Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig, geeks contra fantasmas

'CAZAFANTASMAS' DE PAUL FEIG

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Ahondando en la polémica con la crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Suele decirse que las comparaciones son odiosas, y sin embargo hay ocasiones en que resultan tan ineludibles que sería una ofensa no reparar en ellas. Coincidiendo en nuestra cartelera por esos siempre traviesos caprichos del destino, 'Escuadrón Suicida' de David Ayer y 'Cazafantasmas' de Paul Feig son películas unidas por dos aspectos en común. Tres si además consideramos la polarización de opiniones a la que han dado pie entre crítica y fandom. Más allá de esta visceralidad generada, tanto la adaptación al cine del grupo de supervillanos al servicio del gobierno de John Ostrander como el remake de Cazafantasmas con mujeres comparten a) destacar más por sus protagonistas que por la película en sí; y b) clímax identicos directamente sacados del original de Ivan Reitman.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

En lo que respecta a lo primero, la nueva película de Cazafantasmas protagonizada por Kristen Wiig, Melissa McCarthy, Leslie Jones y Kate McKinnon tiene a su favor no contar con una Margot Robbie que se apodere de Harley Quinn para convertirse en la dueña absoluta de la función, sino que tiene cuatro. Olvidaos de cualquier prejuicio, porque las cuatro protagonistas de 'Ghostbusters' (2016) hacen suyos a unos personajes perfectamente definidos, y la química entre las cuatro es totalmente genuina cada vez que están en pantalla.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Born to be great

Me sería de hecho imposible quedarme con una sola de ellas, ya que es en su conjunto donde realmente brillan, con Wiig y McCarthy como amigas distanciadas cuyas carreras en la ciencia han seguido caminos muy diferentes, Jones como tipa corriente absorbida por la magia de las fuerzas sobranaturales a las que se enfrentan y la extravagante Kate McKinnon como elemento impredecible, mitad Harpo mitad Groucho y que nunca sabes por donde va a salir. Caótico torbellino que se apropia de muchos de los mejores momentos del film, la Jillian Holtzmann de esta última resume el carácter coral de la función, donde las cuatro se complementan de tal manera que difícilmente podrías imaginar un film con uno solo de sus personajes, sin el contraste que ofrecen los demás.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Science, madafakas

Siendo la increíble voz de Melissa McCarthy y una Leslie Jones a la que por fin le veo más registros que ser la mujer que grita mucho un aliciente para verla en versión original, las cuatro funcionan como contrapartidas de los Cazafantasmas originales, sin que a la vez sean los mismos personajes, por lo que hay una suerte de ampliación del mito. Ni las doctoras Erin Gilbert y Abby Yates son Peter Venkman y Ray Stantz, ni Holtzmann es Egon, ni Patty Tolan es exactamente Winston -aunque haya una conexión bastante simpática- de la misma forma que el Kevin de Chris Hemsworth definitivamente no es Janine, ni hay una Dana Barrett ni termina de haber un Louis Tully.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

La persona más cuerda de este equipo

Esto podría interpretarse como algo negativo, pero es justo lo contrario, ya que el espíritu sigue estando ahí, aunque sea con una nueva generación ocupando los roles de los originales. De hecho es una auténtica lástima que Sony decidiera que la película fuera un remake de Cazafantasmas, dado que la película maneja ciertas ideas con las que habría funcionado infinitamente mejor como secuela encubierta, incluyendo unos geniales cameos para placer de los nostálgicos, que a imagino a estas alturas estarán en conocimiento de todo el mundo.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Don't Make Me Angry

You Wouldn't Like Me When I'm Angry

Estos artistas invitados forman parte, junto un nutrido elenco que en ocasiones parece un Quien es quien del Sathurday Night Live, de otro de los principales puntos fuertes de la película. Y es que si bien las cuatro protagonistas saben apoderarse de su condición como tales, sería injusto no mencionar a un cast en el que hasta el último figurante derrocha carisma y da la impresión de habérselo pasado en grande durante la gestación de la película. Aquí podríamos volver a hablar de un Chris Hemsworth completamente desatado haciendo de perfecto estúpido, que -sumado al hecho que buena parte de sus diálogos fueron improvisados- da la impresión de haber disfrutado en 'Cazafantasmas' del mayor parque de atracciones de su vida.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Todo el mundo

somos un poco Kevin

No es el único en apuntarse a una fiesta en la que también toman parte el taxista de 'Deadpool' Karan Soni, un impagable Andy García -descacharrante el gag a costa de 'Tiburón'- y un villano que, si bien visualmente queda muy lejos de la fuerza de Gozer el Gozeriano o Vigo el Carpato cuando le toca, con su socarronería a vuelta de todo me pareció un acertado y divertidísimo contrapunto a las protagonistas principales. Alguna que otra crítica ha mostrado su descontento por el hecho de que prácticamente todos estos personajes puedan catalogarse como idiotas, cretinos o cobardes -si es que no son las tres cosas-, pero no me resulta desacertado dentro de la base de que es una película cuyo humor se sustenta en el que todo el mundo, protagonistas incluidas, es un idiota, un cretino, un cobarde o un poco de las tres cosas.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Pasándolo en grande en el rodaje

Lejos de mostrársenos como mujeres perfectas, tenemos a Erin Gilbert como una tipa insegura que ha sacrificado todo en lo que creía por una supuesta dignidad que la película no deja de arrebatarle -ya sea con el gag ectoplásmico, su actitud al borde del acoso con Kevin o su necesidad de demostrar que tiene razón-, el rencor obstinado de Abby, la temeraria inconsciencia al borde de lo psicótico de Holtzmann o una Patty Tolan constantemente en pugna entre su deseo de arrimar el hombro y su rol de león cobarde. Son estas fallas humanas y la necesaria determinación del grupo de lidiar con ellas las que consiguen que tanto el cuarteto como el entorno por el que se mueven rebose cercanía, despidiendo una química irresitible tanto cuando se quieren matar entre ellas como cuando se disponen a remangarse para partirse la espalda luchando codo con codo para impedir el apocalipsis fantasmal.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Ghost Busting

El guión también ayuda mucho aunque en ocasiones funcione más por ritmo, bombardeo continuo y la chispa de las protagonistas para llevarlo a pantalla que por mantenerse al mismo nivel durante la misma película. Y es que en 'Cazafantasmas' de Paul Feig pasa un poco como -obviando la calificación R- en 'Deadpool' de Tim Miller, alternando chistes ingeniosos con chistes idiotas, chistes graciosos y otros chistes con los que te ríes más por lo mal que funcionan que por el propio chiste en sí. Aun así, están lanzados con desparpajo y un visible interés por conseguir ofrecer un producto digno, lo cual hace difícil no sentir cierta simpatía por la cinta, incluso cuando nos vuelve a reincidir otra vez con un clímax con vortex de luz en el cielo.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Who you gonna call

No es que se le pueda culpar del todo al film, dado que precisamente fue la película original de 'Cazafantasmas' una de las primeras en usar este recurso, y como remake que es de la misma difícilmente podía estar más justificado. Aun así, durante los últimos años han sido tantas las películas que han optado por este tipo de finales, que por mucho que intentemos racionalizarlo va a pasarle factura. Especialmente teniendo en cuenta que su presupuesto -y por lo tanto efectos especiales- son bastante más limitados que los de otras grandes superproducciones.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Multitud de guiños y cameos

Y sin embargo hay un aspecto por el que termina funcionando mejor que en otros proyectos con muchos más medios, ya que en lugar de ocupar el 50% o más del metraje hasta el punto de que toda la película sea un calentamiento para ese clímax que lo abarca todo como ocurre en 'Vengadores' de Joss Whedon o el citado 'Escuadrón Suicida', 'Cazafantasmas' se esfuerza en crear una historia en la que sus protagonistas atraviesas multitud de vivencias antes de llegar al festival de luces y efectos especiales del final. El resultado es que aun siendo una película más corta o incluso mucho más corta que cualquiera de las citadas, la impresión al salir del cine es que es un film que consigue sacar muchísimo más partido de su metraje y que te ha contado muchas más cosas que las otras.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Dominio de varias ciencias e idiomas

incluido el castellano

Aun alternando escenas que no funcionan tan bien como otras como puede ser esa secuencia sobre el escenario del concierto metalero -más propia de las 'Tortugas Ninja II' de los noventa que de 'Cazafantasmas'- frente al sublime delirio Burtoniano que es el desfile de Acción de Gracias, la película se mueve tan rápido y atraviesa por tantas situaciones con las protagonistas enfrentándose a amenazas fantasmales diferentes, que no solo facilita ignorar sus momentos menos inspirados, si que a la hora de llegar al final, tanto la relación forjada entre las nuevas Cazafantasmas y la empatía que como espectadores tenemos hacia ellas se siente verdadera.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Esperen, que aun hay más

En líneas generales, 'Cazafantasmas' de Paul Feig es un divertimento ligero y deliberadamente chorra, con las pinceladas de ingenio necesarias para funcionar tanto como relectura que no necesita repetir punto por punto la original, como homenaje y primera aproximación a la saga. No llega al nivel del clásico del cine de aventuras de los ochenta de Ivan Reitman, pero sí que supone un homenaje digno y -desde luego- está muy por encima de 'Cazafantasmas 2'. Pudiendo ser entendible que sepa a poco para quien considere que -puestos a hacer un remake- debería haber ofrecido mucho más, el film sabe hacer suyo ese espíritu de reivindicación geek repleto de ciencia y aroma ochentero que lo hace francamente divertido si uno acude al cine sin más pretensiones que las de disfrutar de un voluntarioso homenaje al clásico.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Cazafantasmas de ayer y hoy

Siendo más que probable que si gran parte de los que la han recibido con prejuicios absurdos por el género de sus protagonistas le hubieran dado una oportunidad, encontraran en ella el divertimento disparatado con encanto de este verano, el remake de 'Ghostbusters' es el 'Hombre Hormiga' / 'Infiltrados en la Universidad' / 'Men in Black' de 2016. Siendo probablemente más deudora de la serie de animación de los ochenta que de la propioa película original, las 'Cazafantasmas' de Paul Feig es una de esas películas que compensas sus defectos a base de desparpajo y cariño, rebosando una simpatía dentro de su humor ganso que la convierten en el film perfecto ya sea para disfrutar de una tarde de palomitas en el cine junto a hijos o sobrinas, o para rememorar viejas batallas con un subidón de nostalgia plenamente ochentero.

Crítica de 'Cazafantasmas' de Paul Feig

Salir del cine con una sonrisa

Siendo su mayor delito el que no se haya podido desarrollar en las circunstancias adecuadas para que dentro de unos años pudiéramos disfrutar de un Ghostbusters Vs Ghostbusters en el que pudiera llevarse a cabo un crossover real entre ambas generaciones de Cazafantasmas, Wiig, McCarthy, Jones y McKinnon demuestran estar a la altura del legado que Murray, Aykroyd, Hudson y Ramis dejan en sus manos. Quizás el film en sí no les termine de hacer la justicia que debiera para las tablas que muestran, pero desde luego se las ingenian para sacar oro del material que tienen entre manos, dejando un buen puñado de momentos para el recuerdo que te mantienen pegado en la butaca hasta que ha pasado hasta el último de los créditos y que -más que destruir infancias- es probable que reaviven y alegren otras cuantas. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

9 votos

Noticias relacionadas
load