Las 13 mejores pelĂ­culas sobre hombres lobo

LUNA LLENA, MOVIDA GORDA

Las 13 mejores películas sobre hombres lobo

El hombre lobo siempre estuvo ahí. De Lon Chaney Jr a Lou Reed, el autóctono Paul Naschy o el mismísimo Jack Nicholson han sido muchos los actores que se han vuelto peludos con la luna llena. Lo que está fuera de toda duda es que con Un hombre lobo americano en Londres todo cambió.

Vamos a repasar nuestras 13 mejores películas sobre hombres lobo.

 

Un hombre lobo americano en Londres (An American Werewolf in London)

John Landis venía de hacer comedias grandilocuentes cuando se metió de lleno en una película que, casi cuarenta años después, es difícil de catalogar. ¿Es una comedia? ¿Una película de terror? Da lo mismo, la durísima transformación del hombre lobo cambió el cine para siempre y obligó a la academia a incluir nuevos premios en los Oscar.

El hombre lobo (The Wolfman)

Algo raro pasó con esta película. Nadie quiso reconocer que se parecía bastante a la película definitiva sobre el hombre lobo clásico. Ahora Universal se encarga de otro reboot que lo va a tener difícil para superar en clasicismo y buen gusto. Allá ellos.

Aullidos (The Howling)

Thriller periodístico, terror licántropo, ambiente sectario, Roger Corman llamando por teléfono, asilvestradas secuencias sexuales animadas, Pino Donaggio... Aullidos es otra de esas pelis de Joe Dante que lo tiene TODO. (Y casi provoca un cisma por los efectos de maquillaje con John Landis)

Dog Soldiers

Neil Marshall es un tío que debería estar rodando películas en Marvel o resucitando DC, pero se ha estancado en la televisión a pesar de rodar como los ángeles violentas epopeyas que siempre tontean con el horror. Dog Soldiers es un divertimento de primeras calidades.

Late Phases

¿Original? Cero. Aquí hay hasta una minusvalía en el personaje protagonista, cientos de sospechosos, iglesias con misas, vecinos raros ¡¡¡y hasta un tuerto!!! La banda sonora es fenomenal, la fotografía remite a ese mismo cine que te viene a la cabeza desde el primer fotograma, salen Tom Noonan y Larry Fessenden y el tercer acto es una fiesta. Una golosina para cualquier festival que la programe y un director a tener en cuenta.

La Maldición (Cursed)

Hombres lobo con espadas en un guión del ex-guionista prodigio Kevin Williamson. Nadie entró al trapo de una película que era la primera que no se tomaba en serio a sí misma. La crítica no supo verlo. El público, claro, tampoco.

Howl

Simpático terror peludo de la tierra de los Dog Soldiers (cameo de Sean Pertwee incluido), Howl tira de cliché una vez que su molona premisa se agota hacia la mitad. Ni molesta ni sorprende, aunque se queda lejos de su Seasoning House.

Miedo Azul (Silver Bullet)

Daniel Attias llevó a la pantalla las palabras de Stephen King doblemente, primero adaptando El ciclo del hombre lobo y segundo porque el propio King se encargaría de escribir el guión.

El resultado es una simpática producción de serie b desenfrenada en la que lo único que se echaba de menos era el arte de Bernie Wrightson. Corey Haim, te echamos de menos.

Lobos humanos (Wolfen)

La película de hombres lobo del director de Woodstock. Poco podía hacer con Joe Dante y John Landis estrenando ese mismo año.

Ginger Snaps

Entre la comedia negra y el mumblecore, Ginger Snaps se “transformó” en título de culto instantáneo. Algo así como la primera piedra de lo que vendría mucho después con It Follows.

Teen Wolf

Puede que el tiempo no le haya sentado nada bien a esta comedia burda sobre licantropías familiares que se saltan generaciones, pero quién no sintió escalofríos al ver a su querido ídolo de la infancia sufrir y sudar en luna llena.

Lobo (Wolf)

En plena explotation de los clásicos de Universal tras el taquillazo del Drácula de Coppola este drama licántropo de Mike Nichols no dejó de ser una decepción a la que le faltaba fuerza a pesar de tener una base freudiana interesante. Pero ver a Jack Nicholson y a Michelle Pfeiffer como multiformes crepusculares siempre merece un visionado. 

En Compañía de Lobos (The Company of Wolves)

Un ejemplo de ese tipo de producciones que la profesionalización de la industria ha hecho más escasas, además de la película de hombres lobo que mejor conduce a cuando eras un niño, leías Caperucita Roja y te tapabas la cabeza con el edredón, sabiendo que había bestias salvajes ahí fuera, dispuestas a comerte de un bocado bajo la luna llena.

Bola Extra 1. Wallace & Gromit: La maldición de las verduras (The Curse of the Were-Rabbit)

El primer largometraje protagonizado por ese milagro que son Wallace & Gromit combinaba magistralmente el slapstick con las lunas llenas. Y todo en flamante stop-motion. Obra maestra.

Bola Extra 2. Lobos de Arga

Sus intenciones son buscar la risa y la complicidad del espectador (preferentemente treintañero) a base de guiños (el hombre lobo tuerto nos lleva directos a Miedo Azul) y chascarrillos con acento vascogallego, con dos fenómenos de la comedia como Otxoa y Areces al frente de un reparto que les guarda las espaldas con Manquiña, de la Rosa y Zahera muy on fire. Puede que 100 minutos sean demasiados para una modesta comedia de terror española, pero coño, es una comedia de terror española. Por eso y por recordarnos a los títulos de los que hablaba antes y huir del terreno de, por ejemplo, Álvaro Sáenz de Heredia, hay que aplaudirla.

Ya ves, menuda colección de colmillos. Hemos prescindido de los viejos clásicos conocidos por todos: Chaney, Fisher, Franco... ¡pero tenemos muñecos de plastilina!

ÂżTe gusta? ÂĄPuntĂșalo!

6 votos

Noticias relacionadas
load