Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

MUTANTES ADOLESCENTES, PERO NO ALIENÍGENAS

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Vayamos al grano: Las 'Ninja Turtles' de Michael Bay puede resumirse en un festival de monigotes verdes rodeados de chistes estúpidos, reporteras metomentodo, clanes siniestros de ninjas, pizzas furtivas en guaridas secretas con olor a alcantarilla y peleas de artes marciales. Y aunque gran parte de la crítica se ha cebado con ella apelando a su carácter como entretenimento vácuo y tontorrón... ¿no son estos los ingredientes que convirtieron a las Tortugas Ninja en un fenómeno mundial?

Desde el momento en el que Kevin Eastman y Peter Laird las crearon como un divertimento festivo a costa de todo lo que molaba allá por la década de los ochenta, las Ninja Turtles nunca fueron una franqucia para tomarse demasiado en serio. Tortugas antropomorfas, ninjas, mutantes y adolescentes, se convirtieron en un fenómeno superventas por medio de una desmadrada serie de dibujos animados y sus correspondiente línea de juguetes.

Durante los últimos 26 años, han protagonizado infinidad de series para la televisión, así como un par de películas de las cuales la más recordada es la de 1990 con los efectos especiales de Jim Henson. Los batacazos de 'Los Mocos Verdes' y su viaje al Japón feudal mantuvo a Leonardo, Donatello, Raphael y Michelangelo alejados del cine, hasta la entrada en escena de Michael Bay con este reinicio de las Tortugas Ninja que llega este fin de semana a nuestras pantallas.

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Desde el momento en el que se hizo público que Bay sería productor de la nueva película de las 'Ninja Turtles', la mayoría de los fans lo interpretaron como si se anunciara que sus personajes favoritos iban a ser violados analmente. Y es que aunque el director de la saga 'Transformers' ni siquiera estaría tras la cámara, todas los rumores y habladurías que llegaban alrededor del proyecto hacían temer lo peor.

Tortugas de origen alienígena, Shredder convertido en un militar chungo... combustible para una enorme bola de flame que ha rodeado a la película hasta el día de su estreno, y que ha terminado viniéndose abajo en el momento del estreno. A cargo del director de 'Invasión a la Tierra' e 'Ira de Titanes' Jonathan Liebesman, si algo se puede decir de estas tortugas que llegan a nuestra cartelera con el estreno de 'Ninja Turtles' es que son muy fieles al espíritu de las diferentes encarnaciones que se han visto a través de la televisión y el cine.

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Cualquier nostálgico que tenga en su cabeza la película de los noventa o sus diferentes versiones animadas que se han paseado por TV hasta la actualidad, encontrará los mismos vicios y virtudes que nos hicieron encandilarnos por estos cuatro quelonios en sus continuas peleas contra el Clan del Pie. Lejos de la hipertrofia de las últimas entregas de 'Transformers', uno de los principales aciertos de la nueva película de 'Las Tortugas Ninja' es reducir su duración a poco más de hora y media, evitando desperdigarse con relleno a precio de costo.

Desde unos títulos de crédito deliciosamente comiqueros que presenta a sus protagonistas entre graffitis y CGI vintage, el film tiene muy claro quienes son sus protagonistas y lo que el espectador espera de ellos. Quien llegue al cine buscando un equivalente a 'El Caballero Oscuro' de Christopher Nolan o guiones dignos de un Oscar probablemente se haya equivocado de sala: Más próxima al cine de evasión carente de complejos de Marvel Studios, congrega todos los elementos reconocibles que se han convertido en la firma personal de sus protagonistas, en un festival de acción sin apenas descanso, guiños frikis para todas las edades, humor garrulo, discursos sobre la hermandad y el heroísmo, y malos muy malos.

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

No es una gran película, pero si una película muy divertida que da muestras de conocer a la perfección el material con el que trabaja. Atesorando ese sabor de pizza a domicilio, monopatines y videojuegos a 8 bits llenos de color, poder decir que 'Ninja Turtles' de Michael Bay realmente luce como una -competente- pelicula de las Tortugas Ninja es un gran punto demasiado frente a todas las adaptaciones que parecen sentir vergüenza por el material de base o no terminan de entenderlo.

Después podremos hablar de lo básico de su argumento, que los planes de los villanos no tengan demasiado sentido o que en ocasiones pueda resultar rematadamente estúpida. Pero esto ya formaba parte del encanto del producto original, y 'Ninja Turtles' se asume su condición de divertimento ligero con desparpajo y saber estar.

Quizás le falte un punto de brillantez en la línea de otros blockbusters recientes del mismo palo, pero en general cumple su cometido de entretener y trasladar a los personajes de Eastman a Laird a la gran pantalla para las nuevas generaciones. En esto último puede decirse que supera a la adaptación de 1990 en varios aspectos más allá de lo técnico -que no esta mal, pero no es tan revolucionario como lo fueron las creaciones de Henson para la anterior trilogía-, y que bien podrían servir para recalcar las virtudes y defectos de estas nuevas Tortugas Ninja.

Y es que por muy odiosas que sean las comparaciones, uno no puede ver la película de Michael Bay y Jonathan Liebesman sin preguntarse, ¿es mejor 'Las Tortugas Ninja' (1990) o 'Ninja Turtles' (2014)? ¿Ha servido este reinicio para mejorar la visión cinematográfica de los personajes respecto a la original? Sin spoilers:

Las Tortugas: Uno de los principales problemas de la saga 'Transformers' es la forma en la que Optimus Prime y los suyos quedaban relegados a un segundo plano frente a los personajes humanos. En 'Ninja Turtles' no ocurre esto, y aunque las Tortugas comparten el protagonismo con April O'Neil, Liebesman nunca se olvida de quienes son las verdaderas estrellas del film. Y aunque se toman su tiempo hasta aparecer claramente en pantalla como dicta toda aventura de presentación, la película está repleta de escenas para su lucimiento, con clásicos como la obsesión por las pizzas de Mickey o las extravagantes sesiones de entrenamiento a la que los sometía Splinter.

Más barrocos que los originales, los nuevos diseños de los personajes no terminan de agradar a muchos, pero cumplen su función en el proceso de darle a cada una de las tortugas una identidad definida (que empezó cuando en la serie de animación decidiron darle a cada una un color distintivo). En ese sentido, los protagonistas son mucho más reconocibles que las versiones de los noventa. Con Leonardo como discípulo ejemplar y estoico líder, Donatello 100% geeky y un Michelangelo cómico y parlachín que no deja de tirarle los trastos a April O'Neil, es especialmente destacable Raphael, quien muestra una actitud más cercana a los cómics originales como “Lobezno” del grupo. No termina de funcionar, puesto que se le hecha en falta parte ese punto de sarcasmo que piden sus contínuas disputas contra el liderazgo de Leo, pero en general la caracterización de los protagonistas está francamente lograda respecto a sus identidades clásicas. Veridicto: Un patente "progresa adecuadamente".

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

April O'Neil: A pesar de mantener su rol como perninaz reportera con tendencia a meter la nariz en los asuntos de gente turbia, la relación de April con las Tortugas tiene un importante cambio respecto a otras encarnaciones anteriores. Cambio que -sin entrar en detalles- parece beber levemente del último reinicio comiquero a cargo del propio Laird, pero de una forma que hace que los caminos entre la O'Neil y las Tortugas terminen cruzándose sea algo mucho más lógico y orgánico.

Nuevamente, algunos puristas de los originales tampoco lo han recibido demasiado bien, pero consigue que la relación que se establece entre los cinco tenga más significado que un mero encuentro casual (introduciendo un elemento emocional muy en la línea del cine de los ochenta). Después de su histórico cabreo con Michael Bay por el infame papel que le otorgaron en la segunda película de 'Transformers', Megan Fox al fin recibe un papel como heroína en apuros que le permite lucirse como algo más que objeto sexual. Desgraciadamente, por mucho empeño que le ponga, sus aptitudes interpretativas no terminan de cuajar y hay demasiadas ocasiones en las que no parece atinar con las emociones que debería transmitir su personajes, pudiendo alternar entre el histrionismo exagerado y la falta de expresividad en cuestión de segundos. Veredicto: Mejores intenciones que resultados, pero cumple.

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Shredder: Todas las afirmaciones que apuntaban a que El Despedazador sería interpretado por el muy estadounidense William Fichtner ha terminado resultando ser una gran trolleada. Siendo difícil tener claro si esto nunca estuvo planeado o alguien del equipo recuperó la cordura a mitad del rodaje, Oroku Saki es interpretado por el actor de 'Origen' Tohoru Masamune disfrutando de una gran introdución antes de vestir la armadura en su primera aparición en el film.

Envuelto en misterio como un temible señor de la guerra al frente del Clan del Pie, todo su halo de misticismo oriental se viene a bajo en cuanto se enfunda un hipertrofiado exoesqueleto que le hace parecer una suerte de Megatron hinchado de esteroides. No es tan atroz como lo que hicieron con el Samurai de Plata en 'Lobezno Inmortal', puesto esta especie de armadura robótica mantiene las señas de identidad del personaje (quien preserva su estilo de lucha mediante artes marciales y cuchillas voladoras). 

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Pero su apariencia en movimiento resulta bastante “fea”, luciendo más como una navaja suiza motorizada que como la implacable elegancia de movimientos que uno esperaría en Shredder. Veredicto: En concepto funciona mejor la actual, como diseño, la original.

Los sicarios: Como en la versión de los noventa, Shredder cuenta con un ejército de sicarios en entre los que destacan el Eric Sacks de William Fichtner y los miembros de El Clan del Pie. Ejerciendo como respetado hombre de negocios que oculta negocios turbios con Shredder, es el primero quien tira de experiencia para ofrecer los mejores momentos por parte de los villanos del film, mostrándose ambiguo cuando tiene que serlo y pasándoselo en grande cuando le toca.

En lo que respecta al clan, no tienen más función que ejercer como carne de cañón, siendo Minae Noji como una más que lograda Karai la única que destaca más allá de las máscaras tipo '300' que luce el resto. Menos ninja que sus contrapartidas originales, los miembros del clan presentan indumentarias a medio camino entre la apariencia inhumana de los personajes originales y las parafilias militaristas habituales de Bay. En general, no transmiten una apariencia demasiado memorable, más allá que como sparrings para que las Tortugas hagan su magia. Veredicto: Por todo el entramado que rodeaba al Clan del Pie a la original, gana la original. 

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Splinter: Ejerciendo como figura paternal y mentor del grupo protagonista, el maestro Astilla se muestra menos entrañable que en sus versiones originales, y más como un sensei severo que somete a sus alumnos a una estrica sucesión de pruebas disparatadas para que no bajen la guardia (en la línea del Pai Mei de 'Kill Bill'). Todo siempre desde el cariño de un padre protector que quiere que sus pequeños estén preparados para los peligros del mundo que les acechan, lo cual suena muy propio de Splinter.

Funcionando principalmente como nexo de las dos tramas que nos conducen al origen de las Tortugas, su personaje se ve perjudicado por un rediseño no demasiado agraciado, y -sobre todo- la perdida de toda conexión con Hamato Yoshi. Esto no debería ser problema si no fuera porque con ello la película de las Torguas Ninja pierde la base para los conocimientos de niujitsu que les da su nombre, viéndose forzados a introducirla de una forma más bien disparatada y cogida por los pelos. Veredicto: Gana la original. 

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

Companion: Muchos de los fans de la película original de 'Las Tortugas Ninja' probablemente echen en falta la presencia de Casey Jones, el emblemático vigilante con la máscara de hockey que fuera interpretado por Elias Koteas. Pero seamos francos, introducir al bueno de Casey en una película de presentación de las Tortugas sirve más como elemento distractorio que para bien, siendo en parte apropiado que hayan decidido reservarlo para futuras secuelas.

En su lugar tenemos a Vernon Fenwick, el cámara compañero de trabajo de April O'Neil que -al igual que Jones en la de los noventa- sirve para tener una figura masculina humana con el que el espectador pueda conectar, y que la película se permite humillar con total impunidad. Divertidamente interpretado por Will Arnett, Vernom se presenta como una especie de aspirante a gigolo en un perpetua friendzone, su papel se reduce a beber los vientos por una O'Neil que apenas es consciente de que esta ahí mientras sufre continuas calamidades a manos de la trama.

El desparpajo de Arnett como perdedor que no termina de asumir su condición es lo que hace que su personaje funcione, brindando un buen puñado de momentos divertidos a lo largo del film. Veredicto: Pese a la ausencia de Jones, Ninja Turtles consigue aprovecharlo a su favor. 

Crítica de 'Ninja Turtles', las Tortugas Ninja de Michael Bay

La acción: Con hora y media de duración, 'Ninja Turtles' no se corta demasiado a la hora de lanzar a sus protagonistas a las armas. Y aunque hay set pieces de acción más logradas que otras, cada una de ellas tiene su propia personalidad, alternando de escenario o enfoque según corresponda a la trama. Alternando desde escenas más borrosas cuando los personajes todavía no han salido a la luz hasta aquellas en las que los muestran en todo su esplendor una vez presentadas, 'Ninja Turtles' evita repetirse a si misma y también -algo muy importante que debería aplicarse a si misma la saga 'Transformers'- alargarlas más de la cuenta.

De entre todas, la que más destaca es la que se desarrolla en una interminable pendiente a través de la nieve, en la que Liebesman y su equipo se muestran sumamente ágiles construyendo una vertiginosa coreográfia entre los protagonistas, enemigos sobre vehículos armados y otros semovientes. Veredicto: Por los medios actuales, Ninja Turtles 2014 les permite un mayor lucimiento, y pese al CGI cantoso, lo saben aprovechar. 

La diversión: Durando lo justo para que sus fisuras no lleguen a ser molestas, la química entre los personajes sirve para que 'Ninja Turtles' no aburra ni cuando la acción se toma un descanso. Con un humor más bien tontorrón pero siempre simpático, la camaradería entre las cuatro tortugas y su verborrea en secuencias como la que acontece en la azotea junto a la April de Megan Fox o su regreso a la guarida permite conectar con ellos aunque no sea el colmo de la originalidad.

La película alcanza su momento más inspirado en ese aspecto, durante la escena del ascensor en la que los protagonistas ponen rumbo a la escena final. Ingeniosa, divertida e inesperada, cumple tanto como gag como para reflejar de forma sencilla y efectiva su vínculo como hermanos sin necesidad de sobreexponerlo verbalmente. Si preferís descubrirla en el cine, no le déis a click. Veredicto: Ambas cumplen su función como divertimento ligero con actitud chorra. Punto para ambas. 

En resumen, con sus diferencias y cambios respecto a las anteriores películas y series de animación, 'Ninja Turtles' cumple su cometido. Puliendo algunos detalles, con alguna nueva perspectiva para que no suponga volver a repetir lo mismo y no demasiados patinazos, si disfrutastéis de la primera película de la anterior trilogía o cualquiera de sus versiones animadas no deberiais tener problemas para disfrutar de una amena tarde con esta nueva versión. Sin ser una gran película, si que resulta más competente en su oficio que cualquiera de las entregas de 'Transformers', cumpliendo su función como divertimento pasajero para acompañar una buena ración de palomitas. Las Tortugas vuelven, y a pesar de todo el miedo ocasionado por amenazas alienígenas y otros cambios radicales, lo hacen con buena cara y la promesa de continuar dando guerra durante una buena temporada.  

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

14 votos

Noticias relacionadas
load