Crítica de The Strangers: Prey at Night

VUELVEN LOS EXTRAÑOS ENCAPUCHADOS

Crítica de The Strangers: Prey at Night

Hace ya diez años del debut de Bryan Bertino con música de tomandandy y Liv Tyler sufriendo de lo lindo. Los extraños era una claustrofóbica pesadilla en forma de home invasion inspirada en los asesinatos de Charles Manson y que apostaba por una apuesta en escena austera y cruel.

La película se convirtió rápidamente en objeto de culto y durante la última década ha ganado adeptos y revisiones. 

Una década más tarde, Johannes Roberts busca hacerse un hueco definitivo en la industria tras el inesperado buen resultado de su aburrida y trillada A 47 metros con un guión creado entre el autor original y Ben Ketai, otro nombre asociado a productos de género de dudosa categoría.

En esta ocasión, y para dotar a la nueva historia de otro tipo de horizontes, sus autores trasladan la acción a un campo algo más abierto que en la original pero con unas consecuencias similares para los desafortunados incautos que se encuentran con los famosos encapuchados.

Los extraños: Cacería nocturna, es una secuela que, por momentos, resulta superior al original. Es una secuela estupenda que gana en amor por el slasher clásico lo que pierde en forzada claustrofobia al desarrollarse en espacios abiertos, o casi.

Roberts demuestra tener claros sus referentes, y no los esconde, demostrando, además, un excelente gusto por la buena planificación y un buen sentido del ritmo. Y es que The Strangers: Prey at Night, apenas sobrepasa los ochenta minutos, algo tan difícil de ver como una buena película. Panorámicas anchas, ambientación ideal y una atmósfera que sitúa la película a la altura de los grandes clásicos (de videoclub) de los ochenta, Los extraños: Cacería nocturna, es una sorpresa y un título refrescante para el género a pesar de contar con un elenco bastante inferior al de la cinta original. Pero eh, ¿quién necesita un buen reparto en un slasher?


Buena planificación, excelente pulso y gusto por el género y unos cuantos guiños desde sus hermosos títulos de crédito, además de un poco más de complacencia para con el espectador, hacen de The Strangers: Prey at Night, una secuela que merece la pena.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

16 votos

Noticias relacionadas