Las 13 mejores pelĂ­culas sobre fiestas, la primavera y el juego

PRIMAVERAS LOCAS, PELÍCULAS DIVERTIDAS

peliculas primavera

Bueno, pues ya está aquí. La primavera ha llegado para quedarse una temporada, exactamente hasta la llegada del verano. Vamos a dedicar uno de nuestros ciclos a la estación de las alergias: las 13 mejores películas sobre fiestas, juegos y la primavera.

Vamos a obviar los títulos que incluyan la palabra “primavera” porque nos gusta complicarnos la vida y ofreceros la menor cantidad posible de comedias románticas en blanco y negro o peñazos artísticos que son como ver florecer la estación por la ventana de casa que da al jardín que no tenemos. Porque si tuviéramos jardín no estaríamos aquí, claro.

La primavera la sangre altera y es época de fiestas, romances y juegos. Escapadas a otras capitales, festivales de música y juegos de azar, ya sea todo online en sitios como Euro Palace Online Casino o físicos. Por ejemplo, atento a los juegos de tragamonedas disponibles en Euro Palace, las series sobre juergas en Netflix y HBO y los festivales en streaming de Facebook, para hacerte una idea de cómo la revolución primaveral puede llegarte a través de internet igual que te llegaría en primera persona. 

El bueno de Alexandre Aja necesita recuperar el mojo perdido a base de adaptaciones, remakes y demás historias ajenas a su imaginación. Eso sí, es de aplaudir que con la tecnología de 2010 se haya hecho un remake ochentero de un subclásico setentero. Así que todo bien en este completo catálogo de anatomía desnuda devorada. Una risa, sobre todo cuando Aja pone en marcha su muestrario de mutilación.

Spring Breakers

“Tengo todo papi tengo todo papi tengo fly, tengo party, tengo una sabrosura: LA PELÍCULA”. Coñas aparte, un divertido y oscuro retrato generacional con un reparto entregado a la causa y momentos para el recuerdo. Y bikinis, bikinis para el recuerdo. De lo más elegante de su director.

Spring

La pareja formada por Justin Benson y Aaron Moorhead dieron un paso de gigante con esta romántica puesta al día de horror lovecraftiano metido dentro de una película de Ethan Hawke y Julie Delpy. Como la aplaudida película de vampiros de Jarmusch pero con tentáculos. Un poquito larga, pero ideal para empezar la estación.

El incidente (The Happening)

The Happening tampoco terminó de arreglar la situación de su director en aquel momento. Su mejor arranque para una película no terminó de verse apoyado por unos altibajos de ritmo y guión que, a ratos, la hacían avanzar a trompicones. Al igual que El Bosque o La joven del agua, otro “episodio” de alguna antología del fantástico más clásico. Y uno de los arranques más impresionantes de la historia del cine, eh.

Cabin Fever 2: Spring Fever

Ti West tomaba el relevo de otro gamberro para presentar una secuela mucho más desenfadada y abiertamente cómica. Pero cómica como el mejor gore de los noventa. Lástima de un par de detalles que casi tiran por tierra sus virtudes. Y su arranque no tiene nada que envidiar al de la película anterior, ¿verdad?

La revolución de los novatos (Revenge of the Nerds II: Nerds in Paradise)

Menos sexual que la primera, pero igualmente cómica, llevaba al grupo de nerds, término aún por aterrizar en España mucho más tarde, de vacaciones a un hostal con una de las piscinas más inolvidables de la comedia estudiantil americana.

Infiltrados en la universidad (22 Jump Street)

Igual de buena que la primera y 22 veces más divertida.

Incluye los mejores créditos finales de la historia del cine y a una pareja que no tiene nada que envidiar a Laurel & Hardy si estos hubieran rodado bajo la influencia de alucinógenos. Ojalá no se quede solamente en dos.

Hatchet

Venga, aceptamos Mardi Gras como fiesta primaveral. Uno de los más desfasados es el del origen de la saga ideada por Adam Green hace ya casi diez años, dios mío cómo pasa el tiempo. Hatchet era (y sigue siendo) un divertimento de primera categoría lleno de risas y gore que hasta el momento cuenta con tres entregas, con Green firmando las dos primeras.

Todo en un día (Ferris Bueller's Day Off)

Más de treinta años de la película más asombrosa del prodigioso John Hughes. Recordemos uno de los momentos más celebrados.

Malas Tierras (Badlands)

Muchas leyendas se forjaron aquí, desde el mismísimo Terrence Malick, que debutaba aquí y tras rodar su segunda película pasó veinte años poniendo a prueba la paciencia de los espectadores, hasta Martin Sheen, seis años antes de Apocalypse Now y Sissy Spacek antes de Carrie. Y los paisajes y la banda sonora que popularizaría más tarde el Amor a quemarropa de Tony Scott, claro.

Amelie

Amada y odiada a partes iguales, probablemente sea el póster más colocado sobre la cabecera de la cama de los jóvenes modernos de los últimos años quince años. Para bien o para mal, la obra más popular de Jean-Pierre Jeunet.

10 razones para odiarte (10 Things I Hate About You)

Un reparto increíble, diversión sin complejos, mucho verde y números musicales que ya están en el recuerdo. Un Shakespeare para adolescentes que ponía la guinda a ese tremendo desaguisado que fue la década de los noventa.

La cabaña en el bosque (The Cabin in the woods)

Unas buenas vacaciones entre amigos, mejor en una cabaña que sirva de reflexión metafísica sobre el origen de todos los males. Menuda película, colegas. Irrepetible.

CategorĂ­as:

ÂżTe gusta? ÂĄPuntĂșalo!

8 votos

Noticias relacionadas