Inventan consolador para tener sexo con los muertos

EL CONSOLADOR DE LOS MUERTOS

Inventan consolador para tener sexo con los muertos

Un holandés crea el primer consolador para tener sexo con los muertos

Lo último en crematorios. Se acabaron las interminables dudas sobre donde colocar la urna del amante fallecido. En busca de satisfacer necesidades tan básicas como los cacahuetes con gominolas, el diseñador holandés Mark Sturkenboom ha querido reinventar la forma de homenajear a nuestros difuntos, y es mucho más íntimo y romántico que llevar flores a la tumba o celebrar un evento en su memoria.

Más larga que ancha, y ni demasiado grande ni demasiado pequeña, hay una particularidad muy llamativa en esta urna para cenizas de difuntos... Que es un vibrador también. Así lo ha querido su creador, sucumbiendo ante la idea de esa señora mayor que hace ganchillo en un sillón de funda de macrame, mientras mira de reojo al consolador necrófilo al lado de la fotografía de su difunta pareja.

Inventan consolador para tener sexo con los muertos

Con un recipiente diseñado para depositar en el las cenizas de nuestros muertos, el consolador es la medicina sexual definitiva para la melancolía y el tonto nostálgico. ¿Que lo echa de menos? Basta con alcanzarlo con sus frías y temblorosas manos, humedecerlo, y proceder a levantar las enaguas para sentir como de nuevo vuelves a tener a la persona que tanto querías de nuevo dentro.

Las posibilidades son tantas que no se descarte ni que de rienda a una nueva forma de infidelidad, si un día la pobre señora se encuentra a las cenizas de su marido en el friega-platos de su vecina. Para evitar tragedias, el consolador viene equipado con una práctica caja cofre con llave, en lo que vendría a ser la versión macabra del cinturón de castidad.

Inventan consolador para tener sexo con los muertos

Aun así, dado que el consolador de Mark Sturkenboom solo puede contener 21 gramos alma en ceniza, tampoco se descarta que se pueda repartir para que todos queden alcancen su satisfacción tras la muerte.

Un holandés crea el primer consolador para tener sexo con los muertos. Lo que faltaba por inventar.

CategorĂ­as:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

17 votos

Noticias relacionadas