Las 13 mejores películas sobre dioses y mitología en el cine

OH DIOS MÍO

Las 13 mejores películas sobre dioses y mitología en el cine

Aunque parezca mentira, el cine nunca ha sabido manejar bien a los dioses del Olimpo. No estamos hablando de Bogart, Grant o Garbo, no. Nos referimos a Zeus, Atenea, Apolo, Ares o Afrodita. Al menos no el cine actual, más preocupado en avanzar y aborregar que en dejarse llevar por el sentido de una fantasía épica que tiene mucho que decir… pero que parece no encajar en ningún calendario de producción. La cosa está tan mal que estas son las 13 mejores películas sobre dioses y mitología en el cine que se nos han ocurrido hoy.

Guardianes de la Galaxia Vol.2

Sí, Guardianes de la Galaxia. Sí, Vol 2. OJO SPOILERS: En su tramo final, el héroe, un semidiós, debe enfrentarse ante un dios mucho más poderoso al que solamente puede vencer sacrificando su poder y volviendo a ser un simple mortal. James Gunn eleva tanto la épica en esta extraordinaria secuela que todo es, como mínimo, mitológico.

O Brother! (O Brother, Where Art Thou?)

Según los Coen, esta comedia musical utiliza La Odisea como vaga inspiración, muy libremente interpretada por unos chicos de Minneapolis que se encontrarán con un cíclope, sirenas y la historia de la música. Al igual que el texto original, no envejece.

A propósito de Llewyn Davis (Inside Llewyn Davis)

Los Coen vuelven a recurrir de nuevo a La Odisea de Ulises… convirtiendo ahora al personaje mitológico en un hermoso gato aficionado al escapismo. La idea de vuelta a casa o vuelta a la rutina del perdedor sin posibilidad de escape, cristalizado en un EXTRAORDINARIO Oscar Isaac que no puede dejar de dar vueltas sobre su sino trágico.

Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (Monty Python and the Holy Grail)

Como todo lo Python, la búsqueda del Santo Grial por los desgraciados bastardos que reinterpretaron la vida de Jesús, es perfecta en su imperfección. Es tan basa, tan tosca y tan grosera que termina por ser una fuente inagotable, pero no de la eterna juventud: es la fuente inagotable del descojone.

Hercules

Entre la revisión fresca y el pasarse por el forro el material de partida, Hercules tiene, en su reparto original, uno de los castings más locos de los clásicos Disney. ¿Hades o James Woods?

Immortals

Un peplum mitológico con los abdominales más descomunales del cine post-300. La razón principal, un pedazo de director que, con libertad de movimientos, es uno de los más grandes estetas que ha dado el cine reciente. Sangre, leyenda y un uso exquisito de las 3D. Mucho mejor de lo que la gente recuerda…

300

Hace ya más de una década desde el segundo pelotazo de Zack Snyder. 60 millones de presupuesto que recaudaron casi diez veces más. Un ejemplo de cómo rodar en una pantalla verde y de adaptación de una novela gráfica absolutamente imposible de trasladar al audiovisual cortesía de Frank Miller y Lynn Varley. Salió tan bien la cosa que su secuela da vergüenza ajena.

Percy Jackson y el ladrón del rayo (Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief)

Chris Columbus, un tipo que se matriculó en lo adolescente en los ochenta, se reincorporó a la universidad del cine para adaptar a vejestorios al nuevo cine moderno, y tras inaugurar la saga de Harry Potter dio el salto a otra adaptación casi tan complicada y mucho más desagradecida. Y no salió mal. Ah, y Alexandra Daddario.

Furia de Titanes (Clash of the Titans)

Vale, las 3 dimensiones podrían ser mejor, podríamos tener a un actor decente o al menos a uno que se lo pase bien con lo que está haciendo… pero oye, es tan hortera que termina siendo irresistible.

Ira de Titanes (Wrath of the Titans)

Bastante más depurada visual y argumentalmente que su predecesora, Ira de Titanes ya se lo cree, y con casi quince minutos menos que la anterior divierte el doble. Es una tontería, pero qué divertida es. Como el pelo de su protagonista.

Furia de Titanes (Clash of the Titans) (1981)

Sandalias de esparto en la última película de Ray Harryhausen. Nada más que añadir. Bueno, sí, una cosa: compara este vídeo con el de la versión moderna y verás lo muerto que está el cine.

Poderosa Afrodita (Mighty Aphrodite)

F. Murray Abraham protagoniza una tragedia griega en paralelo, mientras Mira Sorvino nos robaba el corazón por primera vez. Una de las resurrecciones más fuertes de Allen.

Troya (Troy)

Esta película tiene un par de huevos. Wolfgang Petersen, Homero y David Benioff se ponen a adaptar poemas de la Grecia clásica con la difícil papeleta de amortizar sus 200 millones de dólares. Solución: Brad Pitt, Eric Bana y Orlando Bloom. Misión cumplida. Una película más arriesgada de lo que su amplio presupuesto hacía pensar.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

16 votos

Noticias relacionadas
load