San Valentín es cosa de Dos: Películas de amor imposible

HABITACIÓN EN ROMA Y MILLENIUM: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES

Habitación en Roma y Millenium: Los Hombres que no Amaban a las Mujeres

Películas para el día de San Valentín. Historias de amor poco convencionales que disfrutar junto a vuestras parejas como parte del ciclo temático dedicado al 14 de Febrero que os estamos ofreciendo. ¿Os gusta el cine? Bien. ¿Os gustan las historias románticas? También bien. ¿Rechazáis de pleno pasteladas como Ghost o la Saga Crepúsculo? Todavía mejor.

Las elegidas para la doble sesión de hoy son Habitación en Roma de Julio Medem y Millenium: Los Hombres que no Amaban a las Mujeres de David Fincher. Dos muestras de como la chispa del amor puede aparecer incluso en las ocasiones más inesperadas, haciendo que las circunstancias embarquen a dos personas que no se conocen de nada en un pasional romance contra todo pronóstico.

En Habitación en Roma, una escultural modelo rusa que espera a contraer matrimonio con su prometido y una española que ha llegado hasta la capital transalpina para escapar de la rutina de su cotidianidad coinciden bajo el hechizo de la ciudad, descubriéndose una a otra como nunca hubieran imaginado. Entre las cuatro paredes de la estancia que da título a la cinta, viviran un romance lleno de entrega y ternura primorosamente interpretado por Elena Anaya y Natasha Yarovenko. 

Un romance que las empujará a desnudarse ante una desconocida, compartiendo un momento de intimidad que se prolongará durante esa única noche en la que podrán permanecer juntas. Cuando llegue el día, cada una tendrá que poner rumbo a sus respectivos paises. Pero hasta entonces, se tienen la una a la otra, deseando que ese furtivo encuentro que ha permitido una sincronización única de acontecimientos no termine nunca.

En lo que respecta a la adaptación de la novela de Stieg Larsson firmada por el director de Se7en, un macabro crimen irresuelto se convierte el escenario en el que un maduro reportero que ve como su carrera pende de un hilo por las presiones de sus rivales y una poco ortodoxa investigadora privada encontrarán una válvula de escape en el cobijo de su carne. Dos personas con carácteres opuestos y que prácticamente viven en planos de la existencia distintos.

En otras circunstancias sería altamente improbable que llegaran ni siquiera a interesarse el uno por el otro. Que fueran incluso imperceptibles el uno para el otro. Pero como buen alumno de Hitchcock, Fincher envuelve con la cáscara de un thriller el imposible encuentro entre Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander. Una relación con fecha de caducidad desde el momento que nace, pero que les permite a Daniel Craig y Rooney Mara desarrollar una química salvaje que se palpa más allá de la pantalla.

Porque la pasión no conoce de planes. La pasión te coge y te atrapa allá en donde estés y si no lo vives puedes acabar arrepintiéndote durante el resto de tu vida. E incluso cuando escapa perdiéndose en el camino, siempre queda el recuerdo de lo vivido y lo que nos dió aquel excaso lapso de tiempo en el que disfrutamos de su compañía.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas