Estados Unidos utiliza murciélagos mutantes con fines militares

AHORA SÍ: LA GUERRA VAMPIRA

Estados Unidos utiliza murciélagos mutantes con fines militares

Estados Unidos utiliza murciélagos mutantes con fines militares.

El arma secreta de la guerra del futuro es el murciélago.

Los militares de los EE. UU. tienen un largo y lamentable historia de reclutamiento de animales para usos militares. El sofisticado radar sonar del delfín nariz de botella permitió a la Marina detectar y despejar bombas submarinas durante la Guerra de Iraq, y las palomas mensajeras desempeñaron un papel vital como mensajeros secretos durante ambas guerras mundiales, incluso con algunas medallas otorgadas a la valentía.

Pero hay un animal con el que los militares han tenido mucho menos éxito a la hora del reclutamiento, y ese es el murciélago.

Tras el bombardeo de Pearl Harbor en 1941, cientos de murciélagos de cola libre mexicanos fueron reclutados como parte de un plan alocado para sobrevolar ciudades japonesas cargados con bombas. La idea era que los murciélagos se posaran en los edificios y explotaran, matando al enemigo mientras dormían. ¿Qué podría salir mal?

Bueno, bastante. La trama estaba plagada de defectos. Nadie había inventado una bomba más pequeña que un vaso de chupito, y, lo más importante, los murciélagos, a diferencia de los delfines y las palomas, no pueden ser entrenados para seguir órdenes.

Pero ahora se desarrolla la verdadera nueva ocasión de destruir el mundo. Los murciélagos frugívoros tienen una capacidad casi sobrenatural para albergar algunos de los virus más letales del planeta sin enfermar ellos mismos. Si se inyecta a un murciélago frugívoro egipcio con el virus Marburgo, un pariente del temible virus Ébola, el animal estará bien. Si ocurre lo mismo con un ser humano, en una semana, el paciente estará desangrándose por dentro.

La extraordinaria inmunidad súbita de estos murciélagos ha fascinado durante mucho tiempo a los virólogos, y una nueva investigación arrojó luz sobre cómo estos frugívoros voladores alcanzan su habilidad suprema. Tanto, que podrían ser el mejor arma del país de Donald Trump para la guerra del futuro. Una guerra dolorosa, doblemente cruel y absolutamente devastadora.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

14 votos

Noticias relacionadas