barra head

Las mejores peleas del cine de superhéroes

PELEAS DE SUPERHÉROES PARA CIVIL WAR

Las mejores peleas del cine de superhéroes

Los Vengadores se ponen en forma para la Civil War con las mejores peleas del cine de superhéroes

Hoy es el esperado día. El estreno de 'Capitán América 3: Civil War' aterriza en nuestras pantallas, rodeado de una optimista acogida que promete que la nueva película de Marvel Studios termine siendo uno de los grandes blockbusters del año. Centrada en la pugna ideológica derivada de un arduo debate político sobre la legalidad de los superhéroes, por muchas vueltas trascendentales que queramos darle al enfrentamiento entre los bandos de Vengadores de Iron Man y el Capitán América, al final lo que todos queremos ver no es a los superhéroes debatiendo sobre si querrían ser registrados o no, sino las hostias.

El mismo género de los superhéroes puede haber evolucionado hasta ofrecer historias tan complejas como 'Watchmen' o 'Alias', pero al final no dejan de ser una excusa en forma de mitología moderna con la que disfrutar de aventuras y peleas llenas de acción y color. Esta es, proyectos independientes como 'Super' o 'Paper Man' aparte la fórmula que ha hecho que las películas de superhéroes hayan experimentado el boom que llevan viviendo desde los albores del presente siglo, al contar con los medios necesarios para llevar a la gran pantalla las increíbles hazañas de los personajes en los cómics.

Las mejores peleas del cine de superhéroes

Antes, la imposibilidad de llevar a cabo peleas de superhéroes tan espectaculares como las que ocurrían en el papel derivaron que las adaptaciones del género se diluyesen entre otras propuestas más visuales, por lo que en general la mayor parte de las películas de superhéroes anteriores al año 2000 se centran más en el drama humano, la tensión o la creación de escenarios que en la propia acción. Películas como el 'Superman' de Richard Donner, el 'Batman' de Tim Burton, 'El Cuervo' de Alex Proyas, 'Darkman' de Sam Raimi o 'La Máscara' siguen siendo disfrutables a día de hoy, pero -si las juzgamos desde el termino de la acción- pierden bastante en comparación con el cine de superhéroes actual.

La inclusión de especialistas en artes marciales, el abaratamiento de la tecnología y una apuesta por mayor creatividad visual fueron los verdaderos detonantes que permitieron a cineastas como Bryan Singer, Christopher Nolan o Matthew Vaughn bucear en nuestra nostalgia, creando escenas de acción que no solo no tenían nada que envidiar a las originales, sino que han elevado las cotas de espectacularidad en el cine como llevaba tiempo sin hacerse.

Las mejores peleas del cine de superhéroes

A espera de ver si 'Capitán América 3: Civil War' está a la altura de muchas de las aquí incluidas, para celebrar su estreno en la gran pantalla os ofrecemos un repaso por lo más inolvidable que nos ha ofrecido el género en su ámbito visual, con las mejores peleas del cine de superhéroes. Peleas de Marvel, peleas de DC, peleas de Fox... Mucho superhéroe reunido para esta hora de las tortas:

Batman y Robin en acción ('Batman', 1966): Si bien hemos dicho que la verdadera revolución de las escenas de acción en las películas de superhéroes no llegó hasta finales de los noventa, si hubiera que citar un ejemplo previo es sin duda el Batman de Adam West. Y sí, no nos hemos fumado nada, sino que es una mera cuestión de contexto, comparando sus coreografías al borde del slapstick con cualquier cosa que se hiciera en términos de acción y su repercusión posterior. Las escenas de acción del Batman de los sesenta no solo siguen siendo icónicas y reconocibles en cualquier ámbito que se las incluya, sino que influyeron tanto, que no hay más que ver el Batman de Tim Burton y -sobre todo- Joel Schummacher, para ver que seguían siendo las mismas, salvo que sin onomatopeyas y sustituyendo el tema de Neal Hefti por la música de Danny Elfman.

La escena de la rave ('Blade', 1998): Si hubiera que hablar de una película que marcó un antes y un después para las escenas de acción de las películas de superhéroes, este es sin duda el film de Stephen Norrington. Antes de Matrix y antes de que los superpoderes más costosos se apoderaran de la pantalla, aquella sangrienta secuencia en el local de rave de vampiros precedida por la música de New Order fue la primera en recurrir a expertos en artes marciales para pie a una secuencia que forma ya parte de la historia del cine de acción, marcando el punto cero de las películas de superhéroes actuales.

Wolverine en la jaula ('X-Men', 2000): Pese a su enfoque puramente minimalista, la presentación del canadiense del esqueleto y las garras de adamantium en la primera película de los X-Men sigue generando tanto miticismo que no ha dejado de homenajearse tanto en entregas posteriores de la saga como en todo el cine en general. Aquel enigmático guerrero que no había conocido la derrota, el “No le pegues en los huevos” y el sonido del metal cada vez que los huesos de su rival chocaban contra él, dejaban clara la pericia del director para exponer mucho sin necesidad de mediar palabras.

Mística vs Wolverine ('X-Men', 2000): La primera aventura cinematográfica de los X-Men no solo fue el primer film de acción del director de 'Sospechosos Habituales', sino también la primera película de grupos de superhéroes, por lo que por mucho que contasen con Ray Park en las coreografías, las escenas grupales se resentían. Eso no impidió que el film elevase a lo más alto de la fantasía fandom a una serpenteante Mística que se deslizaba con una gracilidad imposible, con el cuerpo de Rebecca Romijin Stamos,

Snowman ('Blade 2', 2002): A pesar de que la secuela de Blade dirigida por Guillermo del Toro se vio infectada por el virus CGI, sigue teniendo algunas de las escenas de lucha más impresionantes que ha dado el género. Que menos, cuando para dirigirlas tienes al colosal Donnie Yen, capaz de florituras como esta.

Blade vs Vampiros Vs Segadores ('Blade 2', 2002): Pero si hay una escena de acción realmente apabullante a lo largo de 'Blade 2', es el enfrentamiento entre Blade y el Bloodpack contra las hordas de Segadores en las cloacas de europacentral. Pura mezcla ente 'Aliens', 'Nosferatu' y 'El Tercer Hombre', en una tensa escena que la última entrega de Los Juegos del Hambre parece haber tenido muy presente.

Spider-Man contra el Duende Verde ('Spider-Man', 2002): La mayoría de las escenas de acción de las películas de Sam Raimi no han envejecido demasiado bien, no solo ya por lo obsoletos que puedan resultar a día de hoy sus medios digitales, sino por imposible ritmo pausado en el que se desarrollan estas. Sin embargo, hay algunas que siguen manteniendo su fuerza, como la tensión a extremis presente durante el enfrentamiento entre el hombre araña y su enemigo con la vida de Mary Jane en juego.

Nightcrawler en la Casa Blanca ('X-Men 2', 2003): Absolutamente incuestionable, la irrupción del mutante teleportador en la sede presidencial de los Estados Unidos volvió a demostrar la talla cinematográfica de Bryan Singer, quedando grabada en la memoria colectiva como una de las mejores escenas de acción del cine de superhéroes.

Wolverine desatado ('X-Men 2', 2003): A principios de los noventa, Barry Windsor Smith escribió una de las mejores sagas del mutante canadiense de las garras de adamantium, remontándose a sus orígenes para narrar su infierno a manos de una misteriosa organización gubernamental. Como una de sus escenas cumbres, el miembro de los X-Men desatando el infierno entre una legión de soldados con la misión de capturarle, algo que todavía tiene pendiente una adaptación digna en el cine, pero de lo que Bryan Singer ya nos ofreció un apetitoso aperitivo con la secuencia de X-Men 2 en la que Logan se convertía en la única posibilidad de salvación para los alumnos del instituto Xavier ante la llegada del comando militar fuertemente armado de William Stryker. 

La fuga de Magneto ('X-Men 2', 2003): Exactamente lo mismo que con la anterior, salvo que conel Magneto de Ian McKellen protagonizando el regreso más majestuoso que ningún villano haya protagonizado en pantalla.

Wolverine vs Lady Deathstrike ('X-Men 2', 2003): No dejaba de ser volver a repetir la misma fórmula usada con Mística y Wolverine en la primera entrega, pero el combate resultaba tan intenso, que era imposible no volverse a rendir ante la maestría de Singer.

Hulk vs Ejercito de los US ('Hulk', 2003): La primera película de Hulk no se caracteriza precisamente por su acción, e incluso tiene dos que difícilmente podrían ser más confusas. Sin embargo, la secuencia en la que el coloso esmeralda se libera de las instalaciones de Pantheon y se enfrenta a lo largo del desierto de Nevada contra tanques, helicópteros de combate y cazas supersónicos reúne tanto una de las mejores calidades técnicas que ha dado el género, como resume todo lo que es Hulk en su más pura esencia.

La persecución de Dash ('Los Increíbles', 2004): Cuando hablamos de representaciones clásicas de supervelocistas, ni Flash, ni Quicksilver, ni ningún otro personaje de imagen real: Todavía esta lejos el día en el que superen al hiperactivo hijo de Mister Increíble, en su internada junto a su hermana en la Isla de Síndrome para rescatar a sus padres.  

El entrenamiento de Bruce Wayne ('Batman Begins', 2005): Da igual lo a favor o no que estés del Batman de Christopher Nolan. No hay nadie en este mundo capaz de negar que su debut con el personaje tiene uno de los primeros actos mejor rodados de ha dado el género. Como momento cumbre, ese adiestramiento en el manejo de espada, con Liam Neesson y Christian Bale al más puro estilo de 'Los Inmortales'.

La primera aparición de Batman ('Batman Begins', 2005): Sin embargo, otro rasgo de 'Batman Begins' en el que casi todo el mundo coincide es en que Nolan estaba muy verde en lo que a dirigir escenas de acción se refiere. Algo que desgraciadamente se nota demasiado en su tramo final, pero que supo disimular con suma pericia con el debut del personaje de Christian Bale como justiciero enmascarado, en una escena que capta a la perfección la naturaleza de Batman como espectral depredador nocturno.

Jean Grey contra el Profesor Xavier ('X-Men 3: La Decisión Final', 2006): Muchos palos se le han dado a la tercera entrega de los X-Men dirigida por Brett Ratner, pero sigue conteniendo una de las secuencias más apoteósicas que ha dado el cine de superhéroes contemporáneo. Si no la recordáis, dadle a play e intentad que la mandíbula no se os caiga al suelo entre tanta tensión.

La Batalla de Alcatraz ('X-Men 3: La Decisión Final', 2006): Otro mérito que no se le puede quitar a la película de Brett Ratner es que fue la primera en mostrarnos a los X-Men luchando de forma conjunta, y bien que hizo Bryan Singer en tomar nota para su regreso 

Silver Surfer contra la Antorcha Humana ('Los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer', 2007): Poco se puede rescatar a estas alturas de las películas de los Cuatro Fantásticos de Tim Story, más allá del hecho de no haber sido tan masacradas como la de Josh Trank. Aun así, tampoco se les puede negar el mérito de haber sido capaces de dejar una represantación tan fiel como imaginativa del nómada cósmico, siendo conveniente destacar su persecución con Chris Evans, el Capitán América La Antorcha Humana.  

Las mejores peleas del cine de superhéroes

Iron Man contra la guerrilla de Gulmira ('Iron Man', 2008): Llama la atención cómo Marvel Studios logró el gran éxito que inicio su meteórica carrera con una película sin apenas acción. Pero lo cierto es que Jon Favreau supo aprovechar la poco que hay, destacando una carta de presentación del Tony Stark de Robert Downey Jr como Iron Man, en una secuencia con la que nos vendió a todos inmediatamente al superhéroe.

Emil Blomsky contra Hulk ('El Increíble Hulk', 2008): Siendo un film mucho más barato que su predecesor, la segunda película de Hulk de Louis Leterrier tampoco llegó a brillar demasiado a pesar de tener mucha más acción. Sin embargo, si que nos dejó una carta de presentación tan irresistible -tanto que fue usada como clip promocional- que nos hizo soñar a todos con la inminente llegada del Capitán América.

Joker sobre ruedas ('El Caballero Oscuro', 2008): Las escenas de acción de la segunda película de Batman de Christopher Nolan están infinitamente mejor rodadas que las de 'Batman Begins', pero no es realmente una película que destaque precisamente por sus grandes escenas de acción. Concebida como un intenso duelo mental entre la fuerza del orden que es Batman y la fuerza del caos en la que se erigía el Joker de Heath Ledger, a pesar de que es su aspecto de thriller al más puro estilo del cine de Michael Mann lo que más destaca, eso no impidió que nos deslumbrase con una vibrante escena automovilística al estilo del mejor western.

Frank Castle contra el fortín de Russo ('Punisher: War Zone', 2008): La tercera película de Punisher es mayormente un disparate. Sin embargo, eso no evitó que nos brindase el mejor Frank Castle visto hasta la fecha, con un imponente Ray Stevenson que ejecutaba a sus enemigos con la implacable frialdad seca y sin palabras que caracteriza al personaje. 

La muerte del Comediante ('Watchmen', 2009): La obra de Alan Moore tampoco es una historia que se caracterice precisamente por sus escenas de acción, pero Zack Snyder añadió su toque, a veces con más fortuna, y otras con cierto sentimiento de exageración que no pegaba demasiado con la obra. Teniendo la mayor parte de ellas un estilo y enfoque similar, seguramente la más lúcida de todas fue la escena de apertura en la que reflejaba el asesinato de El Comediante a manos de su misterioso asaltante.

Hermanos ('X-Men orígenes: Wolverine', 2009): Si tuviéramos que hablar de películas masacradas por conflictos entre director, base de inspiración y productora, la primera película de Wolverine se llevaría la palma. Aun así, el film dirigido por Gavin Hood se las ingenió como para dejarnos algunos destellos centrados en la hermandad rival entre Wolverine y Sabretooth, con la secuencia de los créditos con ambos atravesando las distintas guerras del siglo XX y XIX a la cabeza.

Wade Wilson en acción ('X-Men orígenes: Wolverine', 2009): No solo eso, si no que además tuvo un gran destello de lo que sería en Deadpool de Ryan Reynolds durante la misión original del Team X. Lástima que todas esas buenas intenciones se perdieran con la marranada que le harían después al mercenario de la boca cosida.

El rescate de Hit-Girl ('Kick-Ass', 2010): La adaptación de la obra de Mark Millar y John Romita Jr brillo por su captación del gamberrismo al borde de la sátira presente en la original, pero sobre todo por el debut de Matthew Vaugh como director del género, y esa endiablada versión femenina y psicótica de Robin. Emulada en multitud de ocasiones, el personaje interpretado por Chloe Moretz crearía escuela, protagonizando secuencias tan vibrantes como este rescate al límite en el que el director jugaba con la imaginería de los shooter en primera persona. Pinchar aquí, avisando de contenido SPOILER.

Las mejores peleas del cine de superhéroes

De nuevo Hit-Girl ('Kick-Ass', 2010): Pero si hubiera que destacar una escena de la co-protagonista de Kick-Ass, es sin duda ese clímax final en el que terminaba de eclipsar al personaje se Aaron Tylor Johnson. El delirio de aquella niña con traje de colegio y aspecto de personaje de serial infantil masacrando impunemente a una legión de criminales armados dejó huella, como uno de los grandes clímax del género.

El debut de la Viuda Negra ('Iron Man 2', 2010): La secuela de Iron Man tenía muchas escenas de acción voluntariosas, pero muy pocas que realmente lograran su objetivo. A destacar, el debut de Scarlett Johansson como Natasha Romanova, con una secuencia de acción que definiría las acrobacias y llaves de combate que han definido a su personaje desde entonces.

Magneto cazador de nazis ('X-Men: Primera Generación', 2011): Tras Kick Ass, Vaughn se pasó a los X-Men conservando su glamour para el cine de acción, con la película más deliciosamente sofisticada de los X-Men hasta la fecha. A destacar, todo lo relativo al rol del amo del magnetismo dando caza a los criminales de la II Guerra Mundial, y que ha quedado tan grabado en el personaje que incluso Marvel terminaría sacando una serie con dicho enfoque mientras Vaughn dejaba claro que había nacido para hacer cine de espías. No le llegaría Bond, pero si Kingsman.

Asalto a la mansión de los X-Men ('X-Men: Primera Generación', 2011): Bryan Singer había dejado el listón muy alto con su asalto contra los alumnos de Xavier en 'X-Men 2'. Lejos de amilanarse, Vaughn se atrevió a hacer su propia versión a pesar de no tener Wolverine alguno, cambiando las tornas al hacer que en esta ocasión fueran mutantes los que atacasen a los jóvenes mutantes.

Magneto contra Shaw ('X-Men: Primera Generación', 2011): SPOILERS. Homenaje a la mítica escena de la muerte de Avetrueno, el punto de no retorno que terminaría embarcando a Erik Lensherr en el fanatismo mutante fue realizada a través de una brillante escena en la que Xavier se convertía en cómplice involuntario y el peor testigo de la consumación de su venganza. Desde ese momento, la moneda es parte fundamental de la mitología del universo cinematográfico. SPOILERS

Ghost Rider vs Apagón ('Ghost Rider: Espíritu de la Venganza', 2012): Poco hay rescatable de las películas de Ghost Rider de Nicholas Cage, salvo las escenas de acción dirigidas por Mark Neveldine y Brian Taylor para su segunda entrega.

La Batalla de Nueva York ('Vengadores', 2012): El momento más esperado por los aficionados desde que Nick Fury le preguntase a Iron Man si había escuchado hablar de la Iniciativa Vengadores, fue consumado con un despliegue de medios y energía como el cine nunca había visto hasta la fecha. Desde entonces, el clímax con el titánico falso plano secuencia de por medio es -todavía- el referente a superar.

Spider-Man contra el Lagarto ('The Amazing Spider-Man', 2012): El debut de Spider-Man de Marc Webb se vio catastróficamente afectada por el desnortado intento de hacerla más oscura, acercándola al universo Nolan. Algo que, por desgracia, tampoco fue demasiado bien entendido por un equipo que consiguió que en buena parte de las escenas de acción no se viera una mierda. Aun así, fueron capaces de dejar una secuencia tan brillante, como la que tiene lugar en el con toda seguridad sea el mejor cameo de Stan Lee hasta la fecha.

El rescate de Bane ('El Regreso del Caballero Oscuro: La Leyenda Renace', 2012): Deudora del cine de Renny Harlin y su 'Máximo Riesgo', la tercera y última entrega del Caballero Oscuro de Christopher Nolan arrancaba por todo lo alto con una trepidante escena de acción poniendo a prueba la gravedad.

Bane vs Batman ('El Regreso del Caballero Oscuro: La Leyenda Renace', 2012): Esta es. La mejor escena de acción parida por Nolan en toda su andadura como director de cine de superhéroes, en una secuencia seca como el infierno, sin más sonido ni banda sonora que el de los puños del azote de la liga de las sombras golpeando contra el exhausto Caballero Oscuro.

Revancha ('El Regreso del Caballero Oscuro: La Leyenda Renace', 2012): ¿Para que nos caemos, señor Bruce? Para podernos levantar. Renacido tras su resurgir de la fosa Lázaro, Batman marcharía a Gotham para ponerse al frente de las fuerzas del orden en toda una batalla campal que puede resumirse como la última sacada de chorra de Christopher Nolan antes de abandonar el barco.

Redada en slow-mo ('Dredd', 2012): Creada para hacerle justicia al personaje tras la tropelía perpetrada por Sylvester Stallone y sus sicarios, la película de Pete Travis, Alex Garland y Adi Shankar tiraría de 'The Raid', convirtiendo a Karl Urban en la encarnación de Dredd en la tierra, en una cinta cargada de hiperviolencia que tendría entre sus mejores escenas de acción las narradas desde la perspectiva de la droga slow-mo que hacía verlo todo a cámara lenta. ¿Cuanta para la próxima películas de Zack Snyder?

Asalto a la mansión de Malibu ('Iron Man 3', 2013): El guionista de 'Arma Letal 2' se versionó a si mismo en este ataque casi buscado de un Tony Stark con menos luces que un árbol de navidad en agosto. Pero lo que no se le puede negar es que la secuencia restos de inmueble derrumbándose por todas partes difícilmente podría ser más espectacular.

Rescate aéreo ('Iron Man 3', 2013): Segunda mención a Black, cuya película de Iron Man deja muy claro que está a cargo de uno de los grandes del cine de acción de los noventa con el mayor ratio de momentos trepidantes memorables de la trayectoria de Marvel Studios. De nuevo a destacar, por su complejidad a pesar de no dejar de ser una propuesta muy clásica, el rescate aéreo en el que el Vengador protagonizado por Downey Jr debe rescatar a una docena de senadores en plena caída libre.

Tropas Extremis vs Ejército de Hombres de Hierro ('Iron Man 3', 2013): No se puede terminar de hablar de la última película de Iron Man sin mencionar su apoteósico clímax. Probablemente la secuencia de acción nocturna mejor rodada que nos ha dado el género, Shane Black afrontaba el reto de dirigir el primer film Marvel que vino tras los Vengadores, y lejos de empequeñecerse nos regaló este festival de pirotecnia con soldados explosivos y armaduras no tripuladas saliendo disparadas de un lugar a otro entre los amasijos de metal de un muelle de carga.

Superman vs Faora ('El Hombre de Acero', 2013): A pesar de que a la película de Zack Snyder no le faltan sus defectos, no se le puede negar el mérito de ser la primera película que intentó usar la tecnología actual para hacernos sentir los sobrehumanos poderes de Superman. Algo que quizás no consiguió plasmar todo lo bien que quisiera en el enfrentamiento final contra Zod, pero que -a pesar del muy evidente CGI- logró mucho mejor en el enfrentamiento de Superman contra Faora y otros kryptonianos en su hogar de Smallville.  

La Batalla de Vanaheim ('Thor: El Mundo Oscuro', 2013): El desparpajo de Chris Hemsworth al deshacerse de Korg con un contundente mazazo seguido de “¿Alguien más?” forma ya parte de la historia contemporánea de las películas de superhéroes.

La fuga del Capitán América ('Capitán América: Soldado de Invierno', 2014): En la Civil War original, la escena con Steve Rogers desafiando a SHIELD con su huida a bordo de un jet de combate fue uno de los momentos más épicos del cómic reciente. En la segunda película del Soldado de Invierno, los Hermanos Russo no solo lo emularon, sino que lo llevaron un paso más allá entre la intensísima pelea del ascensor y... básicamente todo lo que vino después.

El asalto del Soldado de Invierno ('Capitán América: Soldado de Invierno', 2014): Como película de acción, la segunda película del Capitán América es uno de los films más trepidantes que nos ha dado Marvel. Pero pocas, muy pocas secuencias de la misma tuvieron la capacidad de dejar al espectador pegado en la butaca como la emboscada del letal asesino de Hydra contra Steve y sus compañeros.

SHIELD vs HYDRA ('Capitán América: Soldado de Invierno', 2014): Más que de la Civil War, la escena final de El Soldado de Invierno parecía sacada de una recreación futurista de la Guerra de Independencia Americana. Cualquiera que haya leído cómics Marvel durante los últimos 15 años sabe que en cuanto aparecen helitransportes en el cielo, tarde o temprano van a caer en picado. La película del Soldado de Invierno no solo lo hizo, sino que lo hizo a lo grande. Con SPOILERS:

Persecución de coches ('The Amazing Spider-Man 2: El Poder de Electro', 2014): En la secuela de The Amazing Spider-Man, Sony trató de enmendar varios de los problemas de la entrega original. Lástima que lo que consiguieron por un lado lo estropeasen por otro, pero en términos de representación debe ser una de las películas que mejor capta a Spider-Man como personaje, y esta escena es una de las mejores muestras de ello.

X-Men vs Centinelas ('X-Men: Días del Futuro Pasado', 2014): Cada escena de los Centinelas futuros en la última película de los X-Men -de momento- vale su peso en oro. De entre todas, ninguna es tan imponente como la que sirve para presentar la situación de la trama, con el Hombre de Hielo, Blink, Coloso y el resto de los miembros de la línea temporal cerrando de paso las bocas de los que decían que Singer no sabía dirigir escenas de equipo.

Quicksilver ('X-Men: Días del Futuro Pasado', 2014): Pero si hay una secuencia que acapara toda la atención en la penúltima entrega de los X-Men de Singer, es sin lugar de dudas la que protagoniza el hijo de Magneto con 'Time In a Bottle' de fondo.

Magneto / Magneto ('X-Men: Días del Futuro Pasado', 2014): O al menos, así pudo ser cuando alguien en Fox decidió eliminar parte de esta escena en la que tenía lugar en paralelo el asalto del Magneto de Michael Fassbender para recuperar su casco, con la internada del Magneto de Ian McKellen junto a El Hombre de Hielo para rescatar a Pícara. Aquí un pequeñisimo anticipo

Star Lord y el Templo de la Piedra Perdida ('Guardianes de la Galaxia', 2014): A pesar de que la película de James Gunn no brilla especialmente por su acción en comparación con otras películas de la Fase 2, si que logra momentos realmente memorables, especialmente cuando tira de la aventura con secuencias como esta escena, mitad Indiana Jones mitad Star Wars.

Yondu ('Guardianes de la Galaxia', 2014): Pero sin duda una de las mejores cualidades del director es su habilidad para ir soltando detalles con cuenta gotas para hacer que nos interesemos por algo, y plantárnoslo en la cara en el momento más inesperado. Algo similar a lo que hizo con el personaje de Michael Rooker, que tras pasarse buena parte de la película amenazando con su singular arma, en el momento de usarla no defraudó a nadie.

Guardianes de la Galaxia contra Ronan ('Guardianes de la Galaxia', 2014): Hay sin embargo una habilidad mucho más elogiable en el cine de James Gunn, y es la forma en la que sabe jugar con las emociones del espectador. La batalla final contra Ronan, entre sacrificios, naves destruidas y hermanas que se reencuentran tiene mucho de eso, pero el momento cumbre es cuando tiene lugar el temido encuentro... Y la extrema fluidez con la que el director pasa de lo rematadamente chorra, a meternos en una situación de extrema tensión e incluso plantarnos una bomba emocional delante, para rematar con un cierre que no podía ser más deudor de las sagas cósmicas Marvel. SPOILERS

Tortugas en la nieve ('Ninja Turtles', 2014): Ni siquiera todas las críticas contra el film producida por Michael Bay consiguieron evitar que la penúltima película de las Tortugas Ninja fuera un éxito en taquilla. ¿El secreto? Nunca esta quieta, y en ocasiones incluso regala alardes de lucidez como el desmadre surfero que protagonizan los quelonios mientras son perseguidos por el Clan del Pie en la nieve.

Mr. Kabuki Man ('Big Hero Six', 2014): El villano de la primera colaboración conjunta entre Marvel y Disney no pasará a la historia como el más complejo que ha dado el cine. Es más uno de esos casos en los que el personaje destaca más por el diseño y habilidades que por su peso como tal, pero aun así sirve para dar pie a un incontable número de secuencias memorables con sus poderes pixelados. 

Iron Man vs Hulk ('Vengadores: La Era de Ultron', 2015): Uno de los grandes problemas de la segunda película de Joss Whedon al frente de los Vengadores es que, a pesar de estar muy competentemente realizada, es imposible no tener la sensación de que es más de lo mismo. Esto se podría aplicar tanto a la escena de Sokovia como a la batalla final, siendo ambas prácticamente una reiteración de lo visto en el final de la primera entrega. No están mal, pero tampoco inventan nada nuevo, siendo en este caso el enfrentamiento de Iron Man con una colosal armadura adaptable contra un Hulk desmadrado la más destacable de toda la cinta.

Hombre Hormiga vs Yellow Jacket ('Ant-Man', 2015): A pesar de su humildad, la película del superhéroe más minúsculo de Marvel Studios es una de las más espectaculares de la compañía en términos visuales, y pocas escenas lo son tanto como su desbordante clímax final creado a la gloria de The Cure.

Doom ('Fantastic Four', 2015): Que sí, que lo que hicieron entre Josh Trank y Fox con la última película de los Cuatro Fantásticos no hay por donde cogerlo. Pero si uno se abstrae por un momento de los personajes originales, la secuencia con la cosa esa de papel de aluminio reventando las cabezas de todo lo que se ponía en su camino imponía lo suyo.

Asalto en carretera ('Deadpool', 2016): ¿Qué se puede decir a estas alturas de la escena que consiguió que toda la red ofreciera su culo a Fox para que llevasen a cabo la película de una @·$%&puta vez? Ocupa media película de uno de los films de superhéroes más frescos de los últimos años, así que algo muy bueno tiene que tener.

Las mejores peleas del cine de superhéroes

Deadpool vs Coloso ('Deadpool', 2016): En esta parte me voy a poner personal, pero creo que no me descojoné tanto en toda la película de Deadpool como lo hice cuando el cruce de opiniones entre Reynolds y el ruso de acero se puso demasiado caliente.

Las mejores peleas del cine de superhéroes

Deadpool + X-Men vs Ajax y esbirros ('Deadpool', 2016): Un clímax con explosiones, tensión, risas, sorpresas inesperadas, amor y además ágil, dinámico, ingenioso y bien rodado. Llevaba toda la saga Transformer esperando por si en algún momento a Michael Bay le sonaba la flauta, y resulta que quien lo consiguió fue el mercenario bocazas.

Las mejores peleas del cine de superhéroes

La destrucción de Metrópolis ('Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia', 2016): No importa la ojeriza que le pueda tener nadie a Zack Snyder. Es imposible no reconocerle que la secuencia en la que muestra la destrucción de Metrópolis desde la imagen del hombre de a pie es una de las más apabullantes y empequeñecedoras que ha dado el género en toda su historia.

Batman vs sicarios ('Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia', 2016): No es que sea perfecta, pero desde luego todo lo que se ha dicho sobre que la segunda película de la saga de la Liga de la Justicia es lo mejor que ha dado el hombre murciélago en términos de acción es más que merecido.

Wonder Woman vs Doomsday ('Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia', 2016): Entre decepciones con momentos que han pasado a la historia como lo más infamemente cursi que han dado los superhéroes en la pantalla y el desmadre de colores y decisiones equivocadas que es el clímax de Batman v Supermantodavía hay algo que se salva, y es cada una de las escenas en las que aparece Wonder Woman. Esa sonrisa en busca de guerra...

Las mejores peleas del cine de superhéroes

Bonus track: Hombres misteriosos vs Casanova Frankenstein ('Mystery Men', 1999): Para terminar, que menos que hacerlo con esta joya en la que Ben Stiller y sus compañeros por fin le dan su merecido a Geoffrey Rush.  

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

5 votos

Noticias relacionadas
load