En "El rey del mar angosto", la Casa del Dragón pone en primer plano a sus protagonistas femeninas

Esta discusi√≥n y rese√Īa contiene spoilers del episodio 4 de House of the Dragon, "King of the Narrow Sea", en HBO.

El personaje de Rhaenyra Targaryen (Milly Alcock) es una protagonista convincente y compleja, y una de las tensiones centrales de La Casa del Dragón es hasta qué punto la serie está dispuesta a profundizar en las contradicciones de un personaje así.

Es evidente que Rhaenyra está sometida a la cultura patriarcal de Poniente. Incluso después de que su padre Viserys (Paddy Considine) la nombrara heredera, su ascenso nunca ha estado asegurado. Como le advirtió Rhaenys (Eve Best), "la reina que nunca fue", en "El Príncipe Pícaro", "los hombres preferirían que el reino fuera quemado antes que ver a una mujer ascender al Trono de Hierro". James Hibbard explicó el tema central de la serie: "El patriarcado preferiría destruirse a sí mismo que ver a una mujer en el trono".

Es fácil apoyar a un personaje en estas circunstancias, y "King of the Narrow Sea" pone de relieve las diversas indignidades que Rhaenyra debe sufrir para conseguir la corona. El episodio comienza con la princesa soportando una tediosa ronda de posibles pretendientes en Rocadragón. Más tarde, es testigo de la misoginia de un espectáculo callejero que pide a los ciudadanos de Desembarco del Rey que se rían de la idea de una mujer gobernante. De hecho, la trama de "Rey del Mar Angosto" gira en gran medida en torno a la pérdida de la virginidad de Rhaenyra.

Juego de Tronos dedicó un tiempo considerable a explorar lo que significaba ser una mujer en este mundo fantástico medieval, a través de personajes como Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), Cersei Lannister (Lena Headey) y Sansa Stark (Sophie Turner). La serie era brutal, a menudo criticada por sus representaciones de la violencia sexual contra sus personajes femeninos, pero esa brutalidad podía ser confrontativa. Juego de Tronos siempre fue cándida en la deconstrucción de la fantasía nostálgica de los mundos de lanzamiento.

En

House of the Dragon es mucho más directa en su enfoque de la misoginia de su entorno. Este enfoque tiene puntos fuertes y débiles. House of the Dragon pone en primer plano de forma más directa la falta de agencia que tienen los personajes femeninos en este mundo, especialmente cuando son tratados en gran medida como incubadoras de herederos masculinos más viables. "Los herederos del dragón" contrasta literalmente la brutalidad gráfica de un torneo de justas con los horrores de un nacimiento medieval. Esto es inteligente y efectivo.

Por otro lado, a los cuatro episodios de House of the Dragon, la serie est√° mucho menos dispuesta a implicar al espectador o a la audiencia en todo esto. Juego de Tronos era una serie que a menudo parec√≠a castigar al espectador por querer lo que la serie ofrec√≠a, algo que quiz√°s explique la relaci√≥n antag√≥nica que pod√≠a tener con su p√ļblico. La Casa del Drag√≥n es mucho menos complicada en la forma de enmarcar su narrativa y posicionar a sus personajes, mucho menos dispuesta a tolerar la ambig√ľedad.

Esto es evidente en la forma en que "El rey del mar angosto" aborda su punto central de la trama, la cuestión del "acoplamiento", la "virtud" y la "continuación" de Rhaenyra. En la novela original, " Fuego y Sangre", hay una variedad de relatos de eventos que compiten entre sí. Dos de estos relatos se centran en su tío, el príncipe Daemon (Matt Smith), uno de los cuales sugiere que ambos tuvieron relaciones sexuales incestuosas y el otro implica que el propio Daemon ofreció a su sobrina instrucciones sobre la mejor manera de dar placer a un hombre.

Se trata de una narración incómoda por varias razones, como la edad de Rhaenyra y su relación de sangre con Daemon. También es directamente paralela a una serie de controvertidas tramas de Juego de Tronos, como la relación incestuosa de Daenerys con su sobrino Jon Nieve (Kit Harington) o su agresión sexual cuando era adolescente tras un matrimonio concertado con Khal Drogo (Jason Momoa). Estas secuencias son incómodas de ver, como debe ser.

En

El autor George R.R. Martin ha sido abiertamente cr√≠tico con presentar la noche de bodas de Daenerys como una agresi√≥n sexual, afirmando que prefer√≠a la versi√≥n de la escena en el infame piloto no emitido, en el que la escena de un hombre adulto acost√°ndose con una adolescente se enmarcaba como "una escena de seducci√≥n consentida." Momoa ha sido preguntado por la escena y ha explicado que era importante para establecer la din√°mica ante el p√ļblico, "no es algo agradable, y es lo que era ese personaje".

El equipo de producci√≥n que trabaja en La Casa del Drag√≥n ha dejado claro que la serie no emplear√° la agresi√≥n sexual de la misma manera que lo hizo Juego de Tronos. Esto es comprensible. Aunque Juego de Tronos termin√≥ hace s√≥lo unos a√Īos, el clima es diferente. El p√ļblico y los guionistas son m√°s conscientes de c√≥mo se retratan estas cosas en los medios de comunicaci√≥n y tienen m√°s cuidado con la forma en que se filman y presentan estas secuencias. Teniendo en cuenta todo esto, probablemente sea lo mejor.

Sin embargo, estos cambios tienen un extra√Īo efecto en cadena. Dado que la estructura b√°sica de la historia exige que Viserys exilie a Daemon de Desembarco del Rey, "Rey del Mar Angosto" convierte a Daemon en un hombre cuya vida se ve trastornada por una falsa acusaci√≥n de impropiedad sexual. Dado que Daemon fue introducido en "Los Herederos del Drag√≥n" instituyendo un reino de terror en Desembarco del Rey, es una elecci√≥n interesante que el episodio nunca llega a reconciliar. Daemon se convierte de alguna manera en la v√≠ctima de todo esto.

Al final, Rhaenyra se acuesta con el guardaespaldas de su padre, Ser Criston Cole (Fabien Frankel). Es una secuencia enmarcada como una seducci√≥n y rodada como una escena de amor. Incluso se presenta como algo que da poder a Rhaenyra, ya que ella controla los preliminares. Contrasta claramente con el sexo m√°s mec√°nico e inc√≥modo que tiene lugar entre Viserys y su esposa Alicent Hightower (Emily Carey). Se trata de una secuencia de fantas√≠a. El p√ļblico se siente c√≥modo.

En

Sin embargo, hay algo inquietante que se cuece a fuego lento debajo de todo esto. Rhaenyra sigue siendo tan ni√Īa como Alicent y Daenerys. Para subrayar esto, la Casa del Drag√≥n cambiar√° los papeles de Rhaenyra y Alicent m√°s adelante en la temporada, sustituyendo a Milly Alcock por Emma D'Arcy y a Emily Carey por Olivia Cooke. Por el contrario, Smith y Frankel no se han cambiado, afirmando sus personajes como adultos maduros. Es quiz√°s un tipo de violencia sexual diferente, que el episodio no afronta.

La Casa del Drag√≥n es mucho m√°s clara en la forma de articular su pol√≠tica sexual. La absurda doble moral de Viserys en lo que respecta a las aventuras sexuales de su hija es expl√≠citamente se√Īalada por Daemon, en lugar de permitir que se mantenga por s√≠ misma. De hecho, los puntos de vista de Viserys parecen m√°s la excepci√≥n que la regla. Su hermano Daemon est√° sorprendentemente dispuesto a escuchar las quejas de Rhaenyra sobre c√≥mo las mujeres -incluso las de la realeza- son maltratadas en Poniente.

"El matrimonio es sólo un acuerdo político", tranquiliza Daemon a su sobrina. "Una vez que os caséis, podréis hacer lo que queráis". Rhaenyra responde: "Para los hombres, el matrimonio puede ser un acuerdo político. Para las mujeres, es como una sentencia de muerte". Esta idea impulsa a Daemon a sacar a Rhaenyra de la Fortaleza Roja y llevarla a la ciudad, como si fuera Enrique V (Kenneth Branagh) o la princesa Jasmine (Linda Larkin). La lleva a un burdel y le explica: "Follar es un placer. Para la mujer, como lo es para el hombre".

Sin embargo, Rhaenyra choca repetidamente con la realidad de que su existencia es (comparativamente) privilegiada y que esforzarse por conseguir su propia ventaja no ayuda a los dem√°s. "Es raro que las chicas de este reino puedan elegir entre dos pretendientes, y menos a√ļn entre dos decenas de ellos", le dice Alicent a Rhaenyra. "Creo que es bastante rom√°ntico". Rhaenyra suspira: "Qu√© rom√°ntico debe ser estar preso en un castillo y tener que exprimir a los herederos". Entonces se da cuenta de que ha descrito la situaci√≥n exacta de Alicent.

En

Alicent fue b√°sicamente manipulada por su padre (Rhys Ifans) en el lecho marital de Viserys. No tuvo ninguna elecci√≥n en el asunto. Desde luego, nunca ha disfrutado de la (relativa) libertad que Viserys le ha concedido a Rhaenyra para elegir a su pareja seg√ļn sus propios t√©rminos y su propio calendario. Rhaenyra tiene una vida dura, pero tambi√©n es ciega al sufrimiento de los dem√°s, incluida su mejor amiga. El resentimiento latente que Alicent tiene hacia Rhaenyra tiene al menos cierta justificaci√≥n.

El showrunner Miguel Sapochnik ha enmarcado House of the Dragon como un espect√°culo sobre el conflicto entre las dos mujeres, preguntando: "¬ŅQu√© pasa si Alicent es como "Mujeres por Trump", y Rhaenyra es como el punk rock?" Incluso ignorando c√≥mo esa descripci√≥n se siente muy reductora y binaria, tambi√©n ignora la realidad de que tanto Rhaenyra como Alicent han sufrido debido a la misoginia sist√©mica. Juego de Tronos entend√≠a que este tipo de competiciones eran a menudo falsos binarios, que el sistema en s√≠ mismo estaba fundamentalmente roto y que no hab√≠a mucha diferencia real entre qui√©n ten√≠a el poder en una estructura as√≠.

Para ser justos, el reparto parece darse cuenta de ello. Emma D'Arcy ha argumentado que la serie trata realmente de cómo "la estructura patriarcal en la que viven [Rhaenyra y Alicent] intenta abrir una brecha entre ellas". Olivia Cooke sostiene que la serie se construye "en torno a dos mujeres que se enfrentan entre sí en parte porque en realidad son más fuertes juntas". Esa es una forma mucho más convincente de enmarcar el argumento de Sapochnik.

Tambi√©n significa que House of the Dragon tiene que lidiar tanto con el sistema como con el lugar que Rhaenyra y Alicent ocupan en √©l. ¬ŅEs Rhaenyra realmente una hero√≠na si su √ļnica prioridad es situarse en la cima de una estructura de poder que victimiza a mujeres como Alicent? La Casa del Drag√≥n tiene un enfoque mucho m√°s estricto que el de Juego de Tronos, pero eso significa que la serie no tiene un sentido real del mundo fuera de la burbuja de Rhaenyra. No se sabe qu√© har√° ella con el trono, s√≥lo que lo quiere.

Una de las grandes iron√≠as de La casa del drag√≥n es que es una adaptaci√≥n de un libro, Fuego y sangre, que se regodea en la ambig√ľedad y se apoya mucho en el concepto de narradores poco fiables. En cambio, House of the Dragon tiene una perspectiva mucho m√°s clara. La cuesti√≥n es si ser√° capaz de ver m√°s all√° de Rhaenyra.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

17 votos

Noticias relacionadas