Spoilers: ¿realmente importan o nos hemos vuelto locos?

SPOILERS: HEMOS IDO DEMASIADO LEJOS
14 Junio 2018 7:59 · Iñigo Montoya

Spoilers: ¿realmente importan o nos hemos vuelto locos?

Spoilers: ¿realmente importan o nos hemos vuelto locos?

Utilizamos la palabra spoiler cada vez que podemos escuchar algo que no queremos saber. Si tú le cuentas a alguien el final de El sexto sentido, eso es un spoiler. Si hablamos del final de Seven, ahí tenemos otro ejemplo. Pero no todo es spoiler, y mucho menos comparado con con la actual fiebre de querer evitar hasta el más mínimo detalle. Y en el cine de superhéroes, en concreto en Avengers: Infinity War, el ridículo ha llegado demasiado lejos. 

Desde el estreno de la película hemos leído una infinita cantidad de artículos sobre las películas que siempre han ido con el término SPOILERS por delante. Pero, ¿qué diablos es un spoiler? ¿Si Spider-Man cambia de traje durante una película, eso es un spoiler? ¿Si decimos a alguien que los héroes salen a comer un bocata a un turco, es spoiler?

Creo que ha llegado el momento de poner una barrera de por medio.

Un spoiler es un detalle crucial de la película que puede arruinar la experiencia del espectador a la hora de ver la película: una resolución o un giro importante de la trama, no una mera anécdota o una línea de diálogo sin mayor importancia.

Spoilers: ¿realmente importan o nos hemos vuelto locos?

Más allá de eso, el resto no es más que mera anécdota: el nombre de un personaje, el tipo de escena de apertura, un breve cameo… puede que pienses que conocer detalles así vayan a arruinar tu experiencia, pero  no es cierto. Al contrario, probablemente estés más atento esperando encontrar lo que parece que todo el mundo ha visto pero tú todavía no, pero son detalles que no afectan al arco de la historia.

El miedo al spoiler se ha vuelto tan loco que incluso uno tiene miedo de discutir sobre una película en redes sociales sin dar más datos de los que considera claves. ¡¡¡Y los consideramos todos!!!

Uno de los últimos ejemplos, más que nos pese, es el de A quiet place y su escena de apertura. Una familia que, durante su escena inicial, sufrirá un fuerte shock que, precisamente, hace que la película exista. Ese acontecimiento resonará en la conciencia y comportamiento de todos los personajes de la película, y la historia se centra durante noventa minutos en las consecuencias de esa anécdota.

Otro ejemplo reciente es el de Blade Runner 2049, conociendo desde el principio la naturaleza biónica del protagonista. De no saberse desde el principio, un ridículo aire de ambigüedad forzada y pretenciosa habría sobrevolado la trama durante dos horas y media. Demasiadas, ¿verdad?

Ahora bien, una cosa es un spoiler y otra muy diferente es ser un idiota. Si quieres gritar al mundo cómo termina Vengadores: Infinity War, el problema lo tienes tú. Arruinar las experiencias de la película no está bien. Pero ojo, si quieres gritar al mundo todos los detalles de la película salvo el final, una de dos: o sigues siendo idiota o eres un crítico de cine nefasto.

Ahora, un último detalle para tu reflexión: un estudio de la Universidad de California afirma que los spoilers… mejoran la experiencia y hacen que disfrutes más la historia. De verdad. Está en internet.

Ranking

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas