10 jugadores del Blue Lock que no serĂ­an buenos en el Real Soccer

Las referencias deBlue Lock al fĂștbol real mediante la menciĂłn de famosas estrellas del balompiĂ© y su singular sistema de habilidades "arma" la han propulsado hasta convertirse en una de las series mĂĄs populares del momento. Aunque sus personajes muestran increĂ­bles hazañas de habilidad futbolĂ­stica y atletismo, esas mismas hazañas pueden resultar demasiado increĂ­bles a veces. De hecho, algunas de esas habilidades son tan extremas que serĂ­an imposibles en la realidad.

Los jugadores de Blue Lock son conocidos por tener una precisiĂłn milimĂ©trica en cada disparo y unos sentidos aparentemente sobrenaturales en el campo de fĂștbol. Aunque todo esto da lugar a una serie muy entretenida, tambiĂ©n pone de relieve el hecho de que muchos de los mejores jugadores de Blue Lock no serĂ­an buenos futbolistas en la vida real.

10 Jingo Raichi es demasiado conflictivo

Aunque los episodios de ira explosiva de Jingo Raichi tienden a contribuir a su habilidad en el campo en Blue Lock, en un partido de fĂștbol real probablemente sĂłlo conseguirĂ­a que le expulsaran del partido. Incluso si Raichi pudiera evitar que le sacaran una tarjeta, probablemente seguirĂ­a siendo mĂĄs un estorbo en el campo para sus compañeros que otra cosa.

La Ășnica forma en que Raichi podrĂ­a redimirse es si aprendiera a canalizar su ira de forma productiva. Dado que se sabe que se ha peleado con sus compañeros en mĂĄs de una ocasiĂłn, es probable que un deporte mĂĄs orientado al contacto, como el fĂștbol o el hockey, se adapte mejor a su personalidad.

9 Okuhito Iemon deberĂ­a dedicarse a lo que se le da bien

Okuhito tiene una desventaja algo injusta en comparaciĂłn con otros jugadores de Blue Lock porque juega fuera de su posiciĂłn. Aunque normalmente serĂ­a delantero, durante toda su estancia en el Equipo Z se vio obligado a jugar de portero.

Aunque hizo todo lo que pudo en esa posiciĂłn e hizo algunas buenas paradas, Okuhito fue, sin embargo, un portero bastante malo. Algunos futbolistas se enorgullecen de poder jugar en cualquier posiciĂłn, pero Okuhito estaba indudablemente fuera de su elemento en el puesto de portero.

8 El talento de Barou queda eclipsado por su estilo de juego egoĂ­sta

Barou fue sin duda uno de los jugadores mĂĄs temidos a los que Isagi tuvo que enfrentarse al principio de su andadura en el Blue Lock. Barou es rĂĄpido, fuerte y tiene una habilidad excepcional con el balĂłn, lo que le convierte en un gran jugador individual, y Ă©l lo sabe.

A pesar de todo su talento, el estilo de juego egoĂ­sta de Barou no se traducirĂ­a bien en un partido de fĂștbol real. Mientras que en Blue Lock todo son delanteros egoĂ­stas, el fĂștbol real es, sin duda, un deporte de equipo, por lo que cualquier jugador que se preocupe mĂĄs por sĂ­ mismo que por el equipo es un lastre en el campo.

7 El arma de las gemelas Wanima no se traslada bien a la realidad

Las gemelas Wanima eran una amenaza real para Isagi y el Equipo Z. Su habilidad Ășnica para leer los pensamientos de la otra sin decir una palabra les ayudĂł a ganar ventaja en la defensa y convertirlas en una fuerza a tener en cuenta.

Aunque comunicarse de forma casi telĂ©pata es un arma increĂ­ble en Blue Lock, esta capacidad no se traslada bien a la vida real. Los psĂ­quicos son difĂ­ciles de encontrar en la realidad, y encontrar un buen telĂ©pata que tambiĂ©n sepa jugar al fĂștbol es aĂșn mĂĄs raro. En la vida real, los Gemelos Wanima probablemente estarĂ­an mejor siendo mĂ©diums que centrocampistas.

6 Nagi acaba de empezar a jugar al fĂștbol

Nagi sĂłlo lleva jugando al fĂștbol unos seis meses, y durante ese tiempo ni siquiera se lo ha tomado muy en serio. Aunque este tipo de argumento puede resultar interesante en un anime, alguien sin experiencia previa en el fĂștbol tendrĂ­a muy pocas posibilidades de ser lo bastante bueno como para entrar en la selecciĂłn japonesa.

Nagi cambia su Ă©tica de trabajo despuĂ©s de conocer a Isagi, y el esfuerzo que hace despuĂ©s de darse cuenta de que realmente le gusta el fĂștbol es encomiable. Aun asĂ­, empezĂł un poco tarde en el juego para tener esperanzas de convertirse en un gran jugador en la vida real.

5 Reo nunca tuvo que trabajar en su vida

Al igual que Nagi, Reo apenas lleva medio año jugando al fĂștbol y no habĂ­a practicado nada antes. Que sea un gran jugador como lo es en Blue Lock ya es poco realista, y no ayuda que a menudo sea superado por Nagi. Si Nagi ni siquiera serĂ­a un gran jugador en la vida real, es aĂșn menos probable que Reo lo sea.

No es raro que un chico con todo como Reo crea de verdad que puede ser grande en algo sin esforzarse, pero eso es algo que sĂłlo ocurre en la televisiĂłn, no en la realidad. En cualquier caso, la familia de Reo ya era extremadamente rica antes de que Ă©l soñara con ser una estrella del fĂștbol, asĂ­ que no necesita el dinero.

4 Las habilidades de Tokimitsu son demasiado inestables

El estilo de juego de Tokimitsu consiste en utilizar sus tendencias neurĂłticas en beneficio propio sobre el terreno de juego. Se obsesiona con sus inseguridades hasta que Ă©stas le llevan a su punto de ruptura, lo que le lleva a marcar un gol increĂ­ble por pura fuerza de voluntad.

Aunque algo asĂ­ puede ser posible en la vida real, el grado en que Tokimitsu lo utiliza como arma en Blue Lock es definitivamente improbable. Todos los grandes genios del fĂștbol tienen que estar mĂĄs obsesionados con su objetivo que los demĂĄs para ser los mejores, pero tener un intenso conflicto interior en mitad de un partido parece definitivamente mĂĄs un perjuicio que otra cosa.

3 Yudai Imamura tiene una mala relaciĂłn con el fĂștbol

La mejor arma de Yudai Imamura es su velocidad y su tĂ©cnica. Al menos, eso es lo que es segĂșn Ă©l. Sin embargo, por desgracia, en la serie nunca se muestra gran cosa de esa velocidad y esa tĂ©cnica.

Sin embargo, un aspecto del juego de Imamura que ha quedado demostrado es su afĂĄn por comparar el fĂștbol con las mujeres. Aunque probablemente la mayorĂ­a de las mujeres no estarĂ­an de acuerdo con su apreciaciĂłn, Imamura probablemente nunca averiguarĂĄ personalmente si tiene el mismo tipo de mala suerte con las mujeres que con el fĂștbol.

2 Aryu no es tan genial como parece

Si bien es cierto que en el fĂștbol ayuda tener extremidades largas y un gran alcance, tener esos atributos no suele bastar para ser un gran jugador. Sin embargo, en Blue Lock, Aryu puede usar eso como arma para dominar por completo el juego de sus oponentes.

No cabe duda de que Aryu es el personaje mĂĄs "glamuroso" sobre el terreno de juego, pero eso no sirve de mucho a la hora de ganar partidos. El fĂștbol es mĂĄs sustancia que estilo, y Aryu no parece tener ningĂșn deseo de hacer esa distinciĂłn.

1 Isagi piensa demasiado

Como protagonista principal de la serie, Isagi estaba obligado a tener algunas características que lo situaran por encima de los demås personajes para ser el mejor de la serie. El arma principal de Isagi consiste en "oler un gol", y sus habilidades incluyen a menudo otros métodos tan etéreos y casi telepåticos que no se dan en la vida real.

Aunque es posible identificar conceptos que reflejan en cierto modo esas habilidades en la vida real, no tienen la cualidad sobrenatural que parece dar ventaja a Isagi en la mayorĂ­a de sus partidos. Incluso si fuera capaz de oler goles en la vida real, el interminable diĂĄlogo interior de Isagi, que a menudo se produce en mitad de la jugada, darĂ­a a sus oponentes tiempo de sobra para robar el balĂłn en la vida real.

CategorĂ­as:

ÂżTe gusta? ÂĄPuntĂșalo!

16 votos

Noticias relacionadas