iniciales van a favorecer un aumento progresivo de la excitación sexual, la lubricación de la vagina y el pene.

La importancia de los preliminares 

Los preliminares sexuales incluyen todos las conductas, gestos y acciones que invitan al comienzo de la excitación sexual previo al encuentro como tal.

En realidad, podemos considerar que los preliminares son todo aquello que precede al encuentro sexual, incluya este coito o no, ya que la penetración es solo un tipo más de relación sexual. El sexo oral o la masturbación pueden ser relaciones sexuales en sí mismas, o considerarse preliminares de la penetración, según el contexto. Pero si no lo tienes claro, puedes sacar inspiración de otras cosas, como los dados para jugar.

En cualquier caso, y sobre todo en lo que se refiere al ámbito sanitario, cuando se habla de encuentros sexuales debemos tener claro que se incluyen todas estas prácticas, no solo la penetración, lo que debe ser muy tenido en cuenta en lo que atiende a cuidados de la salud sexual y usos del preservativo, por ejemplo.

Los preliminares harán que realmente deseemos que ocurra todo lo que viene después, y resultan indispensables en una educación sexual sana, en la que el individuo aprenda a conocer e identificar las respuestas de su propio cuerpo.

¿Cuánto deben durar los preliminares?

Ningún grupo de profesionales o expertos van a ponerse de acuerdo en esto, ya que no existe una duración ideal determinada, ya que dependiendo de muy diferentes factores pueden extenderse más o menos.

En un encuentro sexual de aquí te pillo aquí te mato, pueden casi prácticamente olvidarse los preliminares. Muchas relaciones sexuales son perfectamente satisfactorias sin preliminares, porque la chispa salte de ese modo en ese momento.

Pero la realidad es que lo preferible es disponer del tiempo y el espacio idóneos para relajarnos y disfrutar. Se puede cometer el error de pensar que el objetivo del acto sexual es llegar al orgasmo, en vez de disfrutar el trayecto.

Así, los preliminares en algunos casos se reducirán a algunos besos y tocamientos, mientras que en otros pueden prolongarse durante horas e incluso días, con mensajes de alto contenido erótico, regalos e insinuaciones.

En una situación más o menos tradicional, lo recomendable es que los preliminares se extiendan durante al menos 20 minutos, desde que empezamos con el juego, para asegurarnos de que ambos están listos y excitados

Los preliminares son el momento ideal para introducir novedades que rompan la monotonía, como incluir lencería, aceite de masajes, juegos de rol o tomar un baño juntos.

Los preliminares lo son todo para las parejas jóvenes, y en ellos descubrirán cómo surge el deseo y la compenetración.

¿Qué esperan los hombres y las mujeres de los preliminares?

Las chicas suelen necesitar más de ellos para sentirse cómoda y dejar que la excitación llegue de forma natural.

Una chica suele responder bien ante preliminares de larga duración, que incluyan atenciones hacia ella, como recibir mensajes cariñosos o insinuantes lo largo del día, una cena previa, y un ambiente agradable con velas, inciensos, flores…

Los masajes con aceites y todo lo relacionado con la sensualidad como la música y las conversaciones íntimas suelen funcionar bien.

Para los chicos la cosa cambia un poco. Ellos suelen estar más centrados en lo genital, por lo que deben a veces controlarse un poco para poder alargar los preliminares.

Sin embargo también a ellos les ayudan a desinhibirse. Cuando están estresados o cansados van a necesitar algunas atenciones, como que te marque un baile sexy para él, le hagas un striptease o le prepares una cena o le sirvas una copa.

Los chicos agradecen que no les atosiguen a preguntas en esos casos, por lo que puede ser buena idea ir entrándole despacio y sin hablar mucho, dejando caer tu cabeza en su hombro, masajeando el cuello y jugando con su vello corporal y su cabello.

Más adelante prueba a rozar la zona cercana a los genitales pero sin llegar a tocarlos, sigue por la cara interna de los muslos y deja que él comience a tocarte y acariciarte cuando le apetezca.

Los 10 preliminares infalibles1. Higiene personal

Respetando los gustos individuales, casi todas las personas preferimos un encuentro con alguien aseado y cuidado. La depilación o no depende de la estética personal, así como el cuidado de detalles como la manicura y la hidratación de la piel. ¡Es un horror descubrir que las uñas de los pies de tu acompañante parecen garras! Si conoces los gustos de tu pareja respecto a perfumes y otros aspectos estéticos intenta agradarla, siempre y cuando tú también te sientas cómodo con ellos. Además “sentirnos guapos” nos da seguridad y nos hace ser amantes más atrevidos.

2. Crear el ambiente adecuado

Una decoración esmerada con velas, olores tipo aceites o ambientadores o incluso flores. Una estancia limpia y ordenada, con sábanas limpias propicia la relajación y el dejarse llevar. Con una pareja ocasional suele funcionar bien encontrarse relajadamente en una habitación distinta al dormitorio, como un salón con un sofá cómodo, por ejemplo. Esto alivia sensaciones de presión y ayuda a que los preliminares fluyan de un modo más natural, sin focalizar en el acto sexual. La música es también una gran aliada, para crear el contexto perfecto, así como el uso de luz tenue, indirecta.

3. Usa tu voz

En parejas que se conocen bien, poco a poco se va sabiendo si la cosa fluye mejor con palabras románticas o con otras más subidas de tono o “guarrillas”. Algunas parejas prefieren mantenerse en silencio porque las palabras les sacan de la situación. Con parejas ocasionales, lo ideal es comenzar con palabras que hagan referencia a lo que te gusta de esa persona, de su cuerpo, cómo besa, o lo bien que huele, e ir tanteando para ver hasta dónde se puede subir de tono. Susurros al oído, gemidos y expresiones de placer serán bien recibidas. Deja que todo fluya, no fuerces palabras o comentarios si no te salen, y recurre a la risa o el humor si algo resulta extraño. La naturalidad y frescura nunca fallan.

4. Besa y acaricia

Progresa en tus tocamientos según tus propias respuestas corporales y las de tu pareja. Un simple roce en el cuello o apartar el cabello de la cara es ya un gesto que puede ir encendiendo la chispa. Dejar caer la cabeza en su hombro o tocarse casualmente a uno mismo. Nada más sexy que masajear nuestra propia nuca o jugar con nuestro pelo. Funciona muy bien la imitación de gestos de la otra persona, de modo sutil. Por ejemplo, si ella se acaricia la mejilla de modo casual, toca tú tu propia mejilla, por ejemplo, rascándote levemente la barba. Estos gestos de complicidad mimetizan nuestras acciones y facilitan el primer contacto físico. Tras estos primeros besos y caricias, continúa despacio por zonas más o menos inocentes, como cuello, boca, oreja y manos. Son zonas que no requieren aún quitarse la ropa.

5. No te quites la ropa

El petting no está solo reservado a juegos de adolescentes en zonas públicas ni mucho menos. Tocar por encima de la ropa, acariciar de forma casual mientras vamos conversando e incluso simular los movimientos de la penetración con la ropa puesta resultan muy excitantes y alargan el momento hasta que deseéis ardientemente quitaros la ropa. Meter las manos por debajo de la ropa, soltar el sujetador aún con el jersey puesto o simular movimientos de masturbación sobre el pene sin quitar el pantalón. Besar el pecho masculino o los senos apenas entreabriendo la camisa…todos estos gestos suben enormemente la temperatura. De los besos secos y sin lengua se puede ir pasando a formas más apasionadas de besar y chupar, cuello, nuca, boca cara… meter sus dedos en nuestra boca. Como veis hay muchas posibilidades aún con la ropa puesta

6. Quítale la ropa

Este es uno de los preliminares más sexys. A veces la situación provocará un desnudo salvaje y si es así, ¡bienvenido! Pero bueno, si se trata de alargar los preliminares para que tu pareja no pueda aguantarse de deseo, espera un poco y desnúdate despacio, dejando que te admire y te desee, te toque y se apodere de las partes de tu cuerpo que le vas mostrando. O bien desnúdate, o desnúdalo, marca tú el ritmo y no vayas más deprisa aunque la otra persona lo desee. Se volverá loco.

7. Fantasea

Los cambios de rol suelen ser aliados perfectos para animar el ambiente. Desde el clásico jugar a los médicos, profesora y alumno o el encontrarse en un bar como si fuerais dos desconocidos, a situaciones más elaboradas que dejen volar la imaginación.

8. Hazle un masaje

Prepara una visita a un spa, o practicad deportes juntos. Todas las actividades físicas hacen que nuestra atención se focalice en los cuerpos y vacíen la mente de pensamientos intrusos. Una partida de paddle, una caminata por el campo, situaciones en las que los contactos visuales, las insinuaciones y los roces casuales se vayan sucediendo. ¿Ya estáis a solas? Prueba con un masaje sensual, probando aceites con aromas insinuantes y deja que los cuerpos se vayan acompasando.

9. Visita el sexshop

Antes de pasar a la acción más intensa, prueba a jugar con plumas, pelotitas de masaje, y geles comestibles. Algunos geles del mercado pueden usarse como producto de masaje, son comestibles y, además, sirven de lubricante para la penetración. Pero no todos. Asegúrate en este sentido. También puede ser interesante la ropa interior comestible y los juguetes sexuales y disfraces. A partir de aquí ya es cuestión de preferencias. Antifaces, sistemas de contención, u otros accesorios más experimentados hacen las delicias de los más atrevidos.

10. Preliminares que no lo son tanto

Ya habéis llegado al límite entre preliminares y actividad sexual. Ahora sí, ya estáis listos. Sexo oral, tocamientos de la zona genital, juegos superficiales con juguetes, penetraciones con los dedos, penetración con el pene o juguetes sexuales. 

¿Dónde empiezan y dónde acaban los preliminares? Tal vez sea lo que menos importa.

Noticias relacionadas
load