Revisión de Halo Infinite

Revisión de Halo Infinite

Comprobar en Amazon

¬ŅFunciona un mundo abierto para Halo? Desde su anuncio, esta pregunta se ha hecho constantemente a Halo Infinite. Seis a√Īos despu√©s de la agria nota de Halo 5, 343 Industries ha desempolvado la armadura del Jefe Maestro para un retroceso al original de Bungie, se√Īaladamente nost√°lgico de una √©poca en la que Halo era solo un gran hombre verde, su novia hologr√°fica azul y un amplio anillo abierto lleno de posibilidades para explorar.

El resultado es un juego que podría ser un verdadero retorno a la forma del Jefe Maestro, pero no estoy convencido de que Halo necesite ser un mundo abierto.

Pero dejemos una cosa clara: este es un Halo muy bueno. Despu√©s de haber jugado a Halo 3 con los chicos cada fin de semana durante el √ļltimo a√Īo, Infinite es un soplo de aire fresco. Correr y disparar en Halo nunca se hab√≠a sentido tan bien, el Jefe Maestro se mueve con un peso real incluso cuando se desliza y se abre camino a trav√©s de antiguos anfiteatros alien√≠genas.

El multijugador de Halo Infinite nos dio una muestra de ello, lanz√°ndose un mes antes que la historia propiamente dicha. Pero mientras que el arsenal del juego se siente un poco plano en el modo de caza por equipos, la campa√Īa ayuda a que incluso las armas m√°s d√©biles brillen gracias a una colecci√≥n de enemigos alien√≠genas con comportamientos √ļnicos. Los tipos de armas nunca han sido tan importantes, especialmente en las dificultades m√°s duras (yo jugu√© en el nivel Heroico), y es crucial hacer malabarismos para reventar escudos con plasma, reventar cr√°neos con cin√©tica y aturdir a los enemigos con armas de choque. Odio la carabina de pulso en el modo multijugador, pero en la campa√Īa se convirti√≥ en una m√°quina de matar √©lites brutalmente eficaz.

A ello contribuye el hecho de que todas las armas tienen un tacto estupendo, con sonidos satisfactorios. Los tiroteos de Infinite son el√©ctricos, agitados, una constante b√ļsqueda de la mejor herramienta (incluso si eso significa lanzar un ca√Ī√≥n de plasma a una manada de Grunts).

Nada de esto se acerca a la absoluta emoción del gancho. Infinite te ofrece inmediatamente una cuerda al estilo de Titanfall 2 con la que puedes lanzarte por Zeta Halo. Al principio te librarás de los disparos enemigos y de los vehículos de enganche, pero unas cuantas mejoras lo convertirán en un cable eléctrico letal que sacudirá a los malos sin escudo y te permitirá derribar a grupos enteros de enemigos con un toque del botón de combate cuerpo a cuerpo.

Esto tiene el coste de hacer que el resto del equipo parezca un poco redundante. Cambiar de equipo sobre la marcha es una molestia y -además de usar el sensor de amenaza para revelar a los élites camuflados- siempre es mejor la utilidad (y el enfriamiento sorprendentemente rápido) de una cuerda con gancho.

Camino del anillo

Ese garfio tambi√©n es esencial para explorar el mundo abierto de Halo Infinite. Despu√©s de dos misiones tradicionalmente lineales, Infinite te introduce en las llanuras abiertas de Zeta Halo. Pero aunque tu compa√Īera de la IA (m√°s adelante hablaremos de ella) inunda inmediatamente la pantalla del mapa con iconos, no te dejes enga√Īar. Esto no es Far Cry: Ringworld; de hecho, el mundo abierto te parecer√° sorprendentemente peque√Īo.

En su lugar, estas actividades parecen más bien diversiones entre las misiones de la historia principal. Mientras te diriges a tu siguiente golpe de la trama, puede que encuentres un escuadrón de marines que rescatar o un FOB (bases desde las que viajar rápidamente e invocar armas y vehículos) que capturar. Son divertidas, pero incidentales, y aunque las fortalezas más grandes proporcionan un desafío más estructurado, tradicionalmente de "Halo" (cerrar una refinería, demoler un depósito de armas, atravesar un bloqueo), rara vez sentí la necesidad de desviarme del camino principal para dedicarles tiempo.

Ver√°s, Halo no se presta a un goteo de desbloqueos. Las misiones de la historia principal est√°n estrechamente controladas y rara vez te permiten aparecer con un tanque. Se pueden conseguir potentes variantes de armas derribando objetivos de gran valor en el mundo abierto, pero los niveles te plantean constantemente retos completamente diferentes. ¬ŅPor qu√© aferrarse a una variante de Sidekick de largo alcance cuando una misi√≥n acaba de arrojarte a un pozo de √©lites reforzados?

Revisión de Halo Infinite

Quiz√° haya una misi√≥n que haga uso de la estructura de mundo abierto, un nivel a mitad del juego que te obliga a cruzar kil√≥metros de espacio para infiltrarte en las balizas de los Forerunner, fuertemente controladas por las fuerzas de los Desterrados. Es aqu√≠ donde todos los juguetes que hayas desbloqueado pueden entrar en juego, un √ļltimo esfuerzo en un mundo abierto de Halo, antes de que Infinite renuncie a pretender ser un mundo abierto por completo en sus √ļltimas horas.

Halo Finite

Pero Halo Infinite sigue siendo un mundo abierto, e incluso cuando vuelve a un ritmo m√°s tradicional en la √ļltima mitad, no puede escapar de esa estructura. A los Precursores les debi√≥ encantar su viaje a Seattle, porque el mundo de Infinite es una peque√Īa variaci√≥n del mismo entorno del noroeste del Pac√≠fico. Dado que la historia tiene que desarrollarse dentro de este peque√Īo trozo de Zeta Halo (menos un mundo anular expansivo y m√°s un modesto parque nacional), las misiones no pueden desviarse hacia vistas des√©rticas, valles helados o densas zonas urbanas de guerra. Si entras en una misi√≥n, tienes garantizado que ser√° una combinaci√≥n de bosques de pinos y pr√≠stinas estructuras Forerunner.

No me malinterpretes, es un bosque precioso. Infinite es un juego precioso, que prescinde de los personajes y entornos sobredimensionados de los anteriores juegos de 343 para crear una evolución bien estudiada de los efectos visuales de Bungie. Los bosques están repletos de vida salvaje, la hierba se mece con la brisa y las estructuras de los Forerunner resultan adecuadamente imponentes. Ese anillo en el horizonte es físico, interactuando con el sol y proyectando largas sombras sobre sí mismo.

Revisión de Halo Infinite

Pero esa familiaridad priva a las misiones de una identidad √ļnica, y despu√©s de terminar el juego la √ļnica misi√≥n que se mantiene en mi memoria es un nivel del final del juego en una instalaci√≥n de Banished especialmente divertida. Los frondosos bosques del mundo abierto, los valles y la configuraci√≥n de rescate de los marinos pueden evocar fuertemente a Halo (la misi√≥n) de Halo (el debut de la serie en 2001), pero ninguna de las misiones principales est√° a la altura del dise√Īo intemporal de El Cart√≥grafo Silencioso, o incluso del menos recordado laberinto de carne de Halo 3, Cortana.

De momento, el dise√Īo de los niveles y los encuentros es genial. 343 tiene mucho cuidado en asegurarse de que los combates nunca resulten demasiado familiares, siempre a√Īadiendo nuevos puntos de dolor a la mezcla. Incluso hay momentos que recuerdan a los mejores momentos de los juegos anteriores, como el combate contra los centinelas desde una g√≥ndola dolorosamente lenta o el descenso de valles en un tanque Scorpion. Pero no hay nada tan espectacular como el momento en que Halo 3 dej√≥ caer dos Scarabs del tama√Īo de un edificio sobre ti y te dijo que lo resolvieras.

En cambio, Infinite tiene combates contra jefes. En ellos, la mayor√≠a de las veces te dedicas a acorralar al jefe en una peque√Īa arena, averiguando la mejor manera de romper sus escudos antes de acabar con √©l, una variaci√≥n del bucle central de Halo con patrones de ataque m√°s castigadores. Est√°n bien, aunque son un poco largos. Pero hay un lugar especial en el infierno para un par de brutos a los que te ves obligado a enfrentarte en una zanja abierta: uno de ellos montado en un helic√≥ptero mejorado mientras el otro te bombardea con fuego de artiller√≠a, invocando a otros malos cuando cualquiera de ellos es derrotado.

Piensa en Ornstein y Smaugh con lanzagranadas, y entender√°s mi dolor.

El cartógrafo no tan silencioso

Pero la mayor frustraci√≥n es que, a pesar de que Infinite se ha presentado como un regreso a las ra√≠ces de la serie, 343 no puede deshacerse del bagaje que la serie ha acumulado en los √ļltimos 20 a√Īos. Es frustrante porque la ra√≠z del juego es la relaci√≥n entre el Jefe, el piloto de la UNSC que lo rescata en el inicio del juego, y El Arma, una IA modelada a partir de Cortana despu√©s de que esta se convirtiera en un dios-dictador gal√°ctico al final de Halo 5.

Revisión de Halo Infinite

En el fondo, esta din√°mica funciona. El Jefe est√° empezando a sentirse cansado despu√©s de todos estos a√Īos de ser un h√©roe de videojuego, pero su constante necesidad de hero√≠smo y deber crea una maravillosa tensi√≥n con un Piloto varado que est√° al l√≠mite de sus fuerzas. El Arma corre a menudo el riesgo de resultar irritantemente ingenua y, en ocasiones, de ser una ocurrencia, pero se siente como un retroceso a la versi√≥n de Cortana de Halo 1, una voz amistosa que te acompa√Īa a trav√©s de antiguas ruinas y planes apocal√≠pticos. Una familia puede ser un gran hombre verde, su compa√Īero hologr√°fico azul y un manojo de nervios al mando de una nave de 130 toneladas, y eso est√° bien.

Son una buena base para una historia, pero a menos que estés al tanto de Halo 5 (y del spin-off de RTS Halo Wars 2) la historia es un lío caliente y confuso. Los Desterrados simplemente no son malos interesantes, un reskin directo de The Covenant solo que más rojo y malvado, pero pronto comparten el escenario con el tropo favorito de 343. Los antiguos alienígenas de Halo, los Forerunners, ya no son misteriosos, así que se nos presenta un nuevo alienígena antiguo que guarda rencor a los Forerunners y, por ende, a la humanidad.

Todo el misterio que Halo sol√≠a albergar se ha perdido bajo un diluvio de nombres propios y maquinaciones milenarias, y seguirle la pista es agotador. Probablemente por eso, cuando todo est√° dicho y hecho, la historia ni siquiera trata realmente de Los Desterrados, ni de Los Herederos, ni de Los Sin Fin. Es sobre el Jefe Maestro y Cortana, una relaci√≥n que, incluso con la ausencia de esta √ļltima, impulsa todo lo que hace nuestro gran hombre verde a lo largo del juego. Y la verdad sea dicha, no es una relaci√≥n que haya funcionado para m√≠.

Pelea terminada

Infinite quiere iniciar una nueva era de Halo preguntando por qu√© nos enamoramos de √©l en primer lugar. En algunos momentos, incluso mi viejo y hastiado coraz√≥n puede sentirlo. Explorar el mundo abierto despu√©s de terminar la campa√Īa es una gozada, explorando rincones y grietas en busca de secretos, deleit√°ndose con la belleza extraterrestre de ver c√≥mo el sol se pone detr√°s del anillo y sale al otro lado del mismo momentos despu√©s. Terminar todas las misiones secundarias que me he saltado y admitir que probablemente era mejor dejarlas para ahora, cuando ya he terminado la historia pero todav√≠a tengo ganas de unos buenos combates de Halo.

Revisión de Halo Infinite

Halo Infinite es realmente un buen Halo. Para los antiguos fans de los juegos de Bungie, como yo, Halo Infinite es un fuerte retorno a la forma, y en el fragor de la batalla es el mejor juego de carreras y disparos que ha tenido la serie. Es dolorosamente f√°cil imaginar un mundo en el que Infinite podr√≠a haber sido f√°cilmente una de mis entradas favoritas hasta la fecha. Pero entre un mundo abierto que se siente en gran medida redundante y una historia que no puede deshacerse del bagaje de la serie, la campa√Īa de Halo Infinite se queda a las puertas de ser un gran Halo.

LAS MEJORES OFERTAS DE HOY Comprueba en Amazon

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

13 votos

Noticias relacionadas