Las 12 películas con sexo real entre actores y actrices famosas más polémicas

SEXO Y CINE, PURA MAGIA

10 películas que dan para paja y con sexo real

12 películas con sexo explícito real entre actores famosos y actrices famosas que levantan la polémica (entre otras cosas).

Vivimos unos tiempos complejos respecto a qué es cine y qué no lo es. Este año Cannes está a punto de arrancar una edición donde, además de prohibir los selfies, también se ha dado la espalda a cualquier película que no pase antes por las salas de cine, lo que supondrá que películas con ciertas clasificaciones X no puedan participar en el festival al no haber encontrado distribución previa. Precisamente en Cannes pudimos ver Love, la película "pornográfica" de Gaspar Noé, un tipo que no se corta nunca y que en su última apuesta no solo presentaba sexo real: lo hacía en tres dimensiones.

Aún así, el cierre de las salas X, la extinción de los videoclubes, esos templos donde podíamos pararnos tranquilamente a rebuscar entre los estantes, la pornografía tal y como la conocíamos pasó a mejor vida hace ya muchos años. Durante la mágica era del vídeo VHS, fuimos muchos los que escondimos cintas de vídeo bajo el sofá del salón. En algunas ocasiones, títulos ligeros, ridículamente bastos (pero extremadamente divertidos), salidos de la época del destape, que nos ofrecían nuestras primeras aventuras sexuales entre fontaneros y repartidores de gas butano.

Los tiempos de Tinto Brass quedan lejos también, y el consumidor ávido de erotismo salvaje y sexo desatado no puede satisfacer sus deseos de morbo. Si tenemos en cuenta la cantidad de millones que mueve el mundo del sexo, ahora con web cams, movidas amateur etc, ¿no debería regresar el cine porno en salas higiénicas? El cine porno aún existe y algunas producciones son más caras que mucho cine español. Teniendo en cuenta que ahora se venden cassettes en las tiendas y conciertos, ¿volverá el cine porno a dominar las callejuelas del mundo?

Estas son las 12 películas con sexo real entre actores y actrices famosas.

Calígula

El fundador de Penthouse Magazine, Bob Guccione, produjo este intenso drama histórico sobre la caída del emperador romano. No es tan sorprendente que el fundador de una revista para hombres adultos quisiera hacer una película con sexo real. La película, protagonizada por Helen Mirren y Malcolm McDowell, presenta escenas posteriores al rodaje de Guccione. Aunque los protagonistas de la película no lo hicieron entre sí, los Penthouse Pets, de Guccione filmaron escenas no simuladas para la postproducción. Vamos, que en Caligula hay dos películas: una normal y una porno. Ojalá Helen Mirren estuviera en la porno.

The Brown Bunny

Menudo zorro Vincent Gallo. En su película de 2003 consiguió que la mismísima Chloë Sevigny le hiciera la mamada más comentada de la historia del cine independiente. The Brown Bunny es la película independiente de Cannes que hizo de Chloë Sevigny un nombre familiar. Muchos sospechaban de la autenticidad de la escena entre las dos estrellas, pero la misma Sevigny admitió que es real. Y así se forjan los mitos, amigos.

Romance X

Esta película francesa de escrita y dirigida por Catherine Breillat será recordada por la participación de Rocco Siffredi. La película presenta escenas explícitas entre Caroline Ducey y Rocco Siffredi que en su momento pusieron de manifiesto la hipocresía de la industria y el vacío existente para una película que sin renunciar a la calidad y a una intención de discurso intelectual se atrevía a incluir escenas de sexo real. 

Love

Gaspar Noé se saca la chorra una vez más, aunque esta vez (casi) en el sentido literal (porque sale Noé y salen chorras), en una tragedia con mucho componente mitológico (la chica se llama Electra y el chico con vida sentimental bastante compleja se llama Murphy, y no por Robocop) y el egocentrismo habitual. Las tres dimensiones funcionan perfectamente, de hecho, el mejor efecto tridimensional que han visto mis gafas está en la peli. Era tan sencillo como un plano cenital de una pareja fumando y soltando humo.

Amantes

Vicente Aranda. Dos palabras para un significado: PAJA. Jorge Sanz, ese muchacho de provincias que durante la posguerra, se instala en casa de una mujer y que se se debate entre dos amores: el de su novia, que le da afecto y sabe cocinar, y el de su amante, la mujer que le da cobijo y cama. Y pajas. Muchas pajas. Una de las películas más subidas de tono de un director curtidito en películas que dan para paja.

Habitación en Roma

Julio Medem sabe lo que hacer a la hora de calentar al personal. Hombres, mujeres, hetero, gay, bi… todo vale en el universo sexual del depravado director de Caótica Ana, una de las comedias más inabarcables de la historia del cine español. Lo que pasa es que la película es un no parar de tocarse la entrepierna.

The Canyons

Lindsay Lohan no tiene ningún reparo en rodearse de pollas, tetas y culos en esta barrabasada llena de actores porno y ningún tipo de censura. Algo que no podía salir bien si tenemos en cuenta los ingredientes, cocinados por el libro de Bret Easton Ellis según Paul Schrader.

9 Songs

Dicen los Sidonie que a los festivales se va a follar, y eso es lo que hizo más o menos, hace casi quince años, Michael Winterbottom. Un hombre (Kieran O'Brien) recuerda su ardiente aventura con una mujer estadounidense (Margo Stilley) a quien conoció en un concierto de rock en Inglaterra. Todo ello en una serie de encuentros sexuales con el indie que más pegaba entonces. Fue bastante escandalosa porque los actores follaban de verdad, claro.

Shortbus

John Cameron Mitchell venía de Hedwig y se mete de lleno en el cine con sexo real. La película gira en torno a un conjunto sexualmente diverso de personajes coloridos que intentan conectarse desesperadamente en la ciudad de Nueva York. Los personajes convergen en un salón artístico / sexual semanal de Brooklyn, inspirado en varias reuniones subterráneas de la ciudad de Nueva York que tuvieron lugar a principios de la década de 2000. Según Mitchell, la película intenta "emplear el sexo en formas cinematográficas nuevas porque es demasiado interesante como para dejarlo para la pornografía". Shortbus incluye una variedad de escenas explícitas que contienen relaciones sexuales no simuladas con penetración visible y eyaculación masculina.

Lie With Me: El diario íntimo de Leila

Clement Virgo venía de rodar episodios de un montón de cosas, The Wire entre otras, cuando se metió en el bernjenal de adaptar la novela de Tamara Berger. Lauren Lee Smith se convirtió en una leyenda erótica para toda mi generación, en una película donde los protagonistas se pasan hora y media con la polla fuera y o en la boca de alguna de las protagonistas. La verdad es que cinematográficamente tiene la calidad de un episodio de Dallas, pero dar, da para paja. Y está entera en Youtube. Increíble. 

Intimidad

Patrice Chéreau falleció hace cinco años, pero dejó para la posteridad uno de los dramas franceses más desgarradores de la década pasada, un crudísimo relato sobre una pareja de desconocidos que mantiene encuentros furtivos de carácter puramente sexual, sin preguntas. Ninguno sabe nada del otro. Llega un momento en que ella ya no sube a la casa, sino que baja directamente al sótano sin amueblar, donde él ha cubierto el suelo de mantas y edredones. Pero, de repente, el hombre siente curiosidad por conocer la vida de ella. Cuando el sexo pasa al segundo plano, también hay problemas.

Nymphomaniac

Lars Von Trier es un cachondo. Y sus dos volúmenes sobre la ninfomanía son doblemente cachondas: a nivel sexual y como la mejor parodia del drama dogmático rodado con estrellas y dobles para las escenas de sexo explícito que jamás nadie se había planteado en el mundo del cine. No lo parece, pero si te fijas bien, es la comedia más divertida de su director.

Es indudable que muchas de las películas que forman el artículo fueron éxitos. De taquilla, de videoclub, de culto, de lo que quieras. Pero un éxito al fin y al cabo. ¿Deberíamos replantearnos el sexo natural y bien rodado como elemento narrativo válido en la cinematografía? ¿Son estas restricciones de festivales como Cannes una apuesta por un cine cada vez menos arriesgado y cerrado a cualquier tipo de evolución? Lo único cierto es que el debate está servido y una nueva sombra de censura se cierne sobre el cine de autor. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

14 votos

Noticias relacionadas