Crítica de Passengers: Aprobado raspado por 5 razones

EN EL ESPACIO NADIE PUEDE OÍR TUS MOVIDAS

Passengers es passable

Crítica de Passengers: Cinco razones por las que es una película que cumple y punto. No podemos pedir mucho más a la industria del fast-food cinematográfico. Cuidao con algún SPOILER, eh (sobre todo en el cuarto punto)

  1. Dos actores con carisma, guapos y con todo el futuro por delante. Ella, con Oscar incluido; él en todas las quinielas de los próximos 1500 reboots y en un par de sagas multimillonarias. Pueden gustarte más o menos, pero son la encarnación del Hollywood dorado en la actualidad. Cumplen con su cometido. Por momentos, mejor de lo esperado.
  2. Un diseño elegante intencionadamente gélido. Una nave espacial con 5000 pasajeros dormidos no parece el lugar ideal para despertar un siglo antes de llegar a tu destino, pero los largos pasillos metálicos y sus cuartos, aunque un poco Titanic-os, tienen su gracia y estilo.
  3. Toques de horror. Pues eso, "toques". Ojalá el inesperado desarrollo de su primer acto, a un par de galaxias de lo que promete su camapaña, se mantuviera durante todo el metraje. Pero no, únicamente son toques de lo que podría haber sido una heredera futurista de El Resplandor. Digamos que comparten cafetería y atmósfera.
  4. Unos cameos muy locos. Dos actores con una dilatada trayectoria se dejan ver (bueno, uno de los dos te lo puedes perder si estornudas) en la película, aunque el primero de ellos sea necesario para arreglar un desaguisado de Jon Spaihts, guionista especializado en camisas de once varas (Prometheus) que parece empeñado en retarse a sí mismo constantemente (la próxima Momia con Tom Cruise)
  5. Un desenlace que no parece satisfacer a nadie. Y es que uno tiene la sensación de que nadie en Sony-Columbia tenía muy claro dónde meter este proyecto. Un peli de más de cien millones de presupuesto con dos actores y una localización (por grande que sea la nave es UNA NAVE) con unos vaivenes de tono que deambulan entre lo que podría haber sido el thriller del año y la pastelada para tu hermana pequeña. Con esos extremos se queda en una cosilla aceptable que no provoca diarrea ocular ni cerebral, aunque a ratos se empeñe muy fuerte en ello.

Como puedes ver en esta crítica de Passengers no pasará a la historia del género por culpa de sus dudas y sus decisiones, y es una pena. De haber salido de una productora pequeñita con otro target en mente podríamos haber estado ante un clásico de culto, el nuevo Naves Misteriosas con aspiradores mejorados. 

Noticias relacionadas
load