A hostia limpia: las 13 mejores peleas del cine

PIM. PAM. PUM

A hostia limpia: las 13 mejores peleas del cine

No hace falta tener superpoderes para soltar hostias como panes. Tampoco es necesario ser oriental o más exótico que un italiano para ser un prodigio del puño.

Obviando leyendas eternas y omnipresentes, como Bruce Lee o la saga Matrix (una de las principales influencias y ventanas abiertas a la acción, y a muchas cosas más, tal y como las entendemos hoy), vamos a recordar alguna película, alguna pelea, que haya pasado injustamente inadvertida o que, por lo que sea, siempre se quedan fuera de las listas. En nombre de Cultture, y a hostia limpia: las 13 mejores peleas del cine.

 

Bienvenidos al fin del mundo (The World’s End)

Edgar Wright saborea las mieles del éxito, al fin, con Baby Driver, una película que va camino de ser su mayor éxito si sobrepasa a Hot Fuzz, su obra maestra pero perro verde no apto para todos los públicos. La que puede ser su película más floja de su carrera, aunque ninguna lo sea, incluía hostias como estas. Y no son las únicas de la película.

The Raid

Las películas de Gareth Evans son un universo donde las hostias duelen más y dejan marcas instantáneas a todos aquellos que no mueran en la primera embestida. Sus dos películas son obras maestras de la pelea y el destino familiar que, además, supondrán el mayor reto en la carrera de mi querido Joe Carnahan, metido en la versión USA de su película.

Kill BIll

Otro microuniverso que demuestra que cualquier loco que se haya visto todas las películas del mundo puede facturar en Hollywood una película de hostias que parezca asiática. Bueno, no uno cualquiera, puede que solo Tarantino.

Las películas de Jason Bourne CON MATT DAMON

Cuando Doug Liman rodó su “modesta” primera película del espía sin memoria poco podía imaginar la magnitud de lo que vendría después.

Están vivos (They Live)

John Carpenter supo ver mejor que nadie que, en la vida real, las peleas no son trepidantes, ni tienen coreografías rebuscadas ni son dinámicas. Aunque los protagonistas sean dos bestias pardas: en la vida real las hostias son un bajón.

Transporter

El bueno de Jason Statham es otro de los que mejor se desenvuelve en esto de la hostia loca. Su catálogo de fatálitis es infinito y crece con cada película que estrena, aunque es posible que sus películas sobre el conductor de castañazos sea la que mejor resume su esencia.

En busca del arca perdida (Raiders of the Lost Ark)

Indiana Jones puede tener un mal día y acabar con un espadachín rápidamente o, en cambio, aplicarse duramente ante una mole nazi con malas pulgas. Para salir del paso deberá contar con un poco de suerte, claro.

Promesas del este (Eastern Promises)

Una buena sauna da lugar a muchas situaciones, y a uno siempre le venía a la cabeza a ese Danko de Walter Hill repartiendo estopa. Con el paso de los años, y a la hora de recordar saunas de cine, la película de David Cronenberg ya es lo primero que se te pasa por la cabeza.

Casino Royale

Antes de obtener la licencia para matar, Bond tuvo que visitar muchos cuartos de baño peligrosos. Posiblemente más que George Michael.

Y si no nos enfadamos (...altrimenti ci arrabbiamo!)

Esto es el mayor hito que el Atlético de Madrid ha dado al mundo del espectáculo. Mucho más que todo lo que Enrique Cerezo haya y vaya a aportar al mundo del cine.

Los supercamorristas (Kuai can che)

Más producto “nacional” en esta trepidante aventura de acción blanca llena de peleas locas y momentos inolvidables de una vida mejor. Puede que el flechazo de mi generación con Jackie Chan.

Contacto sangriento (Bloodsport)

Los músculos de Bruselas no podían faltar en esta lista, porque nos dolía dejar olvidado a la figura más importante que ha dado el cine belga. La mejor adaptación de cualquier videojuego de torneos de artes marciales que nunca se ha hecho.

Only god forgives

Esto es lo que pasa cuando te vienes muy arriba y crees que por estar en forma y ser guapo puedes darte de hostias por la vida sin problema. Lo mejor de este tostón de Nicolas Winding Refn es esta secuencia. O la del karaoke, pero eso para cuando hagamos un repaso a los mejores karaokes del cine.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

12 votos

Noticias relacionadas
load