Las 13 mejores series que debes ver hasta que regrese Juego de Tronos

ESTAS SON LAS BUENAS, QUE NO TE ENGA脩EN

Las 13 mejores series que debes ver hasta que regrese Juego de Tronos

¿No crees que ya va siendo hora de que te pongas con tus asuntos catódicos pendientes? ¿De verdad no te has cansado de ver dragones y gargantas abiertas en canal? Seguro que sí. Y es normal que ahora estés de luto con la larga espera que tienes por delante hasta que HBO regrese con los problemas de las familias rivales más famosas de la tele. Bien, tranquilo, ya estamos aquí para recomendarte lo mejor de lo mejor.

Prepara las palomitas, nosotros te ofrecemos el menú de las 13 mejores series que debes ver hasta que regrese Juego de Tronos.

Twin Peaks (Showtime)

Sí. Twin Peaks. La madre de todas las series está de vuelta con una temporada a la que le faltan dos capítulos para llegar a su fin.

Lo que parecía, hace un par de años, una idea para estirar el chicle de culto es, en realidad, el acontecimiento televisivo más importante de los últimos años. David Lynch ha hecho lo que no le dejaron hacer hace un cuarto de siglo y ha puesto toda la carne en el asador. Un caso que llevará al espectador a rastras hasta territorios nunca antes explorados en la pequeña pantalla y que hacen de ella, efectivamente, la mejor y más importante serie de la historia. Ver para creer.

The Handmaid’s Tale (Hulu)

Emitida en España en HBO, la serie escrita por Bruce Miller y basada en una novela de 1985 de Margaret Atwood la sitúa, más que nunca, en plena actualidad. Un poderoso drama distópico que nos obliga a pensar un poco en lo que estamos haciendo y hacia dónde nos dirigimos. Todo ello con un gusto exquisito entre Hijos de los Hombres y puro culebrón. Un pequeño clásico, vamos.

Una serie de catastróficas desdichas (Netflix)

A pesar de lo que hayas leído por ahí, la peli de Brad Silberling con Jim Carrey puede ser tranquilamente la última gran película infantil destinada en realidad a una audiencia adulta. La serie de Netflix es de una belleza y una crueldad tan asombrosa como divertida. Espectacular el Conde Olaf de Neil Patrick Harris, espectacular los niños y espectacular su ambientación.

Fargo (FX)

La serie de Noah Hawley coge la maravillosa epopeya noir y retorcida de los hermanos Coen y la divide, de momento, en tres líneas temporales independientes que son de ver para creer. Repartos insuperables, explosiones de violencia desmesurada y mucho, mucho humor negro, hacen que nos sintamos casi como uno de los vecinos de los barrios donde se desarrollan sus historias. Elegancia impecable.

Ozark (Netflix)

Otro producto original de Netflix que nos ofrece un nuevo personaje diseñado a la medida del gran Jason Bateman, que se pondrá en los zapatos de ejecutivo de aparente vida normal en familia pero que guarda un secreto bastante chungo. Conformada la segunda temporada, ya es hora de que te pongas con ella.

Master of None (Netflix)

Si Twin Peaks es sin duda la mejor serie del año, es justo reconocer que la gran revelación o la mejor serie en formato sitcom es, con mucho, este espectacular díptico de humanidad ideado por Aziz Ansari y Alan Yang que recoge el testigo de Louie a la hora de acercar la pesadumbre de la modernidad. La segunda temporada es de visionado obligatorio, pero como no entenderías nada, empieza por el principio.

Dr.Who (BBC)

Once temporadas desde el salto de calidad de Steven Moffat y el recuerdo del original nacido en 1963. Guionistas del calibre de Neil Gaiman o Richard Curtis y con, a la décimo tercera, primera doctora en camino son alicientes de sobra para empezar. No queremos amargarte, puedes empezar con el Doctor de 2005.

Santa Clarita Diet (Netflix)

Una sartenada de risas crudas, algo de gore y salidas de tono con lo que ha sido de largo nuestro protagonista favorito del año televisivo en la categoría de “personajes que te hacen llorar de risa cada vez que aparecen en pantalla”, Timothy Olyphant. Si a eso añades a tu actriz favorita del mundo, Drew Barrymore, es un plan ideal para ver del tirón.

The Leftovers (HBO)

Damon Lindelof y Tom Perrotta crean la magia que produce (entre otros) Peter Berg, uno de los mejores directores del momento, sobre la novela del propio Perrotta. Con un argumento tan lleno de hipotéticas tramas que la harían caer en el LOSTismo más inevitable, han sabido cerrar la ficción en su tercera temporada. Anímate, te dejará como el culito de un bebé.

Flaked (Netflix)

Injustamente menospreciada, cuando no vapuleada, la serie de  Will ArnettMark Chappell bien merece un vistazo detenido. Amargo lado oscuro de la capital mundial del hipsterismo, Arnett lo clava con un personaje al que adoraremos a pesar de ser el mayor cretino sobre la tierra. Y qué ganas de pasar unas semanas en Venice, por dios. Ah, que no se me olvide: puede tener la mejor selección musical de cualquier serie en emisión de los últimos diez años.

Legion (FX)

Un viejo amigo de la casa. La cadena ha sabido entregar un producto con estilo, clase, profundidad emocional y mutantes, algo que a la división marvelita de Fox le ha costado veinte años. El reparto es fantástico y sus ajustados ocho episodios no dejan tiempo para chorradas. Olvídate del Marvel de Netflix: este es el mejor Marvel que puedes encontrar en la tele.

Glow (Netflix)

El último acierto de Netflix tras una serie de accidentes más o menos esperados es una inspirada comedia dramática centrada en el mundo de un deporte que probablemente te importe un bledo. Pero eh, ¡qué sale Alison Brie en pelotas!

Narcos (Netflix)

Cerramos con una advertencia: HOY se estrena la tercera temporada. Va por ti, patrón.

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

17 votos

Noticias relacionadas
load